Quiero explicar que todos los post que fueron subidos al blog están disponibles a pesar de que no se muestren o se encuentren en la pagina principal. Para buscarlos pueden hacerlo por intermedio de la sección archivo del blog ahi los encuentran por año y meses respectivamente. también por “etiquetas” o "categorías de textos publicados", o bajando por la pagina hasta llegar al último texto que se ve y a la derecha donde dice ENTRADAS ANTIGUAS (Cargar más entradas) dar click ahí y se cargaran un grupo más de entradas. Repetir la operación sucesivamente hasta llegar al primer archivo subido.

INSTRUCCIONES PARA NAVEGAR EN EL BLOG:

El blog tiene más contenidos de los que muestra en su pantalla inicial al abrir la página. En la pantalla principal usted vera 5 entradas o posteos o publicaciones. Al llegar a la última que se muestra puede clickear donde dice ENTRADAS ANTIGUAS verá las 5 entradas, posteos o publicaciones anteriores. Puede seguir así y llegará hasta la primera publicación del blog. A la izquierda en la barra lateral (Sidebar) Usted verá el menú ETIQUETAS. Ahí están ubicadas las categorías de los textos publicados, si usted quiere ver poemas de un determinado autor, busca su nombre, clickea ahí y se le abrirán los trabajos de ese autor, Si no le mostró todo lo referido a esa categoría al llegar al final encontrará que dice ENTRADAS MAS RECIENTES, PÁGINA PRINCIPAL Y ENTRADAS ANTIGUAS. Debe clickear en ENTRADAS ANTIGUAS y le seguirá mostrando mas entradas o post con respecto al tema que busca. A la derecha , se encuentra un BUSCADOR, usted puede ingresar ahí el nombre del poema, o texto, o un verso, o autor que busque y le mostrará en la página principal el material que tenga el blog referido a su búsqueda. Debajo del Buscador del Blog encontramos el Menú ARCHIVO DEL BLOG en el cual se muestran los Títulos de las entradas o textos publicados del mes en curso, como así también una pestaña con los meses anteriores en la cual si usted clickea en ella verá los títulos de las entradas publicadas en determinado mes, si le da clic verá dicha entrada y asi año por año y mes por mes. Puede dejar comentarios en cada entrada del blog clickeando en COMENTARIOS al final de cada entrada. El blog es actualizado periodicamente, pudiendo encontrar nuevos textos, fotografías, poemas, videos, imágenes etc...

Gracias por visitar este lugar.




28 de febrero de 2023

Canción de las aves del tercer mundo, Lawrence Ferlinghetti


 
Canción de las aves del tercer mundo
 
Un gallo gritaba durante mi sueño
en algún lugar de América Central
para despertar a las mentes neutras
de Estados Unidos
Y el gallo gritaba
para despertarme y que viera
un mar de aves
volando sobre mí
a través de Estados Unidos
Y había pájaros de todos los colores
pájaros negros y pájaros marrones
pájaros amarillos y rojos
procedentes de las tierras donde existen
movimientos de Liberación
Y todas estas aves daban vueltas a la tierra
volando sobre las grandes naciones
y sobre la fortísima nación norteamericana
con su gran águila
y sus superhéroes
Y todas las aves clamaban con una misma voz
la voz de quienes no tienen voz
la voz de los invisibles del mundo
la voz de los desheredados del mundo y la voz
de los fellahines de la tierra
¿Y tú de qué lado estás?
cantaban los pájaros
Oh tú ¿de qué parte estás
en la Tercera Guerra Mundial
la guerra contra el Tercer Mundo?
 
Lawrence Ferlinghetti

 

27 de febrero de 2023

Víctor Saturni lee su relato Celestino

 Víctor Saturni lee su relato Celestino

 

Video poético del Café Literario del martes 19 de abril de 2022. Tema Mi ciudad, en Biblioteca Domingo F. Sarmiento de la ciudad de Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Organiza Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento

26 de febrero de 2023

1.000 maneras trágicas gauchescas de abandonar este valle de lágrimas II, Víctor Saturni


 
1.000 MANERAS TRÁGICAS GAUCHESCAS DE ABANDONAR ESTE VALLE DE LÁGRIMAS.



II

 
Esta es la triste historia de Sumergiindo Aguado. A juzgar por su nombre, algunos pueden suponer que era el José Meolans de las pampas, NADA que ver; tenía menos horas de natación que Clemente. Luego de nacer, sus padres lo llevaron para anotarlo en el Juzgado de Paz. El funcionario había andado de juerga, y al querer inscribirlo como Gumersindo, se le dieron vuelta las letras.
Torrencialmente había llovido por varios días en el pago, y el gaucho Sumergindo había salido en su tobiano para visitar a la novia, en un pueblo vecino. Al llegar al vado que separa ambas localidades, vio que había varios paisanos que no se animaban a cruzar porque todavía el río venía muy crecido. Un viejito de barba que conducía un carro tirado por dos mulas, dijo amablemente, pronunciando con dificultad el español: Si me hacen lugar mí va a cruzar, tengo que ir otro lado a buscar unas tablas.
-No va a poder abuelo -le contestaron algunos.
Fue entonces que en el borde mismo del vado, las aguas comenzaron a retroceder y el anciano azuzó las mulas, cruzando tranquilamente.
-Esta es mi oportunidad -dijo Sumergindo y comenzó a avanzar. Con tan mala suerte que en el medio del vado la creciente volvió con toda su impetuosidad haciéndolo caer de su cabalgadura. La bestia nadó dificultosamente hasta la otra orilla, pero al infortunado jinete las aguas se lo llevaron río abajo.
 
Dos días tardaron los rescatistas en hallar su cuerpo. El comisario Alvarello junto al sumariante, seguían tomando declaración a los testigos. Todos afirmaban sin contradicción alguna el increíble incidente de la interrupción momentánea de la crecida. Nadie conocía al misterioso viejito. Un paisanito que daba clases de catecismo, aportó un dato que hacía más increíble aún el asunto: -Mire comesario, yo tampoco conozco a ese anciano, pero puedo jurarle por Tata Dios, que era igualito a MOISÉS.
 
Víctor Saturni
 

25 de febrero de 2023

1.000 Maneras trágicas gauchescas de abandonar este valle de lágrimas. I


 

1.000 Maneras trágicas gauchescas de abandonar este valle de lágrimas.


I
 
A principios del siglo XX se reúnen en la pulpería de San Javier, Hormiga Fucsia y Porfirio Contrera. Mientras comparten una Bidu Cola con canapés, y escuchan en la rockola un tema de Loco Mía, pregunta el primero: -¿Así que se murió el Rudencindo?
-Así es Hormiga. El pobre estaba trabajando de jardinero en la estancia de Nicomedes Palacios. Desde el amanecer una fina llovizna caía de manera intermitente. Se había puesto a cortar el pasto con una cortadora a explosión que carecía de la bolsa recolectora. Los húmedos restos de pasturas eran expulsados hacia atrás adhiriéndose en la humanidad del Rudecindo. Pasadas unas tres horas, tanto pasto mojado tenía en el cuerpo que únicamente se le veían los ojos. Había dejado de llover, y agotado por el esfuerzo que implica usar la máquina cuando hay mucha humedad, se recostó en el suelo apoyando su cabeza sobre una piedra, y sin proponérselo se durmió. Fue entonces que apareció a todo galope uno de los caballos de la estancia.
-No me diga que lo pisó, provocándole heridas que desencadenaron el fatal desenlace.
-No, pisar no lo pisó. Sucedió algo peor, el matungo se lo morfó.
 
