El gato del espejo se sustenta de mi biblioteca personal, de videos filmados por mí en lecturas, actos culturales, presentaciones de libros, recitales, conferencias, encuentros de poetas etc.. Y que comparto públicamente subiéndolos a mi canal de you toube. Como así también de mi archivo fotográfico personal. Todo lo publicado es sin fines de lucro y solo con el fin de difundir. Podes copiar, levantar, usar nuestro material pero solo te pedimos una cosa, por favor, cita la fuente.

Te invitamos a perderte en los laberintos, a reflejarte en los abismos de los espejos, a navegar por la maravillosa tierra del ensueño que es la Poesía. El Gato del Espejo.Este es un espacio para la resistencia, para derrotar el olvido y celebrar siempre la vida. También para ser confabuladores nocturnos, dueños de nuestros sueños y nuestras esperanzas, este es un lugar que se pulsa desde el gesto sincero y hospitalario propio de la amistad que reinventa mágica y misteriosamente al otro y a los otros.El Gato del Espejo dónde puedes a recorrer el camino del lenguaje sencillo, de la imagen sutil y la pasión más sagrada a través de palabras empapadas de magia: POESÍA. LITERATURA. ARTE.“Poemas para compartir y regalar”. Un lugar que tiende a convertirse en un remolino de hojas sueltas que el viento transporta, de lágrimas como cristales musicales.Una colección de carteles, poemas, imágenes, cuentos, palabras, música y fotos involuntariamente cómicas y también una manera de mirar, de detenerse un poco y dejar que lo cotidiano sea atravesado por el asombro.El Gato del Espejo pretende ser un conjunto de frases nómades que emigran de manos en manos, de corazones en corazones, un cuaderno de bitácora como un árbol que brinde sus hojas, para que puedas compartir y regalar en cada texto, la magia, que contiene este puñado de palabras.

Quiero explicar que todos los post que fueron subidos al blog están disponibles a pesar de que no se muestren o se encuentren en la pagina principal. Para buscarlos pueden hacerlo por intermedio de la sección archivo del blog ahi los encuentran por año y meses respectivamente. también por “etiquetas” o "categorías de textos publicados", o bajando por la pagina hasta llegar al último texto que se ve y donde dice Load more posts (Cargar más entradas) dar click ahí y se cargaran un grupo más de entradas. Repetir la operación sucesivamente hasta llegar al primer archivo subido.

Etiquetas

Videos (76) Rafael Horacio López (50) Baldomero Fernández Moreno (43) Osvaldo Guevara (38) Antonio Esteban Agüero (36) Roberto Jorge Santoro (33) Alejandro Nicotra (32) Aldo Luis Novelli (30) Elvio Romero (28) Vicente Aleixandre (28) Hermann Hesse (27) Aldo Pellegrini (26) Jorge Teillier (25) Enrique Lihn (22) Juan L. Ortiz (22) Carlos Castaneda (21) Daniel Conn (21) Gianni Siccardi (21) Vicente Huidobro (21) Horacio Castillo (20) Circe Maia (14) Gloria Fuertes (14) Horacio Preler (14) Leopoldo "Teuco" Castilla (14) Manuel López Ares (14) O. Henry (14) Olga Orozco (14) Poetas Chinos (14) Antonin Artaud (13) Fernando Pessoa (13) Nicanor Parra (13) Anton Chejov (12) Jose Luis Colombini (12) Música (10) Alejandra Pizarnik (9) Ariel Canzani (8) Manuel Mujica Laínez (8) Claudio Suarez (7) César Vallejo (7) Gabriela Bayarri (7) H. P. Lovecraft (7) Isidoro Blaisten (7) Leandro Calle (7) Marcel Schwob (7) Richard Aldington (7) Rodolfo Godino (7) Sam Shepard (7) Spencer Holst (7) Witold Gombrowicz (7) Café Literario Traslasierra (6) Jorge Ariel Madrazo (6) Octavio Paz (6) Revista El Gato del Espejo (6) Théophile Gautier (6) Felipe Angellotti (3) Mario Torres (3) Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento (2) Juan Jacobo Bajarlia (2) Leopoldo Lugones (2) Miguel Ortiz (2) Omar Yubiaceca (Jorge Omar Altamirano) (2) Rubén Darío (2) Adrian Salagre (1) Círculo de Narradores de Traslasierra “ Paso del Leon” (1) Eduardo "Lalo" Argüello (1) Eduardo Fracchia (1) Enrique Banchs (1) Jorge Luis Borges (1) José María Castellano (1) Mario Pacho O Donnell (1) Mùsica (1) Oscar Guiñazú Alvarez (1) Pablo Anadón (1) Pablo Neruda (1) Ricardo Di Mario (1) Ricardo Piglia (1) Roberto Bolaño (1) Rodolfo Alonso (1) Roque Dalton (1) Tomas Barna (1) Victor Saturni (1) Victoria Colombini Lauricella (1)
Mostrando entradas con la etiqueta Rafael Horacio López. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rafael Horacio López. Mostrar todas las entradas

