El gato del espejo se sustenta de mi biblioteca personal, de videos filmados por mí en lecturas, actos culturales, presentaciones de libros, recitales, conferencias, encuentros de poetas etc.. Y que comparto públicamente subiéndolos a mi canal de you toube. Como así también de mi archivo fotográfico personal. Todo lo publicado es sin fines de lucro y solo con el fin de difundir. Podes copiar, levantar, usar nuestro material pero solo te pedimos una cosa, por favor, cita la fuente.

Te invitamos a perderte en los laberintos, a reflejarte en los abismos de los espejos, a navegar por la maravillosa tierra del ensueño que es la Poesía. El Gato del Espejo.Este es un espacio para la resistencia, para derrotar el olvido y celebrar siempre la vida. También para ser confabuladores nocturnos, dueños de nuestros sueños y nuestras esperanzas, este es un lugar que se pulsa desde el gesto sincero y hospitalario propio de la amistad que reinventa mágica y misteriosamente al otro y a los otros.El Gato del Espejo dónde puedes a recorrer el camino del lenguaje sencillo, de la imagen sutil y la pasión más sagrada a través de palabras empapadas de magia: POESÍA. LITERATURA. ARTE.“Poemas para compartir y regalar”. Un lugar que tiende a convertirse en un remolino de hojas sueltas que el viento transporta, de lágrimas como cristales musicales.Una colección de carteles, poemas, imágenes, cuentos, palabras, música y fotos involuntariamente cómicas y también una manera de mirar, de detenerse un poco y dejar que lo cotidiano sea atravesado por el asombro.El Gato del Espejo pretende ser un conjunto de frases nómades que emigran de manos en manos, de corazones en corazones, un cuaderno de bitácora como un árbol que brinde sus hojas, para que puedas compartir y regalar en cada texto, la magia, que contiene este puñado de palabras.

Quiero explicar que todos los post que fueron subidos al blog están disponibles a pesar de que no se muestren o se encuentren en la pagina principal. Para buscarlos pueden hacerlo por intermedio de la sección archivo del blog ahi los encuentran por año y meses respectivamente. también por “etiquetas” o "categorías de textos publicados", o bajando por la pagina hasta llegar al último texto que se ve y donde dice Load more posts (Cargar más entradas) dar click ahí y se cargaran un grupo más de entradas. Repetir la operación sucesivamente hasta llegar al primer archivo subido.

Etiquetas

Videos (76) Rafael Horacio López (50) Baldomero Fernández Moreno (43) Osvaldo Guevara (38) Antonio Esteban Agüero (36) Roberto Jorge Santoro (33) Alejandro Nicotra (32) Aldo Luis Novelli (30) Elvio Romero (28) Vicente Aleixandre (28) Hermann Hesse (27) Aldo Pellegrini (26) Jorge Teillier (25) Enrique Lihn (22) Juan L. Ortiz (22) Carlos Castaneda (21) Daniel Conn (21) Gianni Siccardi (21) Vicente Huidobro (21) Horacio Castillo (20) Circe Maia (14) Gloria Fuertes (14) Horacio Preler (14) Leopoldo "Teuco" Castilla (14) Manuel López Ares (14) O. Henry (14) Olga Orozco (14) Poetas Chinos (14) Antonin Artaud (13) Fernando Pessoa (13) Nicanor Parra (13) Anton Chejov (12) Jose Luis Colombini (12) Música (10) Alejandra Pizarnik (9) Ariel Canzani (8) Manuel Mujica Laínez (8) Claudio Suarez (7) César Vallejo (7) Gabriela Bayarri (7) H. P. Lovecraft (7) Isidoro Blaisten (7) Leandro Calle (7) Marcel Schwob (7) Richard Aldington (7) Rodolfo Godino (7) Sam Shepard (7) Spencer Holst (7) Witold Gombrowicz (7) Café Literario Traslasierra (6) Jorge Ariel Madrazo (6) Octavio Paz (6) Revista El Gato del Espejo (6) Théophile Gautier (6) Felipe Angellotti (3) Mario Torres (3) Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento (2) Juan Jacobo Bajarlia (2) Leopoldo Lugones (2) Miguel Ortiz (2) Omar Yubiaceca (Jorge Omar Altamirano) (2) Rubén Darío (2) Adrian Salagre (1) Círculo de Narradores de Traslasierra “ Paso del Leon” (1) Eduardo "Lalo" Argüello (1) Eduardo Fracchia (1) Enrique Banchs (1) Jorge Luis Borges (1) José María Castellano (1) Mario Pacho O Donnell (1) Mùsica (1) Oscar Guiñazú Alvarez (1) Pablo Anadón (1) Pablo Neruda (1) Ricardo Di Mario (1) Ricardo Piglia (1) Roberto Bolaño (1) Rodolfo Alonso (1) Roque Dalton (1) Tomas Barna (1) Victor Saturni (1) Victoria Colombini Lauricella (1)
Mostrando entradas con la etiqueta Richard Aldington. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Richard Aldington. Mostrar todas las entradas

junio 12, 2017

A un mármol negro, Richard Aldington

A UN MARMOL GRIEGO

IIótvia, zótvia,
blanca diosa sepulcral,
apiádate de mi tristeza
oh, silencio de Paros.

