Quiero explicar que todos los post que fueron subidos al blog están disponibles a pesar de que no se muestren o se encuentren en la pagina principal. Para buscarlos pueden hacerlo por intermedio de la sección archivo del blog ahi los encuentran por año y meses respectivamente. también por “etiquetas” o "categorías de textos publicados", o bajando por la pagina hasta llegar al último texto que se ve y a la derecha donde dice ENTRADAS ANTIGUAS (Cargar más entradas) dar click ahí y se cargaran un grupo más de entradas. Repetir la operación sucesivamente hasta llegar al primer archivo subido.

INSTRUCCIONES PARA NAVEGAR EN EL BLOG:

El blog tiene más contenidos de los que muestra en su pantalla inicial al abrir la página. En la pantalla principal usted vera 5 entradas o posteos o publicaciones. Al llegar a la última que se muestra puede clickear donde dice ENTRADAS ANTIGUAS verá las 5 entradas, posteos o publicaciones anteriores. Puede seguir así y llegará hasta la primera publicación del blog. A la izquierda en la barra lateral (Sidebar) Usted verá el menú ETIQUETAS. Ahí están ubicadas las categorías de los textos publicados, si usted quiere ver poemas de un determinado autor, busca su nombre, clickea ahí y se le abrirán los trabajos de ese autor, Si no le mostró todo lo referido a esa categoría al llegar al final encontrará que dice ENTRADAS MAS RECIENTES, PÁGINA PRINCIPAL Y ENTRADAS ANTIGUAS. Debe clickear en ENTRADAS ANTIGUAS y le seguirá mostrando mas entradas o post con respecto al tema que busca. A la derecha , se encuentra un BUSCADOR, usted puede ingresar ahí el nombre del poema, o texto, o un verso, o autor que busque y le mostrará en la página principal el material que tenga el blog referido a su búsqueda. Debajo del Buscador del Blog encontramos el Menú ARCHIVO DEL BLOG en el cual se muestran los Títulos de las entradas o textos publicados del mes en curso, como así también una pestaña con los meses anteriores en la cual si usted clickea en ella verá los títulos de las entradas publicadas en determinado mes, si le da clic verá dicha entrada y asi año por año y mes por mes. Puede dejar comentarios en cada entrada del blog clickeando en COMENTARIOS al final de cada entrada. El blog es actualizado periodicamente, pudiendo encontrar nuevos textos, fotografías, poemas, videos, imágenes etc...

Gracias por visitar este lugar.




30 de noviembre de 2022

El mar, Edgar Bayley

 
El mar
 
hay tantas cosas en el mar
por ejemplo
ese verde pez bola con mandíbula
y está la arena
(tus brazos)
el deshielo
que hace que los ríos lleven
risotadas alaridos de espanto
las decepciones
las esperanzas de la gente
 
muy lejos del mar
adonde se llega descalzo
 
con hambre
con sed
prisionero de la aurora
del amor ciego
de un nombre
de una ventura
del perdón
muy lejos del mar
hay un pequeño pueblo
el mar la gente son así

 
Edgar Bayley

28 de noviembre de 2022

Es casa y es cárcel, Felipe Angellotti (Video)

 Es casa y es cárcel, Felipe Angellotti

 

Café Literario del Jueves 09 de Abril de 2009, en el patio de Big Pancho, Sarmiento 269, Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue LA CASA 

27 de noviembre de 2022

Felipe Angellotti leyendo Una yema de fuego

 Felipe Angellotti leyendo Una yema de fuego

 

Video del Café Literario del Jueves 25 de Febrero de 2010, en Big Pancho, Sarmiento 269, Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue LA ESPERNZA y coordino la velada Leonardo Dellepìane.

26 de noviembre de 2022

Elkalis, Felipe Angellotti

Felipe Angellotti (1937- 2015)
Maestro y Profesor de enseñanza media.
Poeta, narrador, novelista y dramaturgo. Tiene publicados cuatro libros, dos de cuentos y poesías, una novela (La Dulce Goya). Y el último de narraciones cortas (Cuentos de miel de sal y pimienta).
Ha participado en numerosas antologías y revistas literarias como en Congresos y Encuentros de escritores en el país y el extranjero (Perú, Uruguay, Chile, Paraguay, Ecuador, Etc.) lo cual lo a llevado a que ante sus colegas se bautizado como el Marco Polo literario. 
 Fue guionista y actor en cortos metrajes para la televisión. Interpretó varios papeles en obras de teatro.
 
Obras en dramaturgia-
En 1999 La dirección de Cultura de la Provincia de Córdoba, premió su obra Teatral “El Sargento Maciel”, dentro del Proyecto de Desarrollo de dramaturgias con temáticas regionales y luego se representó en la sala del Teatro Rivera Indarte de la ciudad de Córdoba
En radioteatro para aplaudir. Concurso organizado por Argentores le seleccionan la obra “Estos Tiempos” la que fue representada en la sala Gregorio de Laferrére en Buenos Aires el 16 de octubre de 2002 en el Primer Concurso Nacional de Radioteatro Unitario.
Fue uno de los fundadores y el coordinador General del Círculo de Narradores “Paso del león” de la ciudad de Villa Dolores”.
 Cristina Larco Y Felipe Angellotti

ELKALIS, Felipe Angellotti
 
 
 
