El gato del espejo se sustenta de mi biblioteca personal, de videos filmados por mí en lecturas, actos culturales, presentaciones de libros, recitales, conferencias, encuentros de poetas etc.. Y que comparto públicamente subiéndolos a mi canal de you toube. Como así también de mi archivo fotográfico personal. Todo lo publicado es sin fines de lucro y solo con el fin de difundir. Podes copiar, levantar, usar nuestro material pero solo te pedimos una cosa, por favor, cita la fuente.

Te invitamos a perderte en los laberintos, a reflejarte en los abismos de los espejos, a navegar por la maravillosa tierra del ensueño que es la Poesía. El Gato del Espejo.Este es un espacio para la resistencia, para derrotar el olvido y celebrar siempre la vida. También para ser confabuladores nocturnos, dueños de nuestros sueños y nuestras esperanzas, este es un lugar que se pulsa desde el gesto sincero y hospitalario propio de la amistad que reinventa mágica y misteriosamente al otro y a los otros.El Gato del Espejo dónde puedes a recorrer el camino del lenguaje sencillo, de la imagen sutil y la pasión más sagrada a través de palabras empapadas de magia: POESÍA. LITERATURA. ARTE.“Poemas para compartir y regalar”. Un lugar que tiende a convertirse en un remolino de hojas sueltas que el viento transporta, de lágrimas como cristales musicales.Una colección de carteles, poemas, imágenes, cuentos, palabras, música y fotos involuntariamente cómicas y también una manera de mirar, de detenerse un poco y dejar que lo cotidiano sea atravesado por el asombro.El Gato del Espejo pretende ser un conjunto de frases nómades que emigran de manos en manos, de corazones en corazones, un cuaderno de bitácora como un árbol que brinde sus hojas, para que puedas compartir y regalar en cada texto, la magia, que contiene este puñado de palabras.

Quiero explicar que todos los post que fueron subidos al blog están disponibles a pesar de que no se muestren o se encuentren en la pagina principal. Para buscarlos pueden hacerlo por intermedio de la sección archivo del blog ahi los encuentran por año y meses respectivamente. también por “etiquetas” o "categorías de textos publicados", o bajando por la pagina hasta llegar al último texto que se ve y a la derecha donde dice ENTRADAS ANTIGUAS (Cargar más entradas) dar click ahí y se cargaran un grupo más de entradas. Repetir la operación sucesivamente hasta llegar al primer archivo subido.

julio 31, 2016

El fútbol, Roberto Jorge Santoro

El fútbol

bailarín
con un pie mareador
silbador
quien lo ve
toca de a poco
en caricia
le pone al cuerpo ballet
levanta el balón
lo empuja
si lo resbala
lo mima con una gana
lo enrolla con otro pie
le da una vuelta
en el aire
de taco que ni se ve
la vuelve
le cae al pecho
que para
cae
resbala
su pierna de forma rara
la hace morir en el pie
que la pisa
si dormida por el suelo
la toca
y levanta vuelo
la pelota y el ballet
que en avance
con un pique
le dice que se le achique
la guarda
que en el zapato
del otro que ni la ven

Nunca dije
mi lágrima fue grande
sufrí
no me quisieron
se da vuelta
y no la tiene
está saltando en el aire
le dice con la cabeza
que va al otro
que la deja
que la espera en otro pie


Roberto Jorge Santoro

julio 30, 2016

Nunca dije, Roberto Jorge Santoro

Nunca dije
mi lágrima fue grande
sufrí
no me quisieron

Cada uno conoce su dolor
y sabe de qué manera hablarle a la desgracia

Roberto Jorge Santoro

de Las cosas claras (1973)

julio 29, 2016

Mi voz está en su sitio, Roberto Jorge Santoro

Mi voz está en su sitio
el corazón sabe algo más porque me duele

Por eso digo:
terrible oficio
es repartir equivocadamente los abrazos '
y que el alma viva entre perros hambrientos

