El gato del espejo se sustenta de mi biblioteca personal, de videos filmados por mí en lecturas, actos culturales, presentaciones de libros, recitales, conferencias, encuentros de poetas etc.. Y que comparto públicamente subiéndolos a mi canal de you toube. Como así también de mi archivo fotográfico personal. Todo lo publicado es sin fines de lucro y solo con el fin de difundir. Podes copiar, levantar, usar nuestro material pero solo te pedimos una cosa, por favor, cita la fuente.

Te invitamos a perderte en los laberintos, a reflejarte en los abismos de los espejos, a navegar por la maravillosa tierra del ensueño que es la Poesía. El Gato del Espejo.Este es un espacio para la resistencia, para derrotar el olvido y celebrar siempre la vida. También para ser confabuladores nocturnos, dueños de nuestros sueños y nuestras esperanzas, este es un lugar que se pulsa desde el gesto sincero y hospitalario propio de la amistad que reinventa mágica y misteriosamente al otro y a los otros.El Gato del Espejo dónde puedes a recorrer el camino del lenguaje sencillo, de la imagen sutil y la pasión más sagrada a través de palabras empapadas de magia: POESÍA. LITERATURA. ARTE.“Poemas para compartir y regalar”. Un lugar que tiende a convertirse en un remolino de hojas sueltas que el viento transporta, de lágrimas como cristales musicales.Una colección de carteles, poemas, imágenes, cuentos, palabras, música y fotos involuntariamente cómicas y también una manera de mirar, de detenerse un poco y dejar que lo cotidiano sea atravesado por el asombro.El Gato del Espejo pretende ser un conjunto de frases nómades que emigran de manos en manos, de corazones en corazones, un cuaderno de bitácora como un árbol que brinde sus hojas, para que puedas compartir y regalar en cada texto, la magia, que contiene este puñado de palabras.

julio 17, 2016

Para Lila lo mejor que me sucedió en la vida, Rafael Horacio López

Para Lila lo mejor que me sucedió en la vida

La fuerza del amor
es el milagro.
Por ella abro mi corazón
y ese milagro me presta
su sombra,
el agua,
la mesa,
y palabras
que abren
las murallas
a lo increíble
a lo sencillo,
a lo amarillo
y tierno.

Es el milagro.

Lo sospechaba
cuando pisaba la arena
terminal del río
y trataba de descifrar
su idioma
cuando
las primeras palabras
me abrieron
las murallas
de la ansiedad espinuda
de los libros.

Los dedos
se me volvieron verbos
y aprendí
a conjugar los oficios,
las duras miradas
de los andenes,
el pan de la mesa
orgullosa.
de las privaciones,
de las siestas agudas
como vidrios.
Y me olvidé de crecer
siempre fui niño.

Todo esto
era el milagro.
Porque no todos
avivan las brasas
de la sangre
para mantener
las luces
de las manos curtidas
Trato de buscar
mi eternidad
Y por eso cultivo
virtudes
que enhebro
en los pasos
de una honestidad
octogenaria.

Y como un genio
que duerme
en su botella
espero ver a los
pájaros que un día
se ausentaron
buscando la longitud
de un trueno.

Ya mi camino
es difuso
como difuso
es el frío
de mis huesos.

Las cosas
que me sucedieron
están madurando aún
desde mis raíces.
Suben
hasta el asombro
y forman
como un lago
de cincelados
espejos
donde se miran
las estrellas
y los astros
que me dibujan
palabras
como los barriletes
que aun aspiran
a surcar los cielos
que una vez traduje.
Todo esto
es el milagro
y cosas así suceden
ahora que me siento
a dialogar
con el tiempo.
Trato de descifrar
los mensajes
del día
que me presentaron
sus paredes blancas.

He bebido
en el espejo
redondo
de mis días
y he contado
los nidos
que miraban
mi estatura:
debemos leer
en la eternidad
de las cosas sencillas
y tratar de beber
en las aguas del pueblo
que nos brindan
la saciedad amarilla
de los pobres.
Pido a Dios
que no me falte
el tiempo
cuando llegue
el momento
de mirarte
en la plenitud
de un nido
en mi represa.
Entonces,
habré bebido
el pecado
más dulce

de mi infancia.

Rafael Horacio López

No hay comentarios:

Publicar un comentario