Conoció a Darma en una reunión de amigos. No supo nunca qué le atrajo de su persona, tal vez toda su figura, su sonrisa poceada en las mejillas, sus fuentes de luz bajo unas cejas en arco romano o la cintura esbelta y flexible como una lombriz en busca de alimento.
Iba pensando en ella, cuando al pisar el bordillo hacia la calle, cayó al suelo estrepitosamente. Allí perdió un brazo, Se levantó rápidamente y lo puso bajo el otro que le quedaba sano. Una señora que pasaba emitió un gritito de sorpresa y se quedó mirando. ¿Cómo podía ser que el hombre siguiera caminando, sin que una gota de sangre saliera del hueco donde antes estaba la articulación?.
Para no seguir llamando la atención, escapó mirando hacia atrás, donde había quedado la señora y tropezó con un tacho de basura .Allí perdió el otro brazo y al no poder levantar ninguno de los dos, los dejó tirados en la vereda.
¿Qué haría ahora? Nuevamente corrió porque un hombre que venia en dirección contraria se quedó demudado al ver los brazos tirados y al hombre que caminaba sin ellos cruzar la calle en dirección contraria.
Apareció un deportivo con un inconciente que dobló la esquina a una velocidad confusa . Se encontró de pronto con el desbrazado que cruzaba y aplicó el freno, no obstante lo elevó por el aire como un muñeco de goma ; miró por el espejo y vio como se desmantelaba sobre el pavimento y aplicando un pedalazo, se esfumó tras un incendio del caño de escape.
La cabeza le quedó sola sobre el asfalto .La parte del tórax, se había desprendido de la cintura y ésta con la cóccix y las dos piernas se encontraban a bastante distancia del lugar. 
 En el laboratorio de la base, una chicharra comenzó a sonar intermitentemente.
- Profesor Masma - dijo, una voz dulce como uvas maduras - Observe.
El aludido miró por sobre los anteojos, la pantalla del televisor que le demarcaba una recurrente luz de alarma.
- Quién es, dijo con voz de vejete.
- Elkalis, Nª 25.
- ¿Qué le ocurrió?
- Ha tenido un accidente según informa su servidor.
- ¿Qué tipo de accidente?.
- Fue atropellado por un automovilista y lo desmembró.
- Por las barbas de Mahoma, dijo el profesor .Este es el accidente Nª 12 de Elkalis .Y eso que lo hicimos especial.
-Tal vez por eso, dijo, la de la voz de jarabe.
- Ordene que lo trasladen de inmediato. Vamos a armarlo nuevamente y a reasignarlo.
- Si ya estaba asignado en la Embajada profesor. A todo su sistema intelectual se lo había preparado para receptar informaciones.
- ¡ Es cierto !, con más razón hay que reacondicionarlo de inmediato.¡Rápido!,¡rápido!.¡Qué lo traigan!. 
 No puedo creer que me haya sucedido esto, sólo tengo mi cabeza y por suerte es coherente después del golpe. No siento emociones. ¡Qué voy a sentirlas, si mi corazón quedó en la caja torácica y con ella no tengo contacto porque nos desmembró el idiota del auto!.
Estoy muy expuesto con mi cabeza en la calle, si viene otro automovilista me la destroza. ¡ Ahí viene uno ! ¡cuidado imbècil ¡¿Uy casi me la tritura . ¡ Qué mala suerte!, justo ahora que conocí a Darma venir a pasarme esto!. ¿Me estaré enamorando?.
¡ Corra Doc ,el profesor Nizniz lo espera!.
- ¿Ya trajeron al robot?.
- Sì doc, por suerte las piezas no sufrieron mayores daños.
- Los médicos con un equipo de ayudantes trabajaron durante dos horas en el cuerpo de Elkalis para armarlo y dejarlo en las mismas condiciones que antes del accidente.
- ¡Bien!, creo que está en situación de ser accionado
- ¿Qué opina profesor Masma?.
- ¡Sí!,sí .
- Bien ayudante, colóquele la batería y acciones los controles.
El ayudante, hizo lo que había pedido el profesor Niznik
El corazón de Elkalis comenzó a funcionar y a los pocos minutos de la boca del urdido, se escuchó como en un susurro amoroso y con un suspiro el nombre Darma.
Ambos profesores se miraron alarmados. 
 El profesor Masma ordenó de inmediato le colocaran sensores para saber qué estaba ocurriendo .
Nuevamente de la boca de Elkalis surgió el nombre de Darma. Ya no había dudas , era el nombre de una mujer. Le colocaron los sensores y en la pantalla del monitor observaron que cada vez que nombraba a Darma, el corazón se aceleraba.
Profesor , lamentablemente ocurrió lo que temíamos. Se ha humanizado .Tendremos que desconectarlo .No podemos correr riesgos. Cuando un hombre se enamora pierde noción de lo que lo rodea y hasta es capaz de traicionar una causa por la mujer amada.
Al escuchar esto Elkalis, se sentó en la camilla y con voz insegura dijo;
No pueden hacerme esto .Yo no tengo la culpa de que ustedes hayan querido hacer un experimento conmigo y me injertaran un corazón humano y para colmo el de un adolescente que vive enamorado.
Por favor déjenme disfrutar del amor .Darma es lo mejor que le puede haber pasado a un robot humano como yo.
Ambos profesores se miraron y finalmente habló el de más edad.
¡Está bien!, expresó el profesor Masma ,te dejaremos ir en busca del amor. Desde este momento quedarás , fuera de nuestro programa, serás un humano más .¡ Ve y disfruta del amor ! .Si algo te pasa ,no regreses porque no nos encontrarás.
Álkalis, salió de La clínica decidido a buscar a Darma pero, tuvo mucho cuidado de bajar atentamente las veredas y de no tropezar con tachos de basura, porque si se desmembraba nuevamente, no encontraría a nadie que lo recompusiera.
Sucedió lo imprevisto .No vio el hueco que habían cavado en la vereda y cayó en él estrepitosamente. Se desarmó pieza por pieza .El corazón saltó hacia un costado y latía desesperado , de él salió el grito que se elevó hacia el aire de esa hermosa mañana. Darmaaaaaaaaaaaaaaaaa.

 
 
Felipe Angellotti



 Cristina Larco Y Felipe Angellotti

25 de noviembre de 2022

Evocación, Felipe Angellotti (Video)

 Evocación, Felipe Angellotti

Café Literario del Jueves 17 de Marzo de 2010, en La confitería del Teatro Griego, Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue El Otoño y coordino la velada Jose Luis Colombini

24 de noviembre de 2022

Si fui feliz, Felipe Angellotti


 

Si fui feliz, Felipe Angellotti
 
Hijo, si preguntan, si tu padre fue feliz.
Diles que si
que se alegró con la vida,
porque con su magia
vivió momentos placenteros,
que descubrió el invalorable tesoro
de la educación del hombre,
que el respeto, aún hacia el más humilde,
es la medida del amor al prójimo,
que honrrado a Ia mujer
se sublimiza ala humanidad,
que por sobre el orgullo y la vanidad del hombre,
se encuentra la tolerancia de Dios,
que aprendió a templar su espíritu
en los momentos más adversos,
que amó a la patria
por sobre las banalidades y ambiciones de poder.
Y lo más hermoso,
 
que te tuve a ti, hijo mío!
 
Felipe Angellotti

23 de noviembre de 2022

Felipe Angellotti recitando El Gitano y su violín (Video)

 Felipe Angellotti recitando El Gitano y su violín (Video)

 

Video del Café Literario Ciclo 2014: Jueves 20 de febrero 2014 plaza de los poetas Avda San Martin y España, Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina .Tema Libre

22 de noviembre de 2022

Mis queridas fobias, Felipe Angellotti


 

Mis queridas fobias
 
Como tengo ablutofobia no me bañé. Me puse la ropa y salí a la calle, de pronto vi a ese animal y como tengo elurofobia, salí corriendo para alejarme de él. Me encontré con una mujer con pocas ropas y como tengo ginefobia, huí también a grandes zancos. De pronto ví que por la vereda venía un sacerdote y como tengo hierofobia  dí un grito y corrí para el lado contrario de donde venía.
Noté que se me movía el piso y como tengo tremofobia ,me abracé a un árbol y grité a más no poder y como tengo también tanatofobia cerré los ojos y me encomendé a Dios.
Se apagó la luz y allí sí que salí corriendo y gritando porque tengo escotofobia.
Miré al cielo y dí un respingo porque juro que ví un aerolito y grité de nuevo porque tengo meteorofobia .Corrí de nuevo y al pasar por un lugar bailable nuevamente me fugué porque tengo melofobia.
Volveré a casa me dije porque ya no sé qué hacer con tantas fobias; No se le ocurre a un poeta pasar recitando unos versos y como tengo metrofobia lo tomé del cuello y lo ahorqué.
 
Felipe Angellotti

20 de noviembre de 2022

Rafael Horacio López acerca del futbol y el mundial 17 de junio de 2010

 Video poético del Café Literario del Jueves 17 de Junio de 2010, en La Vieja Esquina, Avda San Martín y Edison, Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue El Fútbol y coordino la velada Carlos Bogos Bogossian.

Ilustrando el encuentro la muestra de pinturas de Omar Yubia titulada Yubia Progresiva.

19 de noviembre de 2022

Rafael Horacio Lopez, Video del Homenaje del 16/06/2011, con motivo del Día del Escritor

Video del Homenaje del 16 de junio de 2011., con motivo del Día del Escritor a los sres. poetas: José María Castellano, Osvaldo Guevara, Rafael Horacio López y Alejandro Nicotra en el marco de la celebración del 50º Aniversario de la creación del "Encuentro Internacional de Poetas Oscar Guiñazú Álvarez". Inés López traza una semblanza sobre Rafael Horacio López Entrega de recordatorio Rafael Horacio López lee sus poemas A un olivo en la ciudad y Padre de oficio verdadero Locución y conducción: Liliana Nardi Sala de Arte del Teatro Municipal, Villa Dolores, Capital de la poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Organizó Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento

18 de noviembre de 2022

Brincos, Rafael Horacio López

Jose Luis Colombini, Teresa Gómez Atala y Rafael Horacio López



BRINCOS
 
Donde se castiga a la palabra
no hay paz:
el verso se detiene.
 
La poesía camina
por la democracia
mirando la sombra
de los truenos.
A lo lejos
el sol
cabalga
 
              en el brinco de una corzuela.
 