 
Víctor Saturni

24 de febrero de 2023

Edipo, Víctor Saturni

EDIPO
 
Tarareando "Mi novia se me está poniendo vieja" de Arjona, el niño Edipo llegó a la escuela primaria. Luego de que la maestra tomó asistencia, les dijo: -Saquen una hoja y escriban el siguiente Problema; ¿listos? Para no dejar de lado la mitología actual, escriban: "Si un guerrero le corta a una Hidra 4 cabezas y le crecen 3 por cada una de las que cortó. ¿Cuántas cabezas tendrá en total?"
Edipo extrañaba mucho a su madre y se puso a pensar en ella. -A esta hora y con semejante calor, seguramente se desvestirá para darse un baño de inmersión. Qué bella es. -Siguió con sus cavilaciones y perdió noción del tiempo, hasta que la maestra dijo: -Voy a retirar las hojas.
Para no entregarla en blanco, puso: -¿Qué es una Hidra?
 
La docente se detuvo frente a su pupitre, leyó la inadmisible respuesta, que en realidad era una pregunta. Sacó su birome roja y con grandes letras de imprenta, anotó en el centro de la hoja: EDIPO NO RESUELTO.
 
Víctor Saturni
 

23 de febrero de 2023

Un escualo nada escuálido, Víctor Saturni


 

UN ESCUALO NADA ESCUÁLIDO
 
Un tiburón con sobrepeso concurre al consultorio del veterinario para que le prescriba una dieta.
El facultativo le indica:
-Desayuno: un submarino con galletitas de agua.
A media mañana, como colación: un POLÍTICO para ENGAÑAR al estómago.
Almuerzo: Livianito. Una modelo, teniendo siempre la precaución de separar previamente las partes plásticas o siliconadas.
Cena: Sopa de letras. En caso de no conseguir fideos, puede reemplazar la sopa por un escritor de cualquier género, excepto humorístico.
 
 
Víctor Saturni

22 de febrero de 2023

Hugo o Glenn El buscador, Víctor Saturni



 HUGO O GLENN - EL BUSCADOR –

En plena adolescencia, HUGO O GLENN, preguntó a sus padres en la sobremesa:
- ¿Qué es la felicidad?
Los cónyuges se miraron por unos instantes y el padre respondió: -Una palabra de nueve letras. Cuando crezcas, y encuentres nueve respuestas más adecuadas que la mía, quizás comprendas cabalmente su significado.
Al cumplir los dieciocho años, luego de aprobar satisfactoriamente el ciclo secundario, Hugo pidió permiso a sus progenitores para salir a encontrar las respuestas a ese interrogante que calaba en lo más profundo de su corazón.
Buscó sus ahorros, preparó su mochila y en un destartalado ciclomotor inició el incierto viaje hacia su ansiada meta. Confiaba en la ayuda divina y su intuición para encontrar a las personas correctas que le despejaran esa duda existencial.
Esa misma tarde, a la orilla de un lago, observó la presencia de un hombre de rostro avejentado y mirada melancólica que contemplaba la puesta del sol. Entabló conversación y el caballero le contó que era un poeta que invocaba en soledad a su musa inspiradora.
-¿Qué es la felicidad? - le preguntó.
-La felicidad es como una pompa de jabón: cuando intentas atraparla, se desvanece en tus manos.
Se despidió del poeta y continuó su marcha. Al llegar a una cabina de peaje, mientras abonaba la tarifa le preguntó al empleado: - ¿Sabe usted qué es la felicidad?
-La felicidad tiene la finitud de un suspiro. Desde los albores de los tiempos se enfrenta en desigual lucha a ese tenaz adversario llamado rutina.
Estaba por agradecer al ocasional interlocutor por su reflexión, cuando una andanada de bocinazos, aceleradas y epítetos irreproducibles proferidos por los conductores, dirigidos a ambos y extensivos a sus respectivas madres, no le dio tiempo para hacerlo, cruzando rápidamente la barrera.
Continuó viajando y se detuvo en una pradera a comer un emparedado que le había preparado su madre. Algunas migas cayeron y una hormiga colorada se acercó para cargar una de ellas. Al mirarla, le preguntó: - ¿Qué es la felicidad?
-             Para nosotras, la felicidad está en la simplicidad de las pequeñas cosas: una miga, una verde hojita que encontremos en nuestro camino, son suficientes para colmarnos de dicha.
-             Eso es cierto, lo bueno viene en envase chico - dijo un oso hormiguero que apareció abruptamente y se lastró al diminuto y dicharachero insecto.
Hugo continuó su derrotero y al anochecer, a la salida de un teatro, encontró a un cantante del otrora Club del Clan que se vaciaba un fijador en aerosol en su cabellera. - Disculpe, buen hombre. ¿Qué es la felicidad para usted?
-La felicidad/Ja Ja Ja Ja/PIRRR, siempre fue mi caballito de batalla, hasta que lo traje a Frank Sinatra. Después de eso, como dice el tango: "Sólo el clavel, lo que quedó".
Al día siguiente ingresó a un tradicional café para desayunar y allí se encontró con un célebre escritor. Se acercó y discretamente le preguntó: - Disculpe señor: ¿Qué es la felicidad?
-Ojalá pudiera contestarte, hijo. Cometí un solo pecado, no fui feliz.
Continuó con su itinerario de barco a la deriva, y en un paseo público encontró a un joven capitalista al que no dudó en preguntarle cuál era su visión de la felicidad.
-             He conseguido todo lo que deseaba en la vida. Tengo tres oficinas y un piso en Nueva York, tengo tanto que no tengo nada. A veces pienso que la verdadera felicidad es mi asignatura pendiente. También he amado a demasiadas mujeres, tantas que ya no me atraen como antes. ¿Me acompañas a tomar una copa esta noche?
-             No, gracias. Debo continuar mi búsqueda.
Hugo ingresó a un banco y pidió hablar con el gerente. Fue atendido, como es habitual en estas entidades, a los pocos minutos, y así pudo preguntarle: ¿Qué es la felicidad?
-La felicidad es un tesoro al qué, si nos lo proponemos, podemos acceder en cualquier momento de nuestras vidas. Si no la derrochamos su capital puede permanecer inalterable. Pero casi siempre hay intereses que la devalúan inexorablemente para terminar viéndola, cuando es demasiado tarde, frágil y atrapada en un indeseado e inexpugnable corralito.
A la salida del banco encontró a un comentarista de fútbol, al que le formuló la recurrente pregunta.
-La felicidá es un sentimiento que está siempre ligado a la tristeza. Si nuestro equipo gana, ellos y los que integramos la parcialidad, nos sentimos plenamente felices. Todo lo contrario le sucede al equipo rival y a sussimpatizantes. ¿Se da cuenta por qué la felicidá nunca es completa? Por lo menos, así lo veo yo.
Siguió viajando en busca de la última respuesta, quizás la más importante. A la salida de la ciudad, su ciclomotor comenzó a toser y tuvo que detener la marcha frente a una humilde vivienda. Golpeó las manos para pedir prestadas unas herramientas. Una joven de estatura baja, con varios kilos de más, desdentada, con el cabello desordenado y mal vestida, le preguntó, masticando un chicle: - ¿Qué buscás, chabón?
-             Quisiera hablar con tu padre, para pedirle unas herramientas y de paso hacerle una pregunta.
-             Ya te lo llamo. - Viejo, aflojale a la birra un momento. Llegó un coso que quiere hablar con vos.
-¿Qué busca? - preguntó el padre, que salió de la casa rascándose la prominente barriga. Vestía una raída camiseta malla y un jean cortado y desflecado a la altura de las rodillas.
-Busco la felicidad - respondió Hugo.
-¡¡¡Felicidad!!!: vení que el coso este quiere hablar con vos. Para qué me hacés levantar del sillón.
La muchacha que lo atendiera se acercó, lo tomó de las manos y le dijo: - Es la primera vez que viene un ñato y pregunta por mí. ¿Te gusto?
-             A decir verdad, ni en lo más mínimo. Te voy a explicar qué es lo que busco realmente.
-             Nada tenés que decirme. Yo soy como Fiona, la naifa de Shrek, y todo lo sé. Si me das un pico, romperás el hechizo y me convertiré en la más infartante de todas las vagas.
-             ¿Estás segura?
-             Más vale, haceme caso ¿querés?
Hugo cerró sus ojos, hizo de tripas corazón y le dio un prolongado beso. Mantuvo sus ojos cerrados luego de separar los labios, y los abrió al escuchar el estruendoso ruido de una moto de alta cilindrada. Vio entonces a una escultural joven de larga cabellera, que luego de girar su hermoso rostro para guiñarle un ojo, hizo un willy y se alejó como una exhalación por la ruta hacia el sur.
Subió a su ciclomotor y a duras penas lo hizo arrancar. Inútil resultó salir detrás de ella. Pronto, la portentosa moto y la muchacha se convirtieron en un punto negro que en cuestión de segundos desapareció en el horizonte.