mayo 22, 2017

La muerte del loco, Rafael Horacio López

La muerte del loco

Nadie se entero de su muerte;
nadie noto que una pierna
           estaba sola
y que un perro
andaba distraído.
Nadie notó el vacío
que su cabeza tonta
dejó en los números del pueblo.
Por eso hay una lágrima
que espera en su sal:
porque en cada lágrima caben todas las amarguras.

Y en ese mundo salado no cabemos todos.

Rafael Horacio López

mayo 21, 2017

Tu pena tiene sabor de plato con llovizna y brisa Rafael Horacio López


Tu pena tiene sabor de plato con llovizna y brisa Rafael Horacio López 
Video del Ciclo Literario 2014, Lecturas en Biblioteca Municipal Domingo Faustino Sarmiento, Ramón J. Cárcano 150, Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Jueves 2 de octubre de 2014.

mayo 20, 2017

Brincos, Rafael Horacio López

BRINCOS

Donde se castiga a la palabra
no hay paz:
el verso se detiene.

La poesía camina
por la democracia
mirando la sombra
de los truenos.
A lo lejos
el sol
cabalga 

              en el brinco de una corzuela.

Rafael Horacio Lopez

mayo 19, 2017

Aire de abril, Rafael Horacio López

 Aire de abril

Quién podría pensar
que en el aire de abril
se callaran las campanas.

Transparencia del bronce
en la sed que despierta
al mediodía
en este cinturón
que
        invita
                   al verde.

Detrás del Milac Navira
mi corazón de campana
como
miel
           que cae
en el aire de abril.

Rafael Horacio López

mayo 18, 2017

En ocasiones me siento cansado, Rafael Horacio López


En ocasiones me siento cansado
como una tortuga milenaria
y siento el peso de un
polvillo ojeroso
que se me acumula en mis lentas arrugas
                     
Y camino despacio .
con le rapidez del que se arrastra
buscando una mínima sombra /

Y me siento así, sólo en ocasiones,
como buscando
a un obnubilado viento
que me lleve
hasta la cima
de esta tierra que amo.


Rafael Horacio López

mayo 17, 2017

Video de Rafael Horacio López durante el 2º Encuentro de Poesía Mural, Nono Traslasierra, Córdoba, Argentina, Sábado 28/12/2013

Video de Rafael Horacio López durante el 2º Encuentro de Poesía Mural, Nono Traslasierra, Córdoba, Argentina, Sábado 28 de diciembre de 2013. Leyendo su poema Canto a Nono
Presentación y descubrimiento de tres poesías mural "Arco Iris en las Sierras" de Rita Mizdarahi, "Luz de invierno" de Juan Pablo Ramírez, y Canto a Nono de Rafael Horacio López.

mayo 16, 2017

Qué difícil se hace... Rafael Horacio López

Qué difícil se hace
remontar los promontorios                     
                                  de la amistad
el río amargo de los ojos
o los andenes
con ventiscas del sur.

Mis gestos mas míos lo traducen
lo transforman
lo sugieren

Y dificultosamente camino

como un perro victorioso.

Rafael Horacio López

septiembre 26, 2016

Rafael Horacio López, Café Literario 17/09/2001 coordina Omar Yubiaceca (Jorge Omar Altamirano)

Video del Café Literario del 17 de Septiembre de 2001 coordinado por el poeta y gestor cultural Omar Yubiaceca (Jorge Omar Altamirano) en La vieja Esquina, Avda San Martín y Edison, Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina.

Omar Yubiaceca  (Jorge Omar Altamirano) lee Sobre la poesía de Juan Gelman
Poeta invitado Rafael Horacio López, relata textos suyos, poemas y cuenta vivencias personales

septiembre 25, 2016

Rafael Horacio López lee Tú risa de Pablo Neruda

Rafael Horacio López lee Tú risa de Pablo Neruda.
Video Ciclo Literario 2015, Lecturas en Biblioteca Municipal Domingo Faustino Sarmiento, Ramón J. Cárcano 150, Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Jueves 4 de Junio de 2015.