Rafael Horacio López

 

17 de noviembre de 2022

Elegía a Villa Dolores, Rafael Horacio López



ELEGIA A VILLA DOLORES
 
Y sobre la orilla sur de este río
fundé sin quererlo,
borradores de un libro que aún no he escrito.
Lo pienso con páginas doradas,
como la edad de un niño
o como un pañuelo blanco
despidiendo a los seres que queremos.
Siempre me caminan
por adentro,
coplas de este valle.
Por eso levanto mi espada de palabras
y escribo en el bronce de cada
mañana la hermosura de este valle
como cuando los naturales
saludaban al sol que les maduraba
y el pan de los árboles
o el trigo de los primeros habitantes
o el canto de las primeras piedras
que se reflejan juveniles en el agua
o la ronda de los niños improvisando juegos.
 
Y yo siento Patria, Villa Dolores,
con la suave dignidad de mis palabras
y en la arrolladora ternura de tus sauces.
Siempre te sentiré así porque retornaré
aunque anciano, por la avenida que saluda a los niños cada día...
 
RAFAEL HORACIO LÓPEZ
 
Extraído del libro
TRONCO 2015

 

15 de noviembre de 2022

A un costado del camino, Rafael Horacio López

 A un costado del camino, Rafael Horacio López

 

Video de la 5ª Maratón de Lectura, 18 de Junio de 2012 organizada y llevada a cabo por el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento, 9 horas de lectura continua (de 9 a 18 Horas) en donde dieron su apoyo importantes personalidades del medio local, Periodistas, Escritores, Funcionarios Municipales, Judiciales, Docentes, Alumnos de nivel primario, secundario y terciario, Poetas, Público en general, en la sala de arte del Teatro Municipal de la ciudad de Villa Dolores (Mítico lugar de Traslasierra), "Capital de la Poesía", Traslasierra, Córdoba, Argentina.

14 de noviembre de 2022

A mi nieto, Claudio Suarez



 
A mi nieto
 
Ajo a las sombras el barrilete
dibuja cabriolas de todos los colores
mientras se agita sobre las veletas
con la brisa de la tarde:
bella mariposa
atada por un hilván
de cáñamo.
 
Sobre papel de azucar
sin mas cielo que el azul de agosto
la Pandorga choca con el sol
y por encima de las ruinas
de los viejos muros,
un cabo de hilo se devana
y ya no sé
quien se va y quien se queda.
 
El juego de volar es un milagro
que sube sin secretos por los bordes de aire
como un pájaro que vuela
en el sueño y
saluda y se va
colgado de las nubes,
cuando el horizonte tropieza con la luz.
 
 
Claudio Suarez

 

13 de noviembre de 2022

Conjeturas, Claudio Suarez


 

Conjeturas
                                                “Estamos hechos de la misma
                                                 sustancia de los sueños y nuestras
                                                 pequeña vida está cercada por el
                                                 sueño”                                            
                                                                            W Shakespeare

 
Sin el viento nos sentimos solos
somos parte de un paisaje desilusionado
como si cada cosa tuviera en su pasado
una deuda pendiente.
 
Hay lenguajes que olvidamos
al sabernos otoños derrotados: seres erróneos
de una tormenta de lluvia horizontal
que desciende sobre nosotros
con la forma confusa
de un desorden
del cielo.
 
Será porque en las tardes
cuando se apaga el sol de las ventanas
la íntima levedad de la luz tiene tan poca fe
que no sabemos si quedarnos en la niebla o regresar
al sueño, cuando llegue la noche.
 
 
Claudio Suarez

12 de noviembre de 2022

Esquirlas de luz, Claudio Suárez


 Esquirlas de luz
 
El sabor de noche
respiran un aire diminuto,
trepa los tejados y teje el oro antiguo
de la flor herida, mientras
quedo a la espera de la ultima
palabra de los grillos.
 
Esquirlas de luz
como si fueran huéspedes fugaces
o amantes clandestinos
llegan a seducir los huesos
y el silencio.
 
La desmesura de la rosa
atraviesa el territorio prometido
y expone su intemperie desnuda
ante los astros.
 
El trébol es un redoble
de sol sobre la tierra que durará
lo que reste de la noche en la mañana.
 
Claudio Suárez
 

11 de noviembre de 2022

La noche del alma, Claudio Suarez


 

La noche del alma
 
Quizás lo que nos salva
son los raros momentos, en los que hay
luz de otro tiempo en las ventanas
y la blanca pared nada profana
que vive limpia de indulgencia.
 
El mundo todavía sigue ahí
y la luna va creando un recuerdo vecino:
otra realidad y aún estamos a tiempo
de contarnos algo.
 
En la noche del alma,
qué palabras vendrán a dar su aliento,
sino aquellas que nunca fueron dichas.
 
Claudio Suarez

10 de noviembre de 2022

Espejismos, Claudio Suárez


 Espejismos
 
El desasosiego arrastra su chatarra
y la convierte en la sombra de un animal cansado,
que desde su yo y su memoria sabe, que
la muerte nunca se deja ver
completamente.
 
Somos un espejismo del olvido
en la historia triste de jugar a ser perfectos,
un ligero conjuro de las campanas de media tarde
que nos hacen llorar de un modo manso.
 
Tal vez seamos solo la luz
de unas brasas agónicas, que rezan por algo imposible
en la atávica sombra de la derrota.
 
 
Claudio Suárez

9 de noviembre de 2022

Champaquí, Claudio Suárez


 

Champaquí
                                               A Gerardo Burton.
 
La voz callada, espera hasta
que la luz haga su entrada en la montaña.
 
Bajo las nubes espumosas
gira el cóndor, obedece las tácticas
órdenes del viento,
gira
limpia el cielo
y el silencio rueda
lo que dure su vuelo, durará
el sueño en otra vida.
 
En la letanía de las cosas
corre un agua
con el apagado sonido de algo
que abre en la memoria, lentas tardes
útiles al corazón.
 
La montaña es un jardín
abierto, que nos pertenece y se nos escapa
en el laberinto de la piedra.
 
Claudio Suáre
z

8 de noviembre de 2022

Todavías y esperanzas, Claudio Suarez


 

Todavías y esperanzas
 
Sacudido por vientos
descendentes, soy un hombre común,
una indecisión
entre un día y la sombra.
                Una pequeña explosión
invitada a cometer errores,
que podrán simplificarse en cenizas
o algo parecido.
Soy apenas la brevedad
de un orilla entre distancias divididas
 que trae lo que ola lleva:
sal, vanidad y espuma
para romperse
en un fulgor de escarchas.
Soy una monotonía,
un tiempo postergado hasta nuevo aviso
que ama y se acuerda y está lejos
y sólo puede oír al corazón
que no busca
la posesión ni la victoria.
Lo que vendrá ya es conocido
pero aún quedan todavias y esperanzas,
bebamos un sorbo de alegría y
manden a comprar pan
              no digo el de hoy,  
tal vez el de mañana, el fuego no establece
su claridad, sino en el error y la belleza
de los bosques en cenizas.
 
Claudio Suarez

7 de noviembre de 2022

Cenizas de otoño, Claudio Suarez




 Cenizas de otoño
 
                                      A Mariela Santucci
 
En su decadencia de hermosura
la vida se desnuda y las rotas alas de los árboles
caen, en la estación del viento.
 
La memoria del otoño,
es un relámpago amarillo que quema
con su voz de ceniza las sombras del verano
y su fiel recuerdo de colores.
 
La hojarasca cruje
ya no son sino, el leve recuerdo de su forma
y aun así conservan la alegría:
la claridad suspendida, en el eterno
instante del presente.
 
Claudio Suárez

6 de noviembre de 2022

La memoria es una casa, Claudio Suárez

 

La memoria es una casa
 
La casa que un vez soñé, quizás
desmelene dudas y dolores y deje un rastro
en el corazón, que por su escala
requiere tal vez
más de un punto de vista.
 
Las puertas se eclipsaron
y acaso diluyan en sus bisagras
la indiferencia de las llaves.
 
Hay una inscripción
que la niebla fue borrando.
 
Los álamos se niegan
a la costumbre de volverse nubes,
los inquieta que nada siga siendo igual
y que se olvide el día querido
por la lluvia.
 
Quien mira la casa
está mirando su memoria.
 
Lo que tiene de real este camino
es la tensión de recordar un viento abandonado
qué extraña los frutos de su origen.
 