Moraleja: La felicidad, a veces es inalcanzable. *


Víctor Saturni




Víctor Saturni , nació en Capital Federal, el 10 de marzo de 1959. Desde el año 1965 reside en la ciudad de Villa Dolores. A partir del mes de enero de 2009, participa en el programa vespertino LQH" de Radio Libertad, conducido por Roberto Pablo García, mediante la difusión de humor de actualidad y cuentos breves. Ha publicado entre otros los siguientes libros: "42 fábulas en clave de humor" (2009), "40 y 20" (2010) y “Humores Perros” (2012), Expedientes Traslasierra. Anecdotario de hechos misteriosos de Traslasierra.
Desde el año 2011 integra el Círculo de Narradores "Paso del León" y es su presidente y alma mater. Periódicamente, publica cuentos temáticos en el Semanario El Ciudadano, y en la Sección Cultura del Anuario del Diario Democracia, ambos de esta ciudad.
Participa en la Feria Internacional del Libro de Córdoba desde 2011. También ha intervenido en diferentes eventos culturales desarrollados en la región, organizados por el Círculo de Narradores y Tardes de la Biblioteca Sarmiento.

 

 

21 de febrero de 2023

El carnaval pasea por las calles, Beatriz Tombeur

 El carnaval pasea por las calles, Beatriz Tombeur
Videopoético Café Literario del Jueves 23 de Febrero de 2012, en Quo Vadis Café, Sarmiento 341 (Al lado de Tribunales), Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue El Carnaval y coordino la velada Adrián Salagre Organiza Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento

 

20 de febrero de 2023

Felipe Angellotti y una anécdota sobre el carnaval

 


Felipe Angellotti y una anécdota sobre el carnaval
Café Literario del Jueves 23 de Febrero de 2012, en Quo Vadis Café, Sarmiento 341 (Al lado de Tribunales), Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue El Carnaval y coordino la velada Adrián Salagre Organiza Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento


19 de febrero de 2023

Presentación del Primer Anecdotario Dolorense "Rescate del Ayer" 25/9/2015

 

Presentación del Primer Anecdotario Dolorense  "Rescate del Ayer" 25/9/2015
 

 
Sala de Arte Municipal. 25 de setiembre de 2015. Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Organiza Círculo de Narradores de Traslasierra “ Paso del Leon” y Biblioteca Pedagógica de Villa Dolores.
Conducción del acto: Alejandra Nieto.
Palabras del Presidente del Círculo de Narradores de Traslasierra “ Paso del Leon” Víctor Romero (Víctor Saturni)
Palabras de Isabel Nieto Grando
Profesor Nazareno Farias autor de la tapa del anecdotario
Entrega de anecdotarios: Enzo Angellotti, Osvaldo Guevara, Justo Valdarenas, Mario Torres, Beatriz Tombeur, Hugo Herrero, Roque Rojas,  Roberto Pablo “RPG” Garcia, Rafael Horacio López, Gerardo Garro, Maria Luisa Ortiz, Ñatita Nieto, Nazareno Farias, Mónica Fornés.
Lecturas de Anécdotas:
Enzo Angellotti lee El cochecito amarillo de Felipe Angellotti
Rafael Horacio López lee Pasiano
Jose Luis Colombini lee Santa Bárbara de Aldo Amaya
Justo Valdarenas lee su anécdota La Batalla que no fue
Victor Saturni lee Añoranzas de Roque Adolfo Rojas
Alejandra Nieto lee la anécdota de su autoría Cochero de Plaza
Hugo Herrero lee la Piojera
Mario Torres lee su anécdota Apuntes desde la farmacia


18 de febrero de 2023

Presentación de Expedientes Traslasierra. Anecdotario de hechos misteriosos de Víctor Saturni. 1/8/2019

 


Presentación de Expedientes Traslasierra. Anecdotario de hechos misteriosos de Víctor Saturni.
1 de agosto de 2019.  Sala de Arte Municipal, Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina.
Ceremonial: Beatriz Zamora
Presentación de Celia Inés López Miranda
Palabras y lecturas de Víctor Saturni
Palabras de Victor Saturni


13 de febrero de 2023

Una suerte de canción, William Carlos Williams


 
UNA SUERTE DE CANCION
 
Deja que la serpiente espere
en su guarida
y la escritura
sea de palabras, quedas y veloces, afiladas
para la embestida, quietas a la espera,
desveladas.
-Reconciliar por la metáfora
a la gente con las piedras.
Componer (no ideas, cosas) Inventar!
Saxífraga es la flor que abre rocas.
 
William Carlos Williams

 

12 de febrero de 2023

Justo es decirlo, William Carlos Williams


 
Justo es decirlo
 
Me comí
las ciruelas
que había
en la nevera
 
y que
probablemente tú
reservabas
para desayunar
 
Perdóname
estaban deliciosas
tan dulces
y tan frías
 
 
William Carlos Williams

11 de febrero de 2023

Dolencia, William Carlos Williams


 
DOLENCIA
 
Me llaman y yo voy.
El camino está helado
pasada la medianoche, un polvo
de nieve preso
en las huellas rígidas de los autos.
La puerta se abre.
Sonrío, entro y
me sacudo el frío.
He aquí a una mujer enorme
en su lado de la cama.
Está enferma,
quizás vomita,
quizás está pariendo
a su décimo hijo. ¡Alegría! ¡Alegría!
La noche es un cuarto
oscurecido para los amantes,
¡a través de las persianas el sol
pasa una aguja de oro!
Le aparto el pelo de la cara
y miro su miseria
con compasión.
 
William Carlos Williams

10 de febrero de 2023

Canción de verano, William Carlos Williams


 
Canción de verano
 
Luna vagabunda
sonriéndole con
apenas ironía
a esta
mañana de verano
brillante, húmeda de rocío,-
una sonrisa
distante, de indiferencia
somnolienta,
una sonrisa de vagabunda, -
Si comprara
una camisa
de tu color y
me pusiera una corbata
azul-cielo
¿A dónde me llevarían?
 