Tu risa, Pablo Neruda

Quítame el pan, si quieres,
quítame el aire, pero
no me quites tu risa.

No me quites la rosa,
la lanza que desgranas,
el agua que de pronto
estalla en tu alegría,
la repentina ola
de plata que te nace.

Mi lucha es dura y vuelvo
con los ojos cansados
a veces de haber visto
la tierra que no cambia,
pero al entrar tu risa
sube al cielo buscándome
y abre para mi todas
las puertas de la vida.

Amor mío, en la hora
más oscura desgrana
tu risa, y si de pronto
ves que mi sangre mancha
las piedras de la calle,
ríe, porque tu risa
será para mis manos
como una espada fresca.

Junto al mar en otoño,
tu risa debe alzar
su cascada de espuma,
y en primavera, amor,
quiero tu risa como
la flor que yo esperaba,
la flor azul, la rosa
de mi patria sonora.

Ríete de la noche,
del día, de la luna,
ríete de las calles
torcidas de la isla,
ríete de este torpe
muchacho que te quiere,
pero cuando yo abro
los ojos y los cierro,
cuando mis pasos van,
cuando vuelven mis pasos,
niégame el pan, el aire,
la luz, la primavera,
pero tu risa nunca

porque me moriría.

septiembre 24, 2016

5, Rafael Horacio López

5

Los padres son siempre
el barrio
la esquina que tanto frecuentamos
la mano cariñosa
que espanta nuestros miedos,
las agresiones
He estado lejos de ellos
pero cerca de sus aspiraciones duras como un baldío
ellos son responsables de que yo pueda ser feliz
en mis pequeñeces
en los mínimos afectos
Lejos de números vacíos
mirando siempre a las hojas arrugadas
de las viejas parras
que aspiran a descifrar, como yo,
el idioma tan extendido del olvido.

Rafael Horacio López

De tronco Pueblo Viejo (Abril 2014)

septiembre 23, 2016

4, Rafael Horacio López

4

Voy caminando las sombras
de los talas, piquillines.

Un día me fui
Pero volví
como en un sueño largo
Sin embargo
ya nada era igual, todos habían partido
ignorando la leche de los choclos,
las vainas generosas de los algarrobos,
la huella delatora de los pumas.

Voy caminando
Recordando a la dorada luna
que allá en mi infancia
iluminaba mi camino de palabras:
mi vocación de pájaros azul
me acercó a la riqueza de la rima.

Mi madre me miraba y me dejaba hacer.
Mi padre caminaba los cuchillos
de una humilde herencia
y los caminos amargos
de los vinos largos. Y seguí caminando
como un toro "herido, la noche de los algarrobos,
de los quebrachos y piquillines.

Rafael Horacio López

De tronco Pueblo Viejo (Abril 2014)

septiembre 22, 2016

3, Rafael Horacio López

3

La vida es difícil hoy.
En el umbral de aquel pestílente mercado
un niño veía pasar hojas,
las frutas...
La vida es difícil hoy.
Le sonríe a la mujer que vuelve
contando las monedas
con su delantal ya verde
de hojas largas,
el niño le sonríe a la esperanza
desde el umbral de su miseria.
La vida es difícil, hoy,
parece decir
aquel umbral vacío de gorriones
aquel umbral sin oídos

para la mirada de un niño.

Rafael Horacio López
De tronco Pueblo Viejo (Abril 2014)

septiembre 21, 2016

2, Horacio López

2

Me gustaría que alguien dijera de mí
"Fue un hombre de palabra”

De sencillez inhumana quiero mis vestidos,
          pero claro
          es necesario conocer el mar
          para después pintarlo entre las nubes.

Mientras tanto
          seguiré soñando
          en mi casa de humildad severa
aunque lejos
de ser un hombre de palabras.

Rafael Horacio López

De tronco Pueblo Viejo (Abril 2014)

septiembre 20, 2016

I, Rafael Horacio López

1

Amenizando las hojas en verde
con palabras maravillosas
el ángel de la luz organiza el poema del día
              Las transgresiones aquí,
              las transformaciones allá,
o entre ambas
una sonrisa
iluminando
el vacío
que siempre existe
             entre una palabra y otra.