Claudio Suárez

 

 


4 de noviembre de 2022

El membrillo, Inés Arredondo

El membrillo
 
 
—¿Qué sentencia le das al dueño de esta prenda?
—Que bese a uno del sexo contrario.
Elisa se horrorizó al ver en las manos de Laura su anillo de colegio. Lo miró otra vez con la esperanza de haberse equivocado, pero a la luz de la hoguera el anillo brilló inconfundiblemente. Laura y Marta la observaban divertidas, los demás esperaban con una leve tensión que la lastimaba, y tras ella el mar indiferente la hacía sentirse más abandonada. No se atrevió a mirar a Miguel.
—Besar al novio no es tan desagradable, ¿no les parece?
La voz de Marta, la risa de Laura. Tenía ganas de gritarlo: “Nunca me han
besado”, pero que ellas lo supieran hubiera sido en ese momento la peor humillación.
Se levantó con una valentía torpe y lastimosa, le temblaban las comisuras y se
creía que sonreía; cerró los ojos sin darse cuenta al rozar con su boca los cabellos de Miguel. Marta y Laura soltaron una carcajada superior y un poco artificial.
—¿Eso es todo? ¡Pobre Miguel!
Era Laura. Miguel se la quedó mirando fijamente.
Tomó con ternura una mano de Elisa y la sentó a su lado. Hubo un silencio pesado.
Luego el juego continuó inocente como de costumbre, pero Elisa no podía evitar sentir una vaga vergüenza de sí misma, una pequeña angustia que le dejaba un hueco
en el pecho y la hacía rehuir las miradas.
Cuando fue hora de irse, Elisa y Miguel se retrasaron. Caminaron un rato en
silencio por la playa.
—Debes de perdonarlas, realmente no lo hicieron con mala intención,
simplemente estaban aburridas de la ingenuidad con que se jugaba. Piensa que son ya mayores y se divierten de otra manera.
—Tú eres de la edad de ellas. ¿Te aburres, Miguel? —al hacer la pregunta su voz era tímida, casi derrotada.
Él se paró para mirarla: su rostro frágil estaba angustiado, tenía los ojos húmedos.
La abrazó con fuerza, apretando la cabeza contra su pecho para protegerla de aquel pensamiento injusto; la separó lentamente y la besó en los labios. La ternura lo llenó todo, inmensa, sin fondo, y cuando se miraron quedaron deslumbrados al encontrarla reunida, presente, en los ojos del otro. Elisa sonrió en la plenitud de su felicidad y su pureza, dueña inconsciente de un mundo perfecto.
Alrededor de ese momento central fue viviendo los días siguientes, hacia adentro, cubriéndolo y recubriéndolo de sueños. La vida tranquila y perezosa de aquel pequeño lugar de veraneo era roca propicia, y ella se cerró sobre sí misma como una madreperla.
—¡Elisa! ¡Elisa, la pelota!
Se levantó con desgana, recogió la pelota y la devolvió al grupo gritando:
—Ya no juego.
Laura y Miguel todavía estaban dentro del mar, salpicándose y tratando de
hundirse mutuamente; apenas oía sus risas. La vitalidad de Miguel; se acostó de nuevo sobre la arena, con esa especie de suavidad mimosa que había en sus
movimientos cuando pensaba en él. Al sol, abandonada a sí misma, se quedó
adormilada hasta que la voz de Laura la vino a sacar de su modorra. Abrió los ojos incorporándose un poco y la miró caminar hacia ella con lentitud, moviendo acompasadamente su hermoso cuerpo. Traía las manos en la nuca, atándose sobre el cuello los dos tirantes de su breve traje de dos piezas.
—Caramba, niña, qué clase de novio tienes. Estábamos jugando en el agua
cuando se me desató el nudo de los tirantes y él, en lugar de voltearse, se me quedó mirando. No tiene importancia, pero te lo digo para que no creas que es tan caballeroso como aparenta.
Lo dijo casi si detenerse, al pasar. Elisa, anonadada, desentendida aún de su
herida nueva, vio alejarse a Laura y se dio cuenta de que no sentía rabia hacia ella,
sino una especie de respeto y tal vez un poco de envidia. Envidia… ¿porque Miguel la había mirado de aquella manera?… ¿Era ése Miguel?… No comprendía. No sabía nada de nada, nada de nadie. Estaba sola.
Sentada, dobló las piernas sujetándolas con los brazos, apoyó la barbilla en las rodillas y se quedó mirando el mar, indefensa.
Seguía así cuando Miguel llegó.
—¿Qué tal?
Estaba triste, era culpable. Se sentó a su lado, un poco encogido, también mirando el mar.
Por primera vez estaban en silencio sin compartirlo, cada uno condenado a su
propia debilidad, desamparados.
La madre de Elisa los llamó a comer. Se levantaron pesadamente y se acercaron a los demás. La madre los miró divertida.
—¡Qué caras! ¿Se pelearon?
—Es el sol, no nos pasa nada, mamá.
—Entonces vístanse porque ya van a servir la sopa.
Siguieron caminando en silencio por entre las casetas, pero antes de separarse se sonrieron con la misma sonrisa de siempre. Nada había cambiado.
Eso pensaba Elisa bajo la regadera: nada había cambiado. Cuando junto a las
casetas se había vuelto, encontró en los ojos de Miguel la misma ternura de aquella noche, acentuada ahora por la humildad y la angustia, y sintió una piedad alegre y satisfecha, un poco cruel, que la hizo sonreírle sin reservas, redimiéndolo. Desde ese momento todo había vuelto a ser como antes, y ahora no podía encontrar los pensamientos confusos y dolorosos de hacía unos minutos. Era un pequeño milagro,
imperfecto y humano, pero no se dio cuenta ni pensó más en ello mientras se vestía de prisa tarareando una canción.
Cuando se volvieron a encontrar él estaba fresco y resplandeciente, más que
nunca.
Se sentaron a comer en la mesa larga que, en el jacalón que servía de restaurante, se reservaba para las cuatro familias que formaban el grupo más unido. De las otras mesas venía un alboroto confortante y contagioso.
Laura entró tarde con aquel vestido azul que le sentaba tan bien y que tenía un escote generoso. Sin duda era diferente a las otras muchachas, daba la sensación de que iba cortando, separando el ambiente ajeno con disimulo intencionado.
Mientras saludaba se sentó junto a Marta que empezó a contarle algo. Laura no la escuchaba, comía lentamente mirando a Miguel con su sorna aguda y altanera. Él fingía disimulo, pero estaba profundamente turbado; se había olvidado de Elisa.
Marta tocó a Laura en el brazo para obligarla a contestarle, pero Laura siguió su juego durante toda la comida. A los postres dijo Miguel con un tono de descaro que no le conocían.
—Oye, dame un cigarrillo.
Él se lo ofreció.
—¿Y la lumbre?
Miguel se levantó encorvándose sobre la mesa. Su mano tembló un poco al
ofrecérsela. Ella lo sujetó por la muñeca con fiereza y lo retuvo así, muy cerca, hasta que dejó salir la primera bocanada de humo, lenta, acariciante, que rozó la cara de los dos con su tenue misterio moroso. Lo miraba a los ojos, fijamente, con una seriedad extraña y animal. Se dio cuenta de que los observaban y soltó una carcajada victoriosa.
—Qué buena actriz sería yo, ¿verdad? Pero Miguel no tiene sentido de la
actuación.
Se echó un poco sobre la mesa adelantando un hombro y entornó los ojos
exageradamente, imitando a las actrices del cine mudo. Pareció que sólo acentuaba el juego. Todos rieron menos Marta y la madre de Elisa. Laura miraba desafiante, desde un plano de una superioridad desconocida, a Miguel. Él bajó los ojos, derrotado.