William Carlos Williams

9 de febrero de 2023

Paisaje con la caída de Ícaro, William Carlos Williams




 

Paisaje con la caída de Ícaro
 
Según Brueghel
cuando Ícaro cayó
era primavera
 
un granjero araba
su campo
y toda la pompa
 
del año
se despertaba
cosquilleando cerca
 
la orilla del mar
ocupada
en sí misma
 
sudando bajo el sol
que derretía
la cera de las alas
 
insignificante
más allá de la costa
hubo
 
un chapoteo casi imperceptible
esto era
Ícaro ahogándose.
 
 
William Carlos Williams

8 de febrero de 2023

Ventisca, William Carlos Williams


 
Ventisca
 
Cae la nieve:
años de furia detrás de
horas que flotan perezosas--
la ventisca
arrastra su peso
más y más hondo por tres días
¿o sesenta años, eh? Después
¡el sol! una maraña de
copos azules y amarillos--
Árboles que parecen hirsutos
sobresalen en los callejones largos
por encima de una soledad salvaje.
El hombre se da vuelta y allí --
su huella solitaria extendida
sobre el mundo.
 
William Carlos Williams

7 de febrero de 2023

El pensador, William Carlos Williams


 
EL PENSADOR
 
 
Las nuevas pantuflas rosas de mi mujer
tienen unos alegres pompones.
Ni una sola mancha, ni una mota
en su puntera de raso o en los laterales.
Por la noche descansan juntas
bajo su lado de la cama.
Por la mañana, entre tiritones,
las entreveo y me sonrío.
Más tarde las miro
bajar por la escalera,
pasar apresuradas por las puertas
y trajinar en torno a la mesa,
moviéndose con decisión
¡y con un bamboleo
de sus alegres pompones!
Y colmado de felicidad hablo con ellas
en mis adentros.
 
William Carlos Williams

6 de febrero de 2023

El cabrito, José María Castellano

                                                                                                               
               EL CABRITO
 
A la memoria de Rodolfo Ortiz.       

 
Aquella nublinosa mañana en un destartalado camión Rodolfo y yo llegamos al puesto de su campo de Santa Rita, que esté entre Condorhuasi y Altautina, al pie de una loma bravía, poblado de garabatos espinosos y rastreras chéguaras puntiagudas. Milagro de Dios fuese caminar por esas serranías tan solo cien pasos y no espinarse hasta sangrar.
El motivo expresado del viaje era la necesidad de mi amigo de echarle una mirada a sus vacas, pero el tapado comer un cabrito rociado con algo de vino. Nos anunció y recibió el agudo coro de los perros, a manera de saludo campesino, hasta que apareció Merlo, el puestero, que nos estaba esperando. Próximo al rancho se advertía una fogata chisporroteante vigilada por dos niños. El hombre nos saludo cortés y parcamente. Merlo es delgado, reseco como el paisaje,
con cuerpo fibroso como vara de jarilla, de cara huesuda, bigotes singularmente claros y patilla prócer. Hay esquividad en su mirada tímida, y al sonreir se derrama por su rostro el candor de un alma triste.
Rodolfo y el puestero charlaron un rato sobre vacas, pariciones, novillos, y convinieron sobre una próxima yerra. Finalmente callaron, se miraron en silencio y se entendieron. Entonces Merlo llamo a los niños y les hablé con palabra juiciosa y confidente. Les indicé que atrapasen un cabrito de la veintena que había encerrados en las ruinas de lo que hubo de ser la última habitación del rancho que, por no tener techo, servía de corral a los mamones. Saltaron dentro por un vano donde quizá. alguna vez una ventana lo ocupaba. Allí principiaron a retozar fraternos con los animalitos. Urgidos, pillaron uno cualquiera.
Era el único de pelo chasco, renegrido y lustroso. El cabrito forzaba zafarse de los brazos infantiles, balando lastimero. Acaso presentía...
Lo alcanzaron por el pedazo de la pared más derruido.
Una vez salidos del corral, sin que se les ordenase, como si fuese una costumbre con sabor a rito, corrieron en busca de un facón de filo cortante y de una fuente grande. Mientras tanto el hombre había llevado a su víctima bajo la ramada. Sentándose en cuclillas, la inmovilizo tomándola de las patas con ambas manos. El cabrito se contrajo arqueando el lomo y tornando a balar. Puede que clamara por su madre. Luego calló y comenzó a suspirar con espasmódicos
resoplidos, mientras los perros excitados por los balidos y por la inusual actividad rondaban curiosos.
Así se abrió un compás presagiante en el cual se escuchaban los resuellos de la víctima, el crujido de la chala que comía un caballo y la crepitación del fuego. Al volver los niños con el arma de acero bruñido sustituyeron a Merlo. Este, libre de las manos, le palpo el cogote al cabrito con parsimonia de cirujano. Aquellas toscas palmas terminaron el examen con blanda caricia a manera de despedida.
Luego, quizá ansioso por su sino de verdugo de un capullo, de improviso le hundió el cuchillo en la garganta que, jabonoso, se deslizo como culebra.
Hubo un doloroso gemir y un manantial do sangre broto salvaje acompañado de ásperos y sordos ronquidos, cálido y humeante chorro que llenaba el fuentón. La sangre surtía y surtía con intensidad intermitente, al ritmo de una respiración entrecortada y gemebunda.
El cabrito revolviase, desesperado, impotente, ante la mirada curiosa de los niños que lo apretaban con fuerza. Los perros, fija la vista en la sangre, movían la cola vertiginosamente.
Un gato, arriba, encogido en el sobrante de Ia cumbrera, relamía su bigote.
La herida continuaba vertiendo.
Todo parecía teñirse de rojo, menos los ojillos de la víctima, entornados hasta casi quedar blancos. De cuando en cuando hipaba, arrancando exclamaciones a los niños. Únicamente Merlo estaba retraído vuelto sobre si mismo, en aquella escena donde el ritmo vital de la gente y animales allí convocados a esa ceremonia primitiva y bárbara, se acercaba a expensas de una muerte. A mí se me antojaba que el sacrificado expiaba la culpa de haber nacido en un paraje tan bello, agreste e impregnado de paz.
En ese momento el rojo, pincelaba las expresiones, las cosas y hasta el aire mismo.
—Ta muy sangriento esta maula.
Nueva cuchillada y crujieron los huesos.
Se escuchó entonces un roncar sordo - quizá postrer ensayo de un balido - y en la mirada del cabrito se durmió la luz de la vida.
Ya casi no manaba sangre. Luego estiró las patas con total distensión. Brevísimo temblor le recorrió el cuerpo. Se produjo el estertor final.
Después...iNada! Había muerto.
El degollador limpió el facón sobre el lomo del animal. Los niños retiraron la fuente llena de un coágulo temblante.
Alzó Merlo al cabrito y lo puso sobre un tronco. La cabeza cayó hacia atrás mostrando la herida enorme. Finos hilos sanguinolentos comenzaron a descender por la corteza. Un perro los lamié con fruición; otro mes atrevido hizo lo mismo con la herida.
—iSalgan, che!—, les gritó enérgico el matador, dándoles un planazo con el facón.
Alejados los perros colgó al cabrito sobre la viga costanera dela enramada y comenzó a  cuerearlo con habilidad consumada.
Resonaron sordamente los primeros tajos. Abierto el vientre se vio la carne. Habló para si Merlo:
— No está muy gordo. Esté. apenas... apenas...
En breve tiempo al rasguear del facón siguió un sonoro quebrantamiento de huesos y, envueltos en una nubecita vaporosa, comenzaron a caer las tibias entrañas, algunas de las cuales Merlo arrojó a los perros hambrientos. El gato, sin duda por temor a los colmillos de aquellos, no bajó, y comenzó a maullar lastimero.
Poco a poco el cuero se fue desprendiendo y cayendo hasta casi tocar el suelo. Cuando lo sacó totalmente y quedó limpia, monda la cabeza, los ojos de la víctima, antes suaves y tiernos, se veian enormes, desorbitados, como una visión febril, semejante a la impresión que dejan en el alma de los niños los cuentos de ultratumba.
Merlo, mirando esos despojos con candor caviloso de poeta, musitó:
—¡Pensar que era tan bonito!
Y sonrió con su sonrisa triste.
 