Rafael Horacio López
De tronco Pueblo Viejo (Abril 2014)

julio 18, 2016

Mi memoria y una caminata larga, Rafael Horacio López

Mi memoria y una caminata larga

Robusta, como la garganta
de un trueno
mi memoria trabaja
hurgando en la embriaguez
de los viñedos, del descanso,
cansada de no hacer nada
o de fabricar sueños o de pintar
geranios en el amanecer.
Mi memoria capta:
Sombras

Puños de arena
de una orilla
que no es un desierto
sino una cápsula
de río serrano.

Canto de pájaros
que son como un
concierto nuevo,
que no se quiere
quedar en el delgado
aire del espacio rural,
que rueda y rueda
como una polvareda
en la inmensa gramilla
de mi valle,

el breve llamado
de una soledad
que huele a polvo
de certezas.

Aquí el trueno se detiene,
se desgrana
como un gajo
de memorias viejas,
y siembra semillas
de una humildad confesa
Mi memoria
casi sal en las caminatas
de mis huesos
que lleva palabras
en la sangre.
  
He vivido en un país
liviano.
lejos de los difíciles
inventos de la memoria, de todos,
cerca del árbol completo,
cerca del bosque compartido,
cerca de la selva salvajemente
sencilla como un abrir
y un cerrar de ojos,
como apellidos tan comunes
como mirar un canto
cada mañana
cuando el sol
levanta sus pestañas.
Yo andaba descalzo
y sin apuro
buscando los huesos
que otros dejaron
creciendo al amparo
de las crecientes,
deteniéndome
en el mirador
de las primeras mañanas:
de los últimos alaridos.
  
He sembrado,
he bebido,
elevé mi mirada al cielo
y tengo la potestad
de autorizar mi posición
de árbol inclinado.

He caminado,
la memoria
camina
como una lluvia negra.
Estos pueblos
sostenían,
apenas con un tronco,
la suavidad
del cielo.

Y mis padres
con ellos.

Y yo caminaba
bebiendo la embriaguez
de los días.
Cosas así

me sucedieron.

Rafael Horacio López

julio 17, 2016

Para Lila lo mejor que me sucedió en la vida, Rafael Horacio López

Para Lila lo mejor que me sucedió en la vida

La fuerza del amor
es el milagro.
Por ella abro mi corazón
y ese milagro me presta
su sombra,
el agua,
la mesa,
y palabras
que abren
las murallas
a lo increíble
a lo sencillo,
a lo amarillo
y tierno.

Es el milagro.

Lo sospechaba
cuando pisaba la arena
terminal del río
y trataba de descifrar
su idioma
cuando
las primeras palabras
me abrieron
las murallas
de la ansiedad espinuda
de los libros.

Los dedos
se me volvieron verbos
y aprendí
a conjugar los oficios,
las duras miradas
de los andenes,
el pan de la mesa
orgullosa.
de las privaciones,
de las siestas agudas
como vidrios.
Y me olvidé de crecer
siempre fui niño.

Todo esto
era el milagro.
Porque no todos
avivan las brasas
de la sangre
para mantener
las luces
de las manos curtidas
Trato de buscar
mi eternidad
Y por eso cultivo
virtudes
que enhebro
en los pasos
de una honestidad
octogenaria.

Y como un genio
que duerme
en su botella
espero ver a los
pájaros que un día
se ausentaron
buscando la longitud
de un trueno.

Ya mi camino
es difuso
como difuso
es el frío
de mis huesos.

Las cosas
que me sucedieron
están madurando aún
desde mis raíces.
Suben
hasta el asombro
y forman
como un lago
de cincelados
espejos
donde se miran
las estrellas
y los astros
que me dibujan
palabras
como los barriletes
que aun aspiran
a surcar los cielos
que una vez traduje.
Todo esto
es el milagro
y cosas así suceden
ahora que me siento
a dialogar
con el tiempo.
Trato de descifrar
los mensajes
del día
que me presentaron
sus paredes blancas.

He bebido
en el espejo
redondo
de mis días
y he contado
los nidos
que miraban
mi estatura:
debemos leer
en la eternidad
de las cosas sencillas
y tratar de beber
en las aguas del pueblo
que nos brindan
la saciedad amarilla
de los pobres.
Pido a Dios
que no me falte
el tiempo
cuando llegue
el momento
de mirarte
en la plenitud
de un nido
en mi represa.
Entonces,
habré bebido
el pecado
más dulce

de mi infancia.

Rafael Horacio López

julio 16, 2016

Oda a los pájaros del valle, Rafael Horacio López

Oda a los pájaros del valle

El valle es un nido
largo nido
emplumado
tibio,
aquí nacen
los pájaros
que empluman
los dedos,
las piedras
los árboles.