Elisa, empequeñecida y tensa, los observaba.
Mientras, los demás se fueron levantando para ir a dormir la siesta. Marta se llevó a Elisa. El mar dormitaba.
—Marta, ¿tú crees que Miguel me quiere? —no lo hubiera querido preguntar
nunca, a nadie, ni a él mismo. Rompía lo sagrado. Se sentía cobarde.
—Sí, te quiere, y mucho, sólo que…
—¿Qué?
—No lo sé.
Pero lo sabía.
—¿Es culpa mía?
—¿El qué? No, tú eres una niña. Y Miguel te quiere más que a nadie, más que a nada, pero no me preguntes ya. Miguel es un idiota; aunque sea mi hermano, es un idiota.
Estaba furiosa, pero mientras gesticulaba y manoteaba se veía que era rabia de impotencia la suya. ¿Por qué estaba furiosa? ¿Qué era lo que sucedía?
Había nubes en el horizonte y entre ellas el sol se ponía despacio. El mar lento,
pesado, brillaba en la superficie con una luz plateada, hiriente, pero debajo su cuerpo terroso estaba aterido.
Elisa sentía dentro de su pecho esa marejada turbia. Hacía un momento había ido al centro del pueblecito a traer café para la cena y había visto a Miguel y a Laura salir de la nevería. Estaban radiantes, como dos contendientes que luchasen por vanidad,
seguros de una victoria común. Miguel era diferente de como ella lo conocía:
agresivo y levemente fatuo, con una voluntad de mando sobre Laura, con una
desenvoltura gallarda y un poco vulgar que ella no le había visto nunca. Era diferente, pero atractivo, mucho más atractivo de lo que había creído.
Eso, no haberlo visto bien, no haberlo descubierto, la humillaba más que el
haberlo perdido. Porque ahora sí estaba claro: Miguel prefería a Laura, y ella, Elisa, no podía oponer nada a lo definitivo. Lo único que supo hacer fue aplanarse, escurrirse, y después correr, correr hasta estar en la playa de su casa, frente al mar, sola. El mar se retorcía en la resaca final, lodoso, resentido. Elisa tenía frío. La agotaban el dolor y el asco, un asco injustificado, un dolor brutal. Temblaba, pero no podía llorar. Algo la endurecía: la injusticia, la terrible injusticia de ser quien era, de no ser Laura, y la derrota monstruosa de estar inerme, de ser solamente una víctima.
Ahora que todo había terminado veía que no quedaba casi nada de sí misma: ella era, había sido su amor, ese amor que ya no servía más. No era nada, nadie, sentía su aniquilamiento, pero no podía compadecerse, se odiaba por ser ella, solamente ella,
esa que Miguel había dejado de querer. “Por tu culpa, por tu culpa”; se repetía. “Por ser una niña”… tal vez, pero en todo caso por ser como era.
Pensó que su madre debía de estar planchando su disfraz para el baile de esa
noche… Ya nada tenía sentido; el futuro, próximo o lejano, estaba hueco,
ostentosamente vacío y ridículo. La borrachera de la desesperación la aliviaba: dejaba de pensar, aunque no pudiera llorar.
Oyó a su espalda la voz de su madre.
—Elisa, ¿has traído el café?… ¿Qué haces ahí? Ya es de noche.
Era verdad.
Se levantó con dificultad. La voz de su madre había apaciguado su desesperación.
Tal vez había sido mentira. Lo que era verdad, lo que estaba presente, sin ceder, era la tristeza.
Entró en la casa suavemente iluminada. Su padre, con el cigarro en la boca,
arreglaba los avíos de pesca y escuchaba distraído a la madre que hablaba desde la cocina. La miró con picardía, con aquella mirada de complicidad alegre que entre ellos era como una contraseña. Elisa se sintió indigna, extraña.
Puso la mesa maquinalmente.
—¿No viene Miguel a cenar? —preguntó su padre acercándose.
—No.
El padre se extrañó pero no preguntó nada, solamente se le quedó mirando, luego le sonrió y le hizo una caricia en la mejilla. El dolor la hirió más profundamente al pensar en la pena que tendría viéndola sufrir sin poder remediarlo.
—Tienes que darte prisa, ya deberías estar vestida —dijo la madre sentándose a la mesa. —No voy a ir, mamá.
—¿Cómo que no vas a ir? Tu traje está listo —la miró a los ojos y calló—.
Sírvete —le dijo con dulzura.
El padre y la madre hablaban entre sí simulando ignorar que ella estaba triste, pero sin darse cuenta bajaban el tono de la voz.
Cuando se oyeron los pasos de Miguel en el vestíbulo, Elisa se quedó quieta, sin respiración casi. Miguel entró vestido de Pierrot; estaba alegre. A Elisa le parecía estar viviendo una escena de otro momento, de un acto ya pasado. Él hizo un saludo teatral hasta el suelo y los padres rieron contentos y aliviados.
—¿No te has vestido? Apúrate. Pierrot no puede vivir sin su Colombina. ¿No ves cuánta falta le hace al pobre?
Aun vestido así resultaba raro oír a Miguel emplear ese tono falso. Quería estar simpático para hacerse perdonar una culpa que él creía secreta. Pero quería hacerse perdonar, eso era lo importante. Y estaba ahí, mirándola. Algo comenzó a zumbar en la cabeza de Elisa. No entendía nada, pero no le importaba. Fue corriendo a su cuarto, tenía la garganta apretada; la emoción martirizaba su cuerpo. Empezó a vestirse, de prisa, en un frenesí que poco a poco se le fue haciendo de alegría, de una alegría tan loca que la hizo reír por lo bajo a borbotones, con un poco de malignidad, con un mucho de liberación; daba vueltas por el cuarto, bailaba, se paraba, no sabía qué hacer con sus manos, con su dicha. Se contuvo: “Me espera, espera por mí, por mí”.
Tan natural y tan extraordinario. Se miró al espejo, agradecida, cariñosa consigo misma. Confiaba plenamente otra vez.
Cuando volvió a la sala estaba resplandeciente. No sabía cómo, pero había
vencido, era ciegamente feliz.
—¡Qué guapa eres!
Ronca, insegura, la voz de Miguel era completamente sincera, enteramente suya.
Cuando llegaron a la fiesta, la música, el calor y las luces los aturdieron. A Elisa le parecía un sueño todo, el estar ahí, con Miguel, el que todos les saludaban joviales, como si nada hubiese sucedido. En efecto, nada había sucedido. Algo cálido la inundó como un vino tibio bebido de golpe. Bailaban. Ella volvía a estar en el centro de ese mundo increíblemente equilibrado que había supuesto perdido para siempre.
De pronto, vestida de pirata, con sus claros ojos hirientes, apareció Laura entre las parejas; se acercó a ellos. Traía un membrillo en la mano. Miraba directamente a Miguel, ignorándola por completo. Miguel titubeó, se detuvo. La cara de Laura estaba casi pegada a la suya, sólo las separaba el membrillo que Laura interponía con coquetería.
—¿Quieres? —le dijo al tiempo que mordía la fruta, invitándolo, obligándolo casi a morder, también él, en el mismo sitio, casi con la misma boca. En sus ojos había un reto vencido; en su voz el mismo sabor agrio e incitante del membrillo. Miguel se estremeció. Pero Elisa había comprendido. Aquel olor, aquella proximidad de Laura y Miguel, anhelosamente enemiga, la habían hecho comprender. Suavemente acercó su cuerpo al de Miguel y eso tuvo la virtud de deshacer el hechizo. Bailando se alejaron de Laura. Elisa se dio cuenta vagamente de que el amor no tiene un solo rostro, y de que había entrado en un mundo imperfecto y sabio, difícil; pero se alegró con una
alegría nueva, una alegría dolorosa, de mujer.
 