José María Castellano
-1954-

 

 

 

 


 

5 de febrero de 2023

Homenaje al escritor José María Castellano a cargo de Beatriz Tombeur y José Luis Colombini. 05/09/2014

 



Homenaje al escritor José María Castellano a cargo de Beatriz Tombeur y José Luis Colombini. (video)


Con motivo de cumplirse el primer aniversario del fallecimiento del gran Escritor José María Castellano y en homenaje al gran narrador de Traslasierra, los Profesores Beatriz Tombeur y el Gestor Cultural José Luis Colombini expusieron un breve análisis sobre su obra, abordando dos aspectos: La narrativa e historia y tradición, en sus textos, el acto se llevó a cabo en el Salón del Colegio de Escribanos el día 5 de septiembre de 2014. Sarmiento 217 Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. El evento estuvo auspiciado por el “Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento” y la “Junta Municipal de Historia de Villa Dolores”


4 de febrero de 2023

El chivo de las Uliarte (Carta), José María Castellano




 

EL CHIVO DE LAS ULIARTE (Carta)
 
Querida comadre:
 
Esto lo escribo para usted, que espero que San Cayetano no me la desproteja y que ande bien de salud, igualmente de amores. . . con su marido, ¡por supuesto!, como también ruego que esté sanito mi ahijado que ya veré crecidito y emplumándose por los encuentros delanteros y, de ser así las cosas, andará hondeando palomitas. Si de esos afanes se ocupa, aflójele la rienda. Déjelo que aprenda a hacer buen uso de lo que Dios le dio para diferenciarlo de las mujeres, por nos libre el Cristo de Renca de que le suceda lo mismo que al personaje del verídico que le voy a contar.
A lo que sigue me lo contó un "don" ¡hace años!, un día íbamos en sulqui ya no me acuerdo donde.
Se dio en oportunidad que comentaba el próximo casamiento de un familiar , un solterón mas desabrido que caldo de choclo, cumplidor de los diez mandamientos, muy especialmente del sexto, solterón que a la fecha no conocía el rastro de cabra, que jamás hizo trotar la vizcacha, es decir que llegaba inexperto y casto al matrimonio, igualito que don Virgencita, Su Señoría.
Disculpe, comadre, no me tome por zafado y boca suelta. Si hay alguien a quien respeto es a usted, ¿sabe... ?
El caso es que para el lado del Bajo, póngale San Vicente, La Concepción o en Las Toscas, para el caso es igual, vivían en santa paz tres niñas, pero de las "niñas" de antes, de esas mujeres mas maduras, que alguna vez merecieron varón que les echara una zancadilla entre los yuyos, lo que nunca ocurrió, y se quedaron para vestir santos en lugar de vestir niños.
Estas abajeras, conocidas como las Niñas Uliarte, un tranco antes de la vejez, por miedo a la soledad se amucharon en un rancho de cierta jerarquía campesina, revocado con cal y con cocina de fierro.
Dado su condición y forzada virtud el cura de San Pedro las nombro algo así como fideicomisarias de una Virgen del Carmen, no de las de bulto, sino de las vestidas. Un típico exponente de la imaginería criolla.
¡Viese como se amuchaba la gente en ese rancho en ocasión del mes de María! Las dueñas dirigían las devociones durante ese lapso.
Se desempeñaban como sacerdotisas vicarias del cura italiano de San Pedro.
Para el día de la Inmaculada que usted bien sabe, comadre, cae el 8 de diciembre, una vecina les regalo un cabrito de la parición reciente, blanquito, bonito y gordito, para que con su carne pascuasen en la Navidad cercana.
_ Llego la fecha y las Niñas Uliarte, ¡tantísimamente buenas!, de corazón más blando que miga de pan recién horneado, llegado el momento no se animaron a cortarle el pescuezo al  animalito.
— ¡Pobrecito! Mejor lo criamos.
Eso dijo una y las otras asintieron. Dicho y hecho. Durante unas semanas le dieron leche con una mamadera improvisada, trabajo que fueron dejando a medida que el cabrito comenzó a pastear. El animal comenzó a crecer mansito, mimoso y querendón. Para suerte de todos los perros de la casa lo aceptaron como a un camarada mas.
Las Niñas Uliarte estaban más que satisfechas. Creían honradamente haber hecho una obra de bien que les seria recompensada por el Supremo Juez y con ello amortizarían algún comprensible y cándido mal pensamiento.
Como es natural al niño de la casa pronto comenzaron a  asomarle lo cuernitos. Y al llegar el noviembre siguiente festejaron su natalicio regalándole un cencerro. Se lo ataron el cogote muy emocionadas con un lacito de cuero crudo mandando a trenzar especialmente. Para la ocasión los cuernitos se estaban convirtiendo en astas.
Pocos meses más, para asombro de sus dueñas, poco restaba de aquel cabrito, blanco y tierno como el cordero pascual, dado que comenzó a remanecer en un chivato garboso, medio confianzudo, que de puro macho y carismático acaudillaba a los perros. Cuando ladraban, ese taita los apoyaba con un balido ecudo, resonante, mismo que pitara tabaco criollo.
¡Chivo lindo e inteligente! Le faltaba hablar para ser cristiano.
Vea, mi comadre, si en lugar de un meee... ! hubiera , por ejemplo, balado algún sonido parecido a "mama" , le juro que las Niñas Uliarte le hubieran consultado al cura si era licito bautizarlo. Como no todo es virtud y belleza, algo de olor chivatuno comenzó a desparramar.
Para aplacar un poco el tufo todas las mañanas y cuando recibían visitas lo rociaban con agua de albahaca. Se lo trataba como al hombre de la casa.
¡Viese las barbas que echo! Sin querer faltarle el respeto a las Sagradas Escrituras, creo que el mismísimo patriarca Abraham se las hubiera envidiado. Y ya que andamos por el Antiguo Testamento, si el chivo hubiera tenido mujer, - ¡perdón!-, quise decir cabra, su descendencia hubiera sido tan numerosa que cerros enteros habrían estado cubiertos por caprinos blancos. A tal patriarcal atributo se lo peinaban todos los días. En los domingos, en las fiestas de guardar y en los días patrios se las enrulaba con una pinza de alzar brasas prudentemente calentada al rescoldo. No exagero, comadre. El amor es ciego usted sabe muy bien, mi cuma. Se comprende con solo mirarle la cara a su marido... y ¡disculpe!
El tiempo fue pasando. A un año siguió otro, y otro, y otro. . . las Niñas Uliarte comenzaron a envejecer en serio y el animal, si bien comido y tratado, siete noviembres no le habían pasado en vano. Un chivo de esa edad, disimule la mala comparanza, es más o menos como un hombre de cincuenta años. (Vea qué casualidad: la misma edad del pariente de mi compañero, el que iba a casoriarse. Ese que no conocía lo que le dije al principio.)