Todo es color
y trinos,
en la maleza,
en el llano,
en la roca,
en la madera,
en la cumbre,
en el día,
en la noche.
Yo pongo
en estos pájaros
a toda
la garganta americana
porque
por ello
tenemos
la sencillez
del libro,
la oratoria
del gordo diccionario.

En ellos
están todos
los gritos
reprimidos:
el de júbilo
cuando saludan
al desbordante día,
el del miedo
cuando cae
la piedra destructora,
el de la victoria
cuando aplauden
sus alas un regreso,
el de la paz,
cuando se aman
en lo secreto del follaje
o en los ojos silenciosos de la piedra.

En sus voces
se hilvanan
los cantos del universo:
América
canta con el homero,
Europa
en el loro polígloto
África
en el agudo tordo
Oriente
en la monástica paloma.

Es signo de paz
la calandria
novia,
de canto pequeño
el oprimido
jilguero,
y el correo,
si, el correo
de los pobres
el suspendido colibrí
que balancea su mensaje
en la sonriente ventana.
Más armado que ninguno
y soslayado soldado
de la tarde:
el chingolo,
que debate
la familiar galería
con el gorrión extranjero
Serruchan
sus sueños
los hábiles
carpinteros
bebiendo el perfume
de la madera.

Porque el día
es una jaula
llena de pájaros,
un buche largo
con redondos
granos.
Sábana azul
el cielo
con golondrinas,
palomas,
aguiluchos,
que salpican
sus ocios
recortando el silencio.

Y la noche?
es un pájaro oscuro
que no envejece
nunca.
El golpea
los ojos del sueño
con el chistido viejo
de la lechuza,
del alicuco,
del colcón:
ojos de la noche
Americanos pájaros.
He caminado el silencio
de las sendas
buscando
buscando,
buscando
un pájaro nuevo
y allá
a los lejos
un canto redondo
una pata arrugada
o una flauta callada
en la arena.

He llenado
los ojos
la boca .
las manos
el cuerpo
de trinos
y gráciles vuelos
y tengo el alma
con menos pesares,
el sueño:
colmado de niños.

Pájaros del valle,
Americanos pájaros.

Rafael Horacio López
De nombrar las cosas (2009)

Arkenia Ediciones

julio 15, 2016

Mi Secreto, Rafael Horacio López

Mi Secreto

1

Me inclino suavemente
y en el disco del aljibe
confío mi secreto.

El brocal repite hasta el cansancio
su sed de cielo
y no se inclina
copia del álamo su profundidad
y escamotea nubes, hojas
que traen un mensaje de otoño.

2
Te inclinas y revelas tu secreto
como una piedra que habla en la oreja del río

Todo es secreto hasta que te inclinas.

Después es un cauce abierto
hacia otra orilla. Y otra.

Tal vez por eso el sauce besa la arena
y el agua y el niño.

Por eso no revele tu amor
y el tiempo me tira unas monedas.


Rafael Horacio López. De La sed de la Luz 1997

julio 14, 2016

La guitarra descansa,,, Rafael Horacio López

La guitarra descansa
sin almohada -en un piano
esperando la peste de los vinos baratos
en la mano de un ciego con sabor a todo.

Como la guitarra siento cosquillas en el viento
dolor en la mirada
paz en el silencio que cuido.

                                Sólo me falta alcanzar:
                     los colores de una nueva canción
                     y la fe de ese madero

que marcó el comienzo de los días.

Rafael Horacio López

julio 13, 2016

Tiempo sin poemas, Rafael Horacio López

TIEMPO SIN POEMAS

Estoy otra vez entre mis papeles
que siempre adornan la revuelta mesa,
y me siento a escribir con la certeza
de que tarde en mi asombro fueron fieles.
Ellos son mis amigos. Los presiento
como un algo total, definitivo,
que me saben ajeno, sensitivo,
y me esperan sin más. A veces siento
que hubo en mi vida un tiempo sin poemas,
un espacio sin luz, de sombras vagas,
que acuciaron la noche más aciaga
de aquel tiempo sin ley y sin poemas.
Pero hoy estoy aquí. La luz incierta
es un raro reloj que me despierta.


Rafael Horacio López

De Tiempo sin poemas, Ediciones Tierraadentro, Villa Dolores, Traslasierra, córdoba, Argentina (1972)

Buscador

Nos Leen