 
Inés Arredondo
Inés Amelia Camelo Arredondo (Culiacán, Sinaloa, 20 de marzo de 1928 - Ciudad de México, 2 de noviembre de 1989) fue una escritora mexicana. Integrante del grupo de escritores conocido como Generación del Medio Siglo, grupo de la Casa del Lago o grupo de la Revista Mexicana de Literatura. En 1979 ganó el premio Xavier Villaurrutia por Río subterráneo.


 

3 de noviembre de 2022

El Estío, Inés Arredondo


El Estío, Inés Arredondo
 
Estaba sentada en una silla de extensión a la sombra del amate,mirando a Román y Julio practicar el volley-ball a poca distancia. Empezaba a hacer bastante calor y la calma se extendía por la huerta.
–Ya, muchachos. Si no, se va a calentar el refresco.
Con un acuerdo perfecto y silencioso, dejaron de jugar. Julio atrapó la bola en el aire y se la puso bajo el brazo. El crujir de la grava bajo sus pies se fue acercando mientras yo llenaba los vasos. Ahí estaban ahora ante mí y daba gusto verlos, Román rubio, Julio moreno.
–Mientras jugaban estaba pensando en qué había empleado mi tiempo desde que Román tenía cuatro años... No lo he sentido pasar, ¿no es raro?
–Nada tiene de raro, puesto que estabas conmigo –dijo riendo Román, y me dio un beso.
–Además, yo creo que esos años realmente no han pasado. No podría usted estar tan joven.
Román y yo nos reímos al mismo tiempo. El muchacho bajó los ojos, la cara roja, y se aplicó a presionarse un lado de la nariz con el índice doblado, en aquel gesto que le era tan propio.
–Déjate en paz esa nariz.
–No lo hago por ganas, tengo el tabique desviado.
–Ya lo sé, pero te vas a lastimar.
Román hablaba con impaciencia, como si el otro lo estuviera molestando a él. Julio repitió todavía una vez o dos el gesto, con la cabeza baja, y luego sin decir nada se dirigió a la casa.
A la hora de cenar ya se habían bañado y se presentaron frescos y alegres.
–¿Qué han hecho?
–Descansar y preparar luego la tarea de cálculo diferencial. Le tuve que explicar a este animal A por B, hasta que entendió.
Comieron con su habitual apetito. Cuando bebían la leche Román fingió ponerse grave y me dijo.
–Necesito hablar seriamente contigo.
Julio se ruborizó y se levantó sin mirarnos.
–Ya me voy.
–Nada de que te vas. Ahora aguantas aquí a pie firme. –Y volviéndose hacia mí continuó–: Es que se trata de él, por eso quiere escabullirse. Resulta que le avisaron de su casa que ya no le pueden mandar dinero y quiere dejar la carrera para ponerse a trabajar. Dice que al fin apenas vamos en primer año...
Los nudillos de las manos de Julio estaban amarillos de lo que apretaba el respaldo de la silla. Parecía hacer un gran esfuerzo para contenerse; incluso levantó la cabeza como si fuera a hablar, pero la dejó caer otra vez sin haber dicho palabra.
–... yo quería preguntarte si no podría vivir aquí, con nosotros. Sobra lugar y...
–Por supuesto; es lo más natural. Vayan ahora mismo a recoger sus cosas: llévate el auto para traerlas.
Julio no despegó los labios, siguió en la misma actitud de antes y sólo me dedicó una mirada que no traía nada de agradecimiento, que era más bien un reproche. Román lo cogió de un brazo y le dio un tirón fuerte. Julio soltó la silla y se dejó jalar sin oponer resistencia, comoun cuerpo inerte.
–Tiende la cama mientras volvemos –me gritó Román al tiempo de dar a Julio un empellón que lo sacó por la puerta de la calle.
Abrí por completo las ventanas del cuarto de Román. El aire estaba húmedo y hacia el oriente se veían relámpagos que iluminaban el cielo encapotado; los truenos lejanos hacían más tierno el canto de los grillos. De sobre la repisa quité el payaso de trapo al que Román durmiera abrazado durante tantos años, y lo guardé en la parte alta del closet. Las camas gemelas, el restirador, los compases, el mapamundi y las reglas, todo estaba en orden. Únicamente habría que comprar una cómoda para Julio. Puse en la repisa el despertador, donde estaba antes el payaso, y me senté en el alféizar de la ventana.
–Si no la va a ver nadie.
–Ya lo sé, pero...
–¿Pero qué?
–Está bien. Vamos.
Nunca se me hubiera ocurrido bajar a bañarme al río, aunque mi propia huerta era un pedazo de margen. Nos pasamos la mañana dentro del agua, y allí, metidos hasta la cintura, comimos nuestra sandía y escupimos las pepitas hacia la corriente. No dejábamos que el agua se nos secara completamente en el cuerpo.
Estábamos continuamente húmedos, y de ese modo el viento ardiente era casi agradable. A medio día, subí a la casa en traje de baño y regresé con sandwiches, galletas y un gran termo con té helado. Muy cerca del agua y a la sombra de los mangos nos tiramos para dormir la siesta.
Abrí los ojos cuando estaba cayendo la tarde. Me encontré con la mirada de indefinible reproche de Julio. Román seguía durmiendo. –¿Qué te pasa? –dije en voz baja.
–¿De qué?
–De nada –sentí un poco de vergüenza.
Julio se incorporó y vino a sentarse a mi lado. Sin alzar los ojos me dijo:
–Quisiera irme de la casa.
Me turbé, no supe por qué, y sólo pude responderle con una frase convencional.
–¿No estás contento con nosotros?
–No se trata de eso es que...
Román se movió y Julio me susurró apresurado.
–Por favor, no le diga nada de esto.
–Mamá, no seas, ¿para qué quieres que te roguemos tanto? Péinate y vamos.
–Puede que la película no esté muy buena, pero siempre se entretiene uno.
–No, ya les dije que no.
–¿Qué va a hacer usted sola en este caserón toda la tarde?
–Tengo ganas de estar sola.
–Déjala, Julio, cuando se pone así no hay quién la soporte. Ya me extrañaba que hubiera pasado tanto tiempo sin que le diera uno de esos arrechuchos. Pero ahora no es nada, dicen que recién muerto mi padre...
Cuando salieron todavía le iba contando la vieja historia.
El calor se metía al cuerpo por cada poro; la humedad era un vapor quemante que envolvía y aprisionaba, uniendo y aislando a la vez cada objeto sobre la tierra, una tierra que no se podía pisar con el pie desnudo. Aun las baldosas entre el baño y mi recámara estaban tibias. Llegué a mi cuarto y dejé caer la toalla; frente al espejo me desaté los cabellos y dejé que se deslizaran libres sobre los hombros, húmedos por la espalda húmeda. Me sonreí en la imagen. Luego me tendí boca abajo sobre el cemento helado y me apreté contra él: la sien, la mejilla, los pechos, el vientre, los muslos. Me estiré con un suspiro y me quedé adormilada, oyendo como fondo a mi entresueño el bordoneo vibrante y perezoso de los insectos en la huerta.
Más tarde me levanté, me eché encima una bata corta, y sin calzarme ni recogerme el pelo fui a la cocina, abrí el refrigerador y saqué tres mangos gordos, duros. Me senté a comerlos en las gradas que están al fondo de la casa, de cara a la huerta. Cogí uno y lo pelé con los dientes, luego lo mordí con toda la boca, hasta el hueso; arranqué un trozo grande, que apenas me cabía y sentí la pulpa aplastarse y al jugo correr por mi garganta, por las comisuras de la boca, por mi barbilla, después por entre los dedos y a lo largo de los antebrazos. Con impaciencia pelé el segundo. Y más calmada, casi satisfecha ya, empecé a comer el tercero.
Un chancleteo me hizo levantar la cabeza. Era la Toña que se acercaba. Me quedé con el mango entre las manos, torpe, inmóvil, y el jugo sobre la piel empezó a secarse rápidamente y a ser incómodo, a ser una porquería.
–Volví porque se me olvidó el dinero –me miró largamente con sus ojos brillantes, sonriendo–: Nunca la había visto comer así, ¿verdad que es rico?
–Sí, es rico. –Y me reí levantando más la cabeza y dejando que las últimas gotas pesadas resbalaran un poco por mi cuello–. Muy rico. –Y sin saber por qué comencé a reírme alto, francamente. La Toña se rió también y entró en la cocina. Cuando pasó de nuevo junto a mí me dijo con sencillez:
–Hasta mañana.
Y la vi alejarse, plas, plas, con el chasquido de sus sandalias y el ritmo seguro de sus caderas.
Me tendí en el escalón y miré por entre las ramas al cielo cambiar lentamente, hasta que fue de noche.
Un sábado fuimos los tres al mar. Escogí una playa desierta porque me daba vergüenza que me vieran ir de paseo con los muchachos como si tuviéramos la misma edad. Por el camino cantamos hasta quedarnos con las gargantas lastimadas, y cuando la brecha desembocó en la playa y en el horizonte vimos reverberar el mar, nos quedamos los tres callados.
En el macizo de palmeras dejamos el bastimento y luego cada uno eligió una duna para desvestirse.
El retumbo del mar caía sordo en el aire pesado de sol.
Untándome con el aceite me acerqué hasta la línea húmeda que la marea deja en la arena. Me senté sobre la costra dura, casi seca, que las olas no tocan.
Lejos, oí los gritos de los muchachos; me volví para verlos: no estaban separados de mí más que por unos metros, pero el mar y el sol dan otro sentido a las distancias. Vinieron corriendo hacia donde yo estaba y pareció que iban a atropellarme, pero un momento antes de hacerlo Román frenó con los pies echados hacia adelante levantando una gran cantidad de arena y, cayendo de espaldas, mientras Julio se dejaba ir de bruces a mi lado, con toda la fuerza y la total confianza que hubiera puesto en un clavado a una piscina. Se quedaron quietos, con los ojos cerrados; los flancos de ambos palpitaban, brillantes por el sudor. A pesar del mar podía escuchar el jadeo de sus respiraciones. Sin dejar de mirarlos me fui sacudiendo la arena que habían echado sobre mí.