No soy de estos a vuestros pies,
estos vestidos y decoro;
soy vuestro hermano,
vuestro amante de antaño que os implora,
y vos no me escucháis.

Os he susurrado en vuestras soledades
de nuestros amores en Frigia,
el lejano éxtasis de abrasadores mediodías
cuando las frágiles flautas
cesaban a la sombra del ciprés,
y los curtidos dedos del pastor
resbalaban por hombros esbeltos;
y sólo cantaban las cigarras.

Os he hablado de las colinas
y del murmullo de los juncos
y del sol sobre vuestros pechos,

y vos no me escucháis,
wtótvna, wótvta,
vos no me escucháis.


Richard Aldington   

junio 11, 2017

Au vieux jardin, Richard Aldington

AU VIEUX JARDIN

Me he sentado aquí feliz en los jardines,
el estanque plácido y los juncos
y las nubes oscuras
que el viento del aire más alto
rasgó como las verdes y frondosas ramas
pero aunque me deleito enormemente
con ellos y los nenúfares,
lo que me aproxima más al llanto
es el color rosa y blanco de las baldosas lisas,
y las hierbas ligeramente amarillas
entre ellas.


RICHARD ALDINGTON

junio 10, 2017

Argirea, Richard Aldington

 Argirea

Oh tú,
oh tú la más bella,
cimbreadora de juncos, susurradora
entre los cañaverales en flor,
has escondido tus manos
bajo las hojas de los álamos,
las has entregado a las aguas blancas.

Veloz cual golondrina,
hija del mar, fría por las olas,
ligero junco que cantaba en el viento tan alegremente
blanca nube que el sol blanco con su beso tornó aire;
Pan llora por ti.

Blancos miembros, canción blanca
Pan llora por ti.

Richard Aldington   

junio 09, 2017

Belleza, me has herido demasiado, Richard Aldington

Belleza, me has herido demasiado

La luz es una herida para mí
Las notas suaves
se alimentan de la herida.

¿Dónde naciste tú,
oh infortunio,
que consumes mi vida?
¿De dónde vienes?

Viento dentado de los mares,
ningún hombre conoce tu origen.
Como un ave de poderosas garras
me hieres,
oh hermosa tristeza.


Richard Aldington   

junio 08, 2017

Lesbia, Richard Aldington

LESBIA

No uses más palabras ahora;
deja que el silencio extienda cabello dorado sobre nosotros
pliegue sobre delicado pliegue;
tuviste el marfil de mi vida para tallar.
No uses más palabras.

Y Pico de Mirándola está muerto;
y todos los dioses con los que soñaban y fabulaban,
Hermes, Thoth y Cristo, ya están putrefactos,
putrefactos y lientos.

Y a través de todo veo tu pálido rostro griego
la ternura me vuelve ansioso como niño pequeño
por amarte,


bocado abandonado medio frío sobre el plato del César.

Richard Aldington   

junio 07, 2017

Coricos, Richard Aldington

Coricos

Las canciones antiguas
pasan lúgubremente hacia la muerte.

Labios fríos que ya no cantan, y coronas marchitas,
ojos arrepentidos, y pechos y alas caídos-
símbolos de canciones antiguas
bajando lúgubremente
hacía las enormes olas blancas
observadas por nadie
salvo las delicadas aves marinas
y las muchachas ágiles y pálidas,
hijas de Océano.

Y las canciones pasan
del campo verde
que se extiende sobre las olas como una hoja
en las flores del jacinto;
y pasan desde las aguas,
los vientos diversos y la luna mortecina,
y vienen,
volando silenciosamente a través del suave atardecer cimerio,
hasta las silenciosas planicies
que ella guarda para todos nosotros,
que ella forjó para que todos durmiéramos
en los días argénteos del albor de la tierra-
Proserpina, hija de Zeus.

Y nos apartamos de los pechos ciprios,
y nos apartamos de ti,
Febo Apolo,
y nos apartamos de la música de antaño
y de las colinas que amábamos y de los campos,
y nos apartarnos del día abrasador,
y de los labios que eran dulces en demasía;
pues silenciosamente
rozando los campos con pies calzados de rojo,
con túnica púrpura
cauterizando las flores como una llama súbita,
Muerte,
has caído sobre nosotros.

Y de todas las canciones antiguas
que pasan hacia los salones azul-golondrina
junto a los arroyos oscuros de Perséfone,
sólo esto queda:
que nos volvemos hacia ti,
Muerte,
que nos volvemos hacia ti, cantando
una última canción.