A pesar de esa vida regalona y bien aforrada, casi todas las tardes, al caer la oración, se echaba bajo un tala grande que había cerca de las casas, y se quedaba pensativo, como filosofando. Las niñas al verlo así se afligían, preguntándose preocupadas qué le pasaría al mimoso.
Si el chivo les hubiera podido explicar, cosa que al parecer intentaba porque las olisqueaba tupido y a veces las cargoseaba dándoles hocicazos cerca de las partes femeninas, que el tenía una añoranza, una necesidad que le nacía de muy adentro, y que muchas noches en sus sueños se le aparecían cabritas saltarinas que retozaban entre los poleos, las matas de peperina o de yerba buena y todas las flores fragantes que hay en el campo, que se le arrimaban y refregaban su cuerpito tibio en sus paletas o en el costillar. Intentaba
franquearse con las niñas, pero era nada más que un chivo. Le brotaba solo un ¡meee. . . ! lastimero y en el que había algo del bufido del toro de aspas caidas, el marido do todititas las vacas do los cercos.
iViese qué torazo y que manera de ejercer! ¡Era de admirar, mi cuma, como se comportaba con las vacas! Un día le tocaba a una y el otro a otra, y las vaquitas muy satisfechas y ¡meta parir terneritos. . .! El chivo observaba los ejercicios amatorios del toro y en sus ojos aparecía algo como un ramo do envidia. Las niñas lo advirtieron.
Usted que es mujer sabe que el hembraje es como rayo para pialar esas situaciones. Entonces cuando calculaban que el toro se iba a poner atropellador porque alguna esposa le menudeaba las ancas cerca del hocico, encerraban al regalón para que no recibiera malos ejemplos y no tuviera de esos pensamientos de juventud que acarrean remordimientos de conciencia.
Si, comadre, si... El chivo cincuentón y virgo siguió envejeciendo, pero las cabritas de sus sueños no. Hasta se había puesto más arrempujadoras y se le acostaban una de cada lado, mordisqueándole las orejas. Cuando eso sucedía, el chivo se levantaba muy nervioso y, enderezándose sobre las patas traseras, ponía las delanteras sobre el pecho de las niñas. Estas buenas mujeres se entumecían al verlo tan cariñoso para saludar y dar los buenos días.
Mi cuma, dejemos a un lado la afectividad filial para con las patronas y seamos claros en cuanto al problema existencial del patriarca. Entiéndame bien: nunca, nunca, nunquita, jamás de los jamases, ese varón, no digo olido, ni siquiera visto una cabra de carne y hueso.
Rengo, rengo, pero vengo. . ., como se dice. Al final todo se da y lamentablemente hasta la muerte. Si me llega a mi primero le encargo una novena. No se olvide.
Ocurrió que una tarde un paisano del lado de El Medanito, en una época do seca y en busca de mejores pasturas, venia arreando por el camino una majadas de chivas tan flacas que se les podía contar las costillas. Se semejaban al arpa del maestro Maldonado, ese amigo mío de Las Tapias, al casado con la señora Jorja, esa doña del Pozo de la Pampa. El padrillo consorte de la tal majada era un desvencijado chivato que de puro viejo y averiado ya había perdido un cuerno. De tan arruinado que estaba era el último de aquella procesión.
¡Qué no le digo que el tal arreo de andrajos venia en derecera de la casa de las Niñas, meta balar de hambre y levantando nubes de guadal justito a la hora en que nuestro chivo solterón filosofaba bajo el tala. Cuando vio el tierral, sintió el tropel y, sobre todo, cuando escuchó los balidos, se le hizo un nudo en la garganta. Se enderezó bravío y paro las orejas. También pestañeo fuerte y medio le entro un mareo o cosa parecida, mas enseguidita se repuso. Mismito semejaba un centinela alertado por el toque del clarín.
El arreo se acercaba cada vez más. El tierral se espesaba y los balidos se escuchaban claritos como el canto del gallo a la madrugada.
El filósofo abandono sus pensamientos y tranqueo hasta un bordo para divisar mejor esa inesperada novedad. Allí carraspeó para componer el gañote que se le había resecado de golpe, porque sospechaba que algo importante venia llegando.
Cuando los viajeros estaban como a una cuadra, el corazón del chivo entro a corcovear y a la distancia de un tiro de piedra las distinguió, ¡vaya si las vio!, y conoció por vez primera, no a las
cabritas de sus sueños, si no a las mendigas del arreo, pero cabras al fin. ¡Peor era chupar arena!.
Luego el viento le trajo un aroma que lo aflojo, lo desvencijo por dentro.
¡Cuanto asombro! ¡Qué alegría! ¡Que emoción!
Balo fuerte, pero tan fuerte, que las niñas muy sorprendidas salieron en tropel a averiguar qué pasaba. Lo capujaron en el acto. Y, cosa rara, cuma, a ellas, a las tres, se les amontonaron de golpe aquellos pensamientos que en sus lejanas juventudes solían tener cuando veian pasar a algún criollo joven y bien montado. De a una comenzaron a exclamar implorantes:
—¡Santo Dios!
—¡Santo Fuerte!
—¡Santo inmortal!
—Libranos Señor de todo mal!—, corearon las tres .
Vieron rondar alrededor del regalón al fantasma de la tentación.
Esperaron que ocurriera un milagro. Que, por ejemplo, apareciera San Jorge, santo jinetazo, y que desde su zaino con la lanza atravesara al Maligno. Una, la más renitente, suplicó
—¡Jesús te detenga, Satanás!—
Mientras, ese arreo ya pasaba frente a las casas. Entonces sucedió lo increíble. El regalón, el chivo de las Niñas, con una agilidad y fuerza desconocidas, salté de un brinco el cerco de ramas y se acercó resuelto a las viajeras con intenciones muy claras. Horrorizadas las santas mujeres observaron que el macho de la majada no salía a defender sus derechos conyugales. Despavoridas se persignaron porque el adulterio era inevitable.
El chivo se acercó a la cabra que tenia más cerca y la entró a olfatear desde el hocico hacia atrás: cabeza, cogote, arpa del costillar, ancas y . . ., al llegar al encuentro trasero, justito en el lugar donde Dios tajea el sexo a los animales hembra de cuatro patas, no se sabe ni se sabrá nunca si el chivo, acaso por acostumbrado al agua de albahaca, le desagradó y asqueó el perfume que de allí salía o de lo contrario —lo que mucho colegimos— le gustó y ¡muchísimo!.
El hecho es que el recio varón de las Niñas Uliarte ahí nomás blanqueo los ojos, echó la cabeza para atrás, se guastó al suelo, estiró las patas y, sin decir ni siquiera un ¡meee. . .! quedé seco, muerto, ni que un rayo lo hubiera partido. Así de grande y repentino fue elsincope que le dio de purita emoción.
¡Lo que es el destino!
Reciba saludos de su compadre que mucho la estima.
 