Román levantó la cabeza.
–¡Qué bruto eres, mano, por poco le caes encima!
Julio ni se movió.
–¿Y tú? Mira cómo la dejaste de arena.
Seguía con los ojos cerrados, o eso parecía; tal vez me observaba así siempre, sin que me diera cuenta.
–Te vamos a enseñar unos ejercicios del pentatlón ¿eh?
–Román se levantó y al pasar junto a Julio le puso un pie en las costillas y brincó por encima de él. Vi aquel pie desmesurado y tosco sobre el torso delgado.
Corrieron, lucharon, los miembros esbeltos confundidos en un haz nervioso y lleno de gracia. Luego Julio se arrodilló y se dobló sobre sí mismo haciendo un obstáculo compacto mientras Román se alejaba.
–Ahora vas a ver el salto del tigre –me gritó Román antes de iniciar la carrera tendida hacia donde estábamos Julio y yo.
Lo vi contraerse y lanzarse al aire vibrante, con las manos extendidas hacia adelante y la cara oculta entre los brazos. Su cuerpo se estiró infinitamente y quedó suspendido en el salto que era un vuelo. Dorado en el sol, tersa su sombra sobre la arena. El cuerpo como un río fluía junto a mí, pero yo no podía tocarlo. No se entendía para qué estaba Julio ahí, abajo, porque no había necesidad alguna de salvar nada, no se trataba de un ejercicio: volar, tenderse en el tiempo de la armonía como en el propio lecho, estar en el ambiente de la plenitud, eso era todo.
No sé cuándo, cuando Román cayó al fin sobre la arena, me levanté sin decir nada, me encaminé hacia el mar, fui entrando en él paso a paso, segura contra la resaca.
El agua estaba tan fría que de momento me hizo tiritar; pasé el reventadero y me tiré a mi vez de bruces, con fuerza. Luego comencé a nadar. El mar copiaba la redondez de mi brazo, respondía al ritmo de mis movimientos, respiraba. Me abandoné de espaldas y el sol quemó mi cara mientras el mar helado me sostenía entre la tierra y el cielo. Las auras planeaban lentas en el mediodía; una gran dignidad aplastaba cualquier pensamiento; lejos, algún grito de pájaro y el retumbar de las olas. Salí del agua aturdida. Me gustó no ver a nadie. Encontré mis sandalias, las calcé y caminé sobre la playa que quemaba como si fuera un rescoldo. Otra vez mi cuerpo, mi caminar pesado que deja huella. Bajo las palmeras recogí la toalla y comencé a secarme. Al quedar descalza, el contacto con la arena fría de la sombra me produjo una sensación discordante; me volví a mirar el mar; pero de todas maneras un enojo pequeño, casi un destello de angustia, me siguió molestando.
Llevaba un gran rato tirada boca abajo, medio dormida, cuando sentí su voz enronquecida rozar mi oreja. No me tocó, solamente dijo:
–Nunca he estado con una mujer.
Permanecí sin moverme. Escuchaba al viento al ras de la arena, lijándola.
Cuando recogíamos nuestras cosas para regresar, Román comentó.
–Está loco, se ha pasado la tarde acostado, dejando que las olas lo bañaran. Ni siquiera se movió cuando le dije que viniera a comer. Me impresionó porque parecía un ahogado.
Después de la cena se fueron a dar una vuelta, a hacer una visita, a mirar pasar a las muchachas o a hablar con ellas y reírse sin saber por qué. Sola, salí de la casa. Caminé sin prisa por el baldío vecino, pisando con cuidado las piedras y los retoños crujientes de las verdolagas. Desde el río
subía el canto entrecortado y extenso de las ranas, cientos, miles tal vez. El cielo, bajo como un techo, claro y obvio. Me sentí contenta cuando vi que el cintilar de las estrellas correspondía
exactamente al croar de las ranas. Seguí hasta encontrar un recodo en donde los árboles
permitían ver el río, abajo, blanco. En la penumbra de la huerta ajena me quedé como en un refugio, mirándolo fluir.
Bajo mis pies la espesa capa de hojas, y más abajo la tierra húmeda, olorosa a ese fermento saludable tan cercano sin embargo a la putrefacción. Me apoyé en un árbol mirando abajo el
cauce que era como el día. Sin que lo pensara, mis manos recorrieron la línea esbelta, voluptuosa y fina, y el áspero ardor de la corteza. Las ranas y la nota sostenida de un grillo, el río y mis manos conociendo el árbol. Caminos todos de la sangre ajena y mía, común y agolpada aquí, a esta hora, en esta margen oscura.
Los pasos sobre la hojarasca, el murmullo, las risas ahogadas, todo era natural, pero me sobresalté y me alejé de ahí apresurada. Fue inútil, tropecé de manos a boca con las dos siluetas negras que se apoyaban contra una tapia y se estremecían débilmente en un abrazo convulso. De pronto habían dejado de hablar, de reír, y entrado en el silencio.
No pude evitar hacer ruido y cuando huía avergonzada y rápida, oí clara la voz pastosa de la Toña que decía:
–No te preocupes, es la señora.
Las mejillas me ardían, y el contacto de aquella voz me persiguió en sueños esa noche, sueños extraños y espesos.
Los días se parecían unos a otros; exteriormente eran iguales, pero se sentía cómo nos internábamos paso a paso en el verano.
Aquella noche el aire era mucho más cargado y completamente diferente a todos los que había conocido hasta entonces. Ahora, en el recuerdo, vuelvo a respirarlo hondamente.
No tuve fuerzas para salir a pasear, ni siquiera para ponerme el camisón; me quedé desnuda sobre la cama, mirando por la ventana un punto fijo del cielo, tal vez una estrella entre las ramas. No me quejaba, únicamente estaba echada ahí, igual que un animal enfermo que se abandona a la naturaleza. No pensaba, y casi podría decir que no sentía. La única realidad era que mi cuerpo pesaba de una manera terrible; no, lo que sucedía era nada más que no podía moverme, aunque no sé por qué.
Y sin embargo eso era todo: estuve inmóvil durante horas, sin ningún pensamiento, exactamente como si flotara en el mar bajo ese cielo tan claro. Pero no tenía miedo. Nada me llegaba; los ruidos, las sombras, los rumores, todo era lejano, y lo único que subsistía era mi propio peso sobre la tierra o sobre el agua; eso era lo que centraba todo aquella noche.
Creo que casi no respiraba, al menos no lo recuerdo; tampoco tenía necesidad alguna. Estar así no puede describirse porque casi no se está, ni medirse en el tiempo porque es a otra profundidad a la que pertenece.
Recuerdo que oí cuando los muchachos entraron, cerraron el zaguán con llave y cuchicheando se dirigieron a su cuarto. Oí muy claros sus pasos, pero tampoco entonces me moví. Era una trampa dulce aquella extraña gravidez.
Cuando el levísimo ruido se escuchó, toda yo me puse tensa, crispada, como si aquello hubiera sido lo que había estado esperando durante aquel tiempo interminable. Un roce y un como temblor, la vibración que deja en el aire una palabra, sin que nadie hubiera pronunciado una sílaba, y me puse de pie de un salto. Afuera, en el pasillo, alguien respiraba, no era posible oírlo, pero estaba  ahí, y su pecho agitado subía y bajaba al mismo ritmo que el mío: eso nos igualaba, acortaba cualquier distancia. De pie a la orilla de la cama levanté los brazos anhelantes y cerré los
ojos. Ahora sabía quién estaba del otro lado de la puerta. No caminé para abrirla; cuando puse la mano en la perilla no había dado un paso. Tampoco lo di hacia él, simplemente nos encontramos, del otro lado de la puerta. En la oscuridad era imposible mirarlo, pero tampoco hacía falta, sentía su piel muy cerca de la mía. Nos quedamos frente a frente, como dos ciegos que pretenden mirarse a los ojos. Luego puso sus manos en mi espalda y se estremeció. Lentamente me atrajo hacia él y me envolvió en su gran ansiedad refrenada. Me empezó a besar, primero apenas, como distraído, y luego su beso se fue haciendo uno solo. Lo abracé con todas mis fuerzas, y fue entonces cuando sentí contra mis brazos y en mis manos latir los flancos, estremecerse la espalda. En medio de aquel beso único en mi soledad, de aquel vértigo blando, mis dedos tantearon el torso como árbol, y aquel cuerpo joven me pareció un río fluyendo igualmente secreto bajo el sol dorado y en la ceguera de la noche. Y pronuncié el nombre sagrado.
Julio se fue de nuestra casa muy pronto, seguramente odiándome, al menos eso espero. La humillación de haber sido aceptado en el lugar de otro, y el horror de saber quién era ese otro dentro de mí, lo hicieron rechazarme con violencia en el momento de oír el nombre, y golpearme con los puños cerrados en la oscuridad en tanto yo oía sus sollozos. Pero en los días que siguieron rehusó mirarme y estuvo tan abatido que parecía tener vergüenza de sí. La tarde anterior a su partida hablé con él por primera vez a solas después de la noche del beso, y se lo expliqué todo lo mejor que pude; le dije que yo ignoraba absolutamente que me sucediera aquello, pero que no creía que mi ignorancia me hiciera inocente.
–Lo nuestro era mentira porque aunque se hubiera realizado estaríamos separados. Y sin embargo, en medio de la angustia y del vacío, siento una gran alegría: me alegro de que sea yo la culpable y de que lo seas tú. Me alegra que tú pagues la inocencia de mi hijo aunque eso sea injusto, Después mandé a Román a estudiar a México y me quedé sola.
 