Oh Muerte,
tú eres una brisa reparadora
que sopla sobre las flores blancas
trémulas por el rocío;
tú eres un viento que fluye
sobre oscuras leguas de mar solitario;
tú eres el crepúsculo y la fragancia;
tú eres los labios del amor que sonríen lúgubremente;
tú eres la pálida paz de alguien
saciarlo de viejos deseos;
tú eres el silencio de la belleza,
y ya no buscamos la mañana,
ya no anhelamos el sol más,
puesto que con tus manos blancas,
Muerte,
nos coronaste con las pálidas guirnaldas,
las amapolas delgadas y sin color
que sola en tu jardín
suavemente recogiste.

Y silenciosamente,
y con pies lentos acercándonos,
y con cabeza gacha y ojos sin luz,
nos arrodillamos ante ti:
y tú, inclinándote hacia nosotros,
depositas acariciante sobre nosotros
flores de tus manos delgadas y frías,
y, sonriendo como una mujer casta
que conoce el amor en su corazón,
sellas nuestros ojos
y la quietud ilimitable
cae suavemente sobre nosotros.

Richard Aldington   

                                                                      

junio 06, 2017

Nuevo amor, Richard Aldington

 NUEVO AMOR

Tiene nuevas hojas
después las flores muertas
como el pequeño almendro
que el cierzo hirió.

Richard Aldington   
  
Richard Aldington
(Portsea, 1892 - Sury-en-Vaux, 1962) fue un poeta y novelista inglés. Debió abandonar sus estudios por problemas de dinero pero sin dejar de lado la literatura y lalectura, asistiendo a bibliotecas públicas para formarse. En 1912 entabló amistad con Ezra Pound y conoció a la poetisa estadounidense Hilda Doolittle, con quien se casó al año siguiente. Entre 1914 y 1917 marido y mujer contribuyeron a la publicación de Des Imagistes (antología de poesías del movimiento imaginista al cuidado de Pound) y de otras tres antologías, Some imagist Poets, al cuidado de Aldington y Amy Lowell.
Publicó su primer libro de versos, Images 1910-1915, en 1915. Su matrimonio con Hilda Doolittle, su amistad con Pound, su acentuada emotividad y su predilección por una poesía rica en imágenes y metáforas atestiguan, si no su pertenencia formal al grupo de los imaginistas, sí lo que llegó a influirle la atmósfera cultural "modernista" de aquellos años. En 1918 combatió en primera línea en Francia y en Flandes, y en la posguerra inmediata publicó las antologías War and Love (1918) y War Image (1919); ese mismo año trabajó como crítico de textos franceses para el Times Literary Supplement, y se dedicó a traducir entre otras obras Aurélie de G. De Nerval y Candide de Voltaire.
En 1928, angustiado por el clima de posguerra e insatisfecho de su vida en Inglaterra, decidió trasladarse a Francia. Esta huida de su patria será un modo de saborear un clima cultural más libre y abierto, olvidando las desilusiones de la sociedad inglesa que, a su juicio, sólo se interesaba por el provecho económico y el bienestar material. En 1929 apareció Muerte de un héroe (Death of a Hero), obra en la que, con The Colonel's Daughter (1931) y Soft Answers (1932), critica ásperamente la sociedad y el mundo literario británico, lo que le valió el apodo de "Top Grumpy" que le puso la esposa de L. Durrell.
Las novelas y poesías de ese período (A Fool i'the Forest, 1925, Eaten Heart, 1933, The Crystal World, 1937) están cargadas de cinismo y de un angustioso sentimiento de fracaso. A estas primeras novelas siguieron Todos los hombres son enemigos (All Men are Enemies, 1933) y Women Must Work (1934), que muestran su extrema sensibilidad y su gran capacidad descriptiva. En la primera aflora el concepto de "sense of mystery", según el cual todos los hombres, aunque vivan en épocas diferentes, pueden experimentar sensaciones afines en circunstancias análogas.
Tras una breve estancia en Estados Unidos, regresó a Francia en 1947, donde publicó su última antología de versos, All the poems of Richard Aldington (1948). A partir de ese momento se dedicó a escribir biografías: D. H. Lawrence: Portrait of a Genius... but (1950) y Pinorman (1954), esta última acogida con perplejidad y reservas.
Sin embargo, el escándalo estalló con Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia: a Biographical Enquiry, 1955), en la que afirma que el heroísmo y el valor militar de T. E. Lawrence eran mitos sin fundamento, alimentados por el mismo "Príncipe de la Meca" (a quien define como un "impudent mythomaniac"), y que si la sociedad inglesa lo idolatraba era porque se necesitaba un héroe para los años oscuros de su posguerra. Esta afirmación provocó la violenta intervención de la censura; sin embargo, en 1978, el historiador Hugh Trevor-Roper confirmó su reconstrucción de la vida de Lawrence de Arabia. Aldington, poeta, traductor, novelista y biógrafo, calificado a veces de "plumífero", no consiguió la aprobación plena de la crítica hasta la última fase de su vida.

Buscador

Nos Leen