José María Castellano
-1986-

 

3 de febrero de 2023

El tic Tac, José María Castellano

EL TIC-TAC
 
¿Se acuerda, amigazo, de Pedro Bulla?
Si es muy pichón y todavía esté emplumando, probablemente no, porque resulta que Pedro se fué de Villa Dolores hace como veinte años. Endilgó para la ciudad de Córdoba y allí ancló, para
perderse entre la riada de gente siempre apurada que trota por las calles.
Nos dejo de a poco. Primero se alejo, tomando distancia.
Después, a ese alejamiento le añadió tiempo. Se fué del todo. Se fue para siempre. Se murió Pedrito, llevándose su vozarrón, y, con él, sus dicharachos, ocurrencias y pintorescas exageraciones.
Contados por Pedro con su voz ecuda todos, absolutamente todos los lances de su vida fueron singulares y, muchas veces, insólitos. Y, si alguien dudaba de su palabra, le refregaba por la cara un testigo de fierro: el finado Servando, su tío, que estaba enterrado en el cementerio de San Pedro, que allí fuera el incrédulo y sin prejuicios ni ceremonia alguna preguntara al muerto.
Entre sus mas memorables hazañas se halla aquella de su juventud, cuando trabajaba aún con su padre.
Un otoño le encargé que arreara una punta de vacas desde Chancani hasta la estancia cercana a Chuna. Como la hacienda estaba flacona por la escasez de pasto, no había que exigirla mucho.
Así las cosas, y como la distancia entre los dos lugares suma mas leguas que dedos de las manos, ayudado por dos peones, salió una madrugada de esa yesca que es Chancanl y se vino por el camino costero a las lomas que apuntalan la Pampa de Pocho.
A mediodía, mientras daba un resuello y bebida a la tropa en una represa, mandé encender una fogata a la sombra de un algarrobo para echar medio costillar sobre las brasas y despenar tres botellas de vino.
Mientras asaba la carne entraron a conversar. Mejor dicho, solo hablo Pedrito de muchas y de cualquier cosa: del senador, de las cabras de doña Celaudina, de una maestrita que andaba caroneando para que perdiera las cosquillas. En fin, de todo un poco, pero muy especialmente de su reloj de bolsillo de plata, de los de doble tapa, del que por ser herencia do su abuelo nunca se desprendía y orgulloso mostré a los peones ponderando sus excelencias.
Comido el costillar y ultimadas las botellas, se acostaron un rato sobre los cojinillos a descabezar una siestita.
Cuando despertaron el sol comenzaba a bajar y reiniciaron la marcha.
Al llegar a la estancia hacia el anochecer, Pedro se bolsiqueó para ver la hora. ¡Cuál no sería su asombro, angustia y dolor, al comprobar que el muy ladino del reloj lo había abandonado! ¡0 se le había perdido? Para Pedro daba lo mismo. El reloj faltaba. Había dejado do ser un apéndice de su cuerpo. No son de repetir las zafadurías que le enjareté a las vacas, al azulejo que montaba, al camino y todo cuanto le rodeaba, con el agravante de que el eco devolvía, amplificadas, las dos o tres últimas silabas de cada desbocamiento. Los peones y, sobre todo, la hija del puestero trataron de calmarlo.
Cuando so aplaco su colera cayo en honda pena. Quedose triste por mucho tiempo y lucio pañuelo negro al cuello en señal de duelo.
—¡Que reloj, mi amigo! ¡Que perdida¡ Si es para llorar...
Paso el invierno con sus fríos, la primavera con sus flores y el verano con sus solazos y, precisamente, al otoño siguiente, ni que fuera cosa del Uñudo, su padre le encargo otro arreo entre Chancani y la estancia. Fue algo así como si una espina de penca le enconara de nuevo su dolor, ya casi cicatrizado: inconscientemente se palpo el bolsillo..., ¡pero el reloj no estaba!
Esta vez el arreo no era de vacas, sino de una tropilla de mulas chúcaras, labor más peliaguda. A mediodía llegó a la misma represa, acompañado por los mismos peones, reiterándose el asado y la bebida consabida. Pedrito echaba sus parrafadas no dando tiempo a sus compañeros ni siquiera para estornudar. Pero él si, él estornudo fuerte como fuelle de herrero. Mientras componía el apero de su nariz, el silencio, sin el vozarrón de Pedro, parecía más espeso, como si se pudiera tocar.
Cuando los peones esperaban que el monologo continuase, vieron sorprendidos que el patrón, enmudecido, prestaba atención a algo que ellos no veían ni oían en cambio Pedro sentía, percibía, oía, un suave golpeteo que venía desde abajo: tic-tac... tic-tac... tic-tac...
El corazón le latió como garganta de chelco. Rápido como saludo de tero escarbo la tierra con el cuchillo y, cuando el hoyo alcanzaba como medio palmo, ¿a qué no sabe quién estaba muy
orondo? ¡El reloj, señor! ¡El reloj de plata perdido un año atrás cuando churrasqueo en el otro arreo. Todavía marchaba y para no desacreditar el dueño marcaba la hora exacta.
Ah..., ¿no me cree?
Entonces vaya, ¡vaya...! al cementerio de San Pedro y pregúntele al finado Servando, el tío de Pedro que allí está enterrado.
Le contestara que le he contado la pura verdad. Palabra de Pedro.
 
José María Castellano
-1985 —

 

2 de febrero de 2023

La broma, José María Castellano


 LA BROMA
 
Cerca de Pozo de La Pampa, en campo abierto, a orillas del camino vivía de prestado en un rancho muy tosco y casi de la caridad publica un viejo miserable, a quien no se le conocía familia ni allegado alguno. El hombre era tan pobre que ni siquiera un perro tenía con eso esté dicho todo.
Un mal día cayó muerto frente al ranchito. Por suerte un vecino lo vio. Aviso a otros, y todos se conmiseraron con la situación de ese ser abandonado.
Los caritativos deliberaron qué hacer. Resolvieron construir un cajón con los precarios medios habientes, pues ellos también eran pobres, y velarlo esa noche para enterrarlo al día siguiente. La caja mortuoria resultó tan rústica y modesta como para quien iba destinada.
La llevaron al ranchito, acomodaron dentro al muerto y a esa carga mortuoria pusieron sobre el camastro. Como todo el mobiliario de la vivienda era solo la cama, una mesita, dos sillas y un banquito, trajeron otro largo para que en él se sentaran quienes esa noche velarían al muerto, dado que con campesina solidaridad varios así lo deseaban y voluntariosos se ofrecieron. Compraron cuatro bujías de estearina que acoplaron en el pico de sendas botellas y, como no
había donde, las colocaron sobre la tierra cerca de cada pata de la cuja.
Colgado de la cumbrera, un farolito a querosén iluminaba la escena con luz amarillenta y mortecina. Las paredes sin blanquear devoraban así toda la mezquina claridad que brindaba. El conjunto era sonbrio, deprimente, misérrimo.
Los hombres del acompañamiento se sentaron y, después que unas mujeres de manto negro hincadas rezaron un rosario y otras oraciones, decidieron matear para acortar la noche.
En cierto momento uno dijo:
     Che, la noche esté muy fría.
Qué opinan si compramos una botella de ginebra y así nos entonamos un poco?
— Buena idea.
— Romualdo, vos que andas bien montado, ¿te animás ir al boliche y traerla? -
— Y bueno.
Entre todos aportaron el dinero necesario y partió el comedido.
De pronto uno de los que quedaron se inspiró:
— Muchachos,
le hagamos una broma a Romualdo.
— ¿Cuál?
—Escuchen: sacamos al muerto y lo sentamos en el banco grande y le ponemos el sombrero
aludo y el poncho del Faustino. El Faustino se mete en el cajón y dejamos una silla desocupada que dé espaldas a la cama. Con la poca luz que hay no se dará cuenta, sobre todo porque las velas alumbran desde abajo. Después, cuando el Romualdo vuelva, que el Fausto le dé un susto según se presenten las cosas.
Así hicieron.
En la penumbra, con el muerto semisentado en el banco con el sombrero alas anchas y el poncho y el otro dentro del cajón, el truco no se advertía.
Volvió el mandadero.
— Bueno, aquí está la ginebra... Voy a destaparla.
Lo hizo y tal como lo habían previsto, se acomodo en el único asiento libre, la silla cuyo respaldar tenia detrás al cajón.
— Y bien, me toca darle el primer beso —, dijo Romualdo.
Llevo la botella a la boca y bebió dos tragos largos.
Entonces Fausto se enderezo y desde atrás le dio una palmada amistosa en el hombro, mientras le decía el con voz cavernosa
     a mí no me convidas, che?
El Romualdo en el primer instante no advirtió lo insólito de la situación, pero cuando al volver la cabeza vio que quien suponía cadáver pedía un trago, gritó:
¡Nooo...! ¡Eso no puede ser...!—,
y salió huyendo a toda carrera.
Los bromistas se agolparon en la puerta y comenzaron a llamarlo:
— ¡Volvete, Romualdo! ¡Volvete! ¡Todo ha sido una broma!
¡Veni! Volvete...!
Pero el Romualdo seguía corriendo despavorido. Entonces, preocupados, lo siguieron, alcanzándolo como a las diez cuadras, enredado en unos matorrales, mientras mascullaba con voz temblorosa:
— ¡El muerto...! ¡El viejo...! Ginebra...! ¡Ginebra...! ¡El muerto!
Desde ese día en adelante siguió repitiendo, monocorde como un disco rayado, las mismas palabras.
Había enloquecido.
 