Inés Arredondo




 

Etiquetas

Videos (223) Jose Luis Colombini (106) Osvaldo Guevara (106) Café Literario Traslasierra (86) Rafael Horacio López (86) Aldo Luis Novelli (75) Antonio Esteban Agüero (65) Claudio Suarez (65) Alejandro Nicotra (64) Roberto Jorge Santoro (64) Juan L. Ortiz (59) Baldomero Fernández Moreno (50) Oscar Guiñazú Alvarez (50) Gianni Siccardi (49) Vicente Huidobro (49) Aldo Pellegrini (47) Elvio Romero (47) Enrique Lihn (47) Jorge Teillier (46) Gloria Fuertes (45) Felipe Angellotti (44) Olga Orozco (42) Circe Maia (41) Hermann Hesse (41) Fernando Pessoa (36) Rodolfo Alonso (35) Vicente Aleixandre (35) Horacio Castillo (34) Gonzalo Rojas (33) Alejandra Pizarnik (32) Miguel Ortiz (32) César Vallejo (29) Raúl Gustavo Aguirre (29) Rodolfo Godino (29) Alberto Luis Ponzo (28) Anton Chejov (28) Daniel Conn (28) Marco Denevi (27) Octavio Paz (27) Gabriela Bayarri (26) Jorge Ariel Madrazo (26) Théophile Gautier (26) Alberto Girri (25) Carlos Garro Aguilar (25) Edgar Bayley (25) Jacques Sternberg (25) Jaime Saenz (25) Leónidas Lamborghini (25) Orfila Bardesio (24) Leopoldo Marechal (23) H. P. Lovecraft (22) Poetas Chinos (22) William Carlos Williams (22) Carlos Castaneda (21) Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento (21) Horacio Preler (21) Leandro Calle (21) Leopoldo "Teuco" Castilla (21) O. Henry (21) Sandro Penna (21) Sandro Tedeschi (21) Witold Gombrowicz (21) Julio Bepré (20) Mario Torres (20) Nicanor Parra (20) Cesar Moro (19) Francisco Madariaga (19) María Meleck Vivanco (19) Vicente Luy (19) Omar Yubiaceca (Jorge Omar Altamirano) (17) Teresa Gómez Atala (16) Ariel Canzani (15) Manuel Mujica Laínez (15) Marcelo Dughetti (15) Ana Cristina Cesar (14) Carlos Drummond de Andrade (14) Isidoro Blaisten (14) Karen Alkalay-Gut (14) Manuel López Ares (14) Mircea Eliade (14) Nestor Perlongher (14) Raymond Carver (14) Richard Aldington (14) Spencer Holst (14) Alaide Foppa (13) Anne Waldman (13) Antonin Artaud (13) Charles Baudelaire (13) Jorge Luis Carranza (13) José B. Adolph (13) Lawrence Ferlinghetti (13) Marcel Schwob (13) Ricardo Rubio (13) Sam Shepard (13) Cecilia Meireles (12) Ernesto Cardenal (12) Jose Emilio Pacheco (12) Rainer María Rilke (12) Laura López Morales (11) Música (11) Miguel Angel Bustos (10) Rodolfo Edwards (10) Carlos Bousoño (9) Victor Saturni (9) Adrian Salagre (8) Eugenio Mandrini (8) Federico Garcia Lorca (8) Horacio Goslino (8) Inés Arredondo (8) José María Castellano (8) Juan Jacobo Bajarlia (8) Julio Requena (8) Roque Dalton (8) Allen Ginsberg (7) Andres Utello (7) Antonio Porchia (7) Basho (7) Carlos Oquendo de Amat (7) Charles Simic (7) Conde de Lautréamont (7) Francisco Rodríguez Criado (7) Gaspar Pio del Corro (7) Gerardo Coria (7) Gianni Rodari (7) Hans Magnus Enzensberger (7) Leonard Cohen (7) Li Bai (7) Li Po (7) Litai Po (7) Lope de Vega (7) Norah Lange (7) Oliverio Girondo (7) Pedro Serazzi Ahumada (7) Robert Frost (7) Eduardo Galeano (6) Gregory Corso (6) John Forbes (6) Revista El Gato del Espejo (6) Torquato Tasso (6) Victoria Colombini Lauricella (6) William Shand (6) Círculo de Narradores de Traslasierra “ Paso del Leon” (5) Hugo Mujica (5) Jorge Luis Borges (4) Leopoldo Lugones (4) Eduardo "Lalo" Argüello (3) Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazù Alvarez (3) Roberto Bolaño (3) Tomas Barna (3) Pablo Anadón (2) Pablo Neruda (2) Ricardo Di Mario (2) Rubén Darío (2) Susana Miranda (2) Walter Ruleman Perez (2) Antonio Machado (1) Beatriz Tombeur (1) Eduardo Fracchia (1) Enrique Banchs (1) Enrique Molina (1) Ernesto Sábato (1) Jose Caribaux (1) Juan Gelman (1) Julio Cortázar (1) Mario Pacho O Donnell (1) Ricardo Piglia (1) Victoria Ocampo (1)