José María Castellano
-1989-

1 de febrero de 2023

Beatriz Tombeur hablando de Jose Maria Castellano

 Beatriz Tombeur hablando de Jose Maria Castellano
 
Homenaje con motivo del Día del Escritor a los sres. poetas: José María Castellano, Osvaldo Guevara, Rafael Horacio López y Alejandro Nicotra en el marco de la celebración del 50º Aniversario de la creación del "Encuentro Internacional de Poetas Oscar Guiñazú Álvarez".
Sala de Arte del Teatro Municipal, Villa Dolores, Capoital de la poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina.
Organizó Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento
16 de junio de 2011

Etiquetas

Videos (223) Jose Luis Colombini (106) Osvaldo Guevara (106) Café Literario Traslasierra (86) Rafael Horacio López (86) Aldo Luis Novelli (75) Antonio Esteban Agüero (65) Claudio Suarez (65) Alejandro Nicotra (64) Roberto Jorge Santoro (64) Juan L. Ortiz (59) Baldomero Fernández Moreno (50) Oscar Guiñazú Alvarez (50) Gianni Siccardi (49) Vicente Huidobro (49) Aldo Pellegrini (47) Elvio Romero (47) Enrique Lihn (47) Jorge Teillier (46) Gloria Fuertes (45) Felipe Angellotti (44) Olga Orozco (42) Circe Maia (41) Hermann Hesse (41) Fernando Pessoa (36) Rodolfo Alonso (35) Vicente Aleixandre (35) Horacio Castillo (34) Gonzalo Rojas (33) Alejandra Pizarnik (32) Miguel Ortiz (32) César Vallejo (29) Raúl Gustavo Aguirre (29) Rodolfo Godino (29) Alberto Luis Ponzo (28) Anton Chejov (28) Daniel Conn (28) Marco Denevi (27) Octavio Paz (27) Gabriela Bayarri (26) Jorge Ariel Madrazo (26) Théophile Gautier (26) Alberto Girri (25) Carlos Garro Aguilar (25) Edgar Bayley (25) Jacques Sternberg (25) Jaime Saenz (25) Leónidas Lamborghini (25) Orfila Bardesio (24) Leopoldo Marechal (23) H. P. Lovecraft (22) Poetas Chinos (22) William Carlos Williams (22) Carlos Castaneda (21) Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento (21) Horacio Preler (21) Leandro Calle (21) Leopoldo "Teuco" Castilla (21) O. Henry (21) Sandro Penna (21) Sandro Tedeschi (21) Witold Gombrowicz (21) Julio Bepré (20) Mario Torres (20) Nicanor Parra (20) Cesar Moro (19) Francisco Madariaga (19) María Meleck Vivanco (19) Vicente Luy (19) Omar Yubiaceca (Jorge Omar Altamirano) (17) Teresa Gómez Atala (16) Ariel Canzani (15) Manuel Mujica Laínez (15) Marcelo Dughetti (15) Ana Cristina Cesar (14) Carlos Drummond de Andrade (14) Isidoro Blaisten (14) Karen Alkalay-Gut (14) Manuel López Ares (14) Mircea Eliade (14) Nestor Perlongher (14) Raymond Carver (14) Richard Aldington (14) Spencer Holst (14) Alaide Foppa (13) Anne Waldman (13) Antonin Artaud (13) Charles Baudelaire (13) Jorge Luis Carranza (13) José B. Adolph (13) Lawrence Ferlinghetti (13) Marcel Schwob (13) Ricardo Rubio (13) Sam Shepard (13) Cecilia Meireles (12) Ernesto Cardenal (12) Jose Emilio Pacheco (12) Rainer María Rilke (12) Laura López Morales (11) Música (11) Miguel Angel Bustos (10) Rodolfo Edwards (10) Carlos Bousoño (9) Victor Saturni (9) Adrian Salagre (8) Eugenio Mandrini (8) Federico Garcia Lorca (8) Horacio Goslino (8) Inés Arredondo (8) José María Castellano (8) Juan Jacobo Bajarlia (8) Julio Requena (8) Roque Dalton (8) Allen Ginsberg (7) Andres Utello (7) Antonio Porchia (7) Basho (7) Carlos Oquendo de Amat (7) Charles Simic (7) Conde de Lautréamont (7) Francisco Rodríguez Criado (7) Gaspar Pio del Corro (7) Gerardo Coria (7) Gianni Rodari (7) Hans Magnus Enzensberger (7) Leonard Cohen (7) Li Bai (7) Li Po (7) Litai Po (7) Lope de Vega (7) Norah Lange (7) Oliverio Girondo (7) Pedro Serazzi Ahumada (7) Robert Frost (7) Eduardo Galeano (6) Gregory Corso (6) John Forbes (6) Revista El Gato del Espejo (6) Torquato Tasso (6) Victoria Colombini Lauricella (6) William Shand (6) Círculo de Narradores de Traslasierra “ Paso del Leon” (5) Hugo Mujica (5) Jorge Luis Borges (4) Leopoldo Lugones (4) Eduardo "Lalo" Argüello (3) Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazù Alvarez (3) Roberto Bolaño (3) Tomas Barna (3) Pablo Anadón (2) Pablo Neruda (2) Ricardo Di Mario (2) Rubén Darío (2) Susana Miranda (2) Walter Ruleman Perez (2) Antonio Machado (1) Beatriz Tombeur (1) Eduardo Fracchia (1) Enrique Banchs (1) Enrique Molina (1) Ernesto Sábato (1) Jose Caribaux (1) Juan Gelman (1) Julio Cortázar (1) Mario Pacho O Donnell (1) Ricardo Piglia (1) Victoria Ocampo (1)