Roberto Jorge Santoro

de Las cosas claras (1973)

julio 28, 2016

Canto a la tristeza, Roberto Jorge Santoro

Canto a la tristeza

ella puso la guirnalda
bandera colorinche del remate
o empezó todo alquilando mi alegría
golpeó
vino a la puerta
como quien trae la flor de baudelaire a domicilio
pero yo estaba apoyando el descanso de la tarde
en la misma geometría del potrero

empezó a sacarle punta a la palabra
me presentó su muleta metafísica
me quiso convencer como a un primer ministro
como al secretario general de los pañuelos
me mostró su larga galería
su casamiento con el rey de la baraja
me habló en francés para olvidarme un rato
y yo tenía en la cabeza
un gorrión medio anarco y futbolista
una honda mañanera
que rompía el espejo de la muerte
pero estaba cansado del partido
de correr a la vida por el medio campo
y justo en el momento que saludo
que dejo de mirarle las ojeras
su enagua
su tercera mano
se pone en mi palabra corno un perro
me agarra las costillas
revolea el esternón
hace su banco
y se sienta
y ladra en mí cuando ella quiere

luego emplea un tambor en mi ropero
dispara su flecha y me despeina
ensaya un golpe de puño
me clausura con su llave la sonrisa
entonces mi corazón baja al subsuelo
le quita los zapatos a la vida
la pinta de vergüenza
le ensucia la pared que mira al hombre
y me enseña a darle al tiempo el código del vino

todo fue pareciéndose a la muerte
a la rueda del viento
y su cadena

yo no encontraba la exacta golondrina
la cuerda para ahorcarla a mi ventana
hasta que un día
cansado de hablarle a mis bolsillos
de llenarlos de plazas y poemas '
me puse un cascabel en cada brazo
un armonio sonador
juglar en fiesta
y salí a cantar
a enredar besos de muchachas y polleras

ella estaba durmiendo en mi garganta
y la maté con un golpe de alegría
abrí de par en par todas las puertas
me eché a volar por las barandas
puse mi boca en la herida del mundo
di vuelta mi cuerpo como un guante
fui poeta
y el corazón se vistió otro vez con mi camisa

y nunca dije nada de su caja
su horóscopo
su hoguera
pero si dios se acerca cuando yo estoy triste
lo amargo para el resto de su vida


Roberto Jorge Santoro

de cuatro canciones y un vuelo (1973)

julio 27, 2016

Verbo irregular, Roberto Jorge Santoro

Verbo irregular

yo amo
tú escribes
él sueña
nosotros vivimos
vosotros cantáis
ellos matan.

Roberto Jorge Santoro
del periódico Alberdi

(Edición Nro. 2643, 16 de febrero de 1974)

julio 26, 2016

IX, Roberto Jorge Santoro

IX

los generales con los testículos plastificados
y los empleados copulando adentro de un cesto de papeles
y la gente que llora cuando se muere un arzobispo
y las mujeres desnudas arriba de los colectivos
y los estudiantes sietemesinos
y los políticos con diarreas de verano
y los funcionarios que no tienen calzoncillos
y los economistas fabricantes de inodoros
y los leprosos amantes de los secretarios
y los burócratas con derrames infecciosos
y los futbolistas atropellando con sus coches a los jubilados
y los presidentes comprando materia fecal en los remates

esto han hecho de ti

por eso yo arrojo mis pedradas

Roberto Jorge Santoro

julio 25, 2016

IV, Roberto Jorge Santoro


IV

mi patria está viva cuando escribo
se sale por el lápiz
invade mi camisa
muchacha
inventemos el amor con lo que queda
es necesario buscar
no perder tiempo

mi patria tiene forma de poema
hay que llevarla crucificada al hueso
ayudarla a salir
amarla y desamarla

entonces algo pasa
se cortó el hilo de repente
mi patria es joven como yo

tiene sus dudas

Roberto Jorge Santoro

julio 24, 2016

V, Roberto Jorge Santoro

V

he visto en el subterráneo cómo una mujer tiraba un feto
por la ventanilla
el guardia entonces obligó a todo el mundo a que fumara
los chicos menores de siete años se dieron el gusto de
convidar
los últimos king size que tenían

el subterráneo por supuesto no paró en ninguna estación
se organizó un baile en medio del túnel
y después de varios días tuvo que intervenir el ministro
del interior
pero el ministro abandonó a su esposa en el primer
molinete y se enamoró
de un ciego hermano de un diariero muy educado que
eructaba con la boca cerrada

después de la crisis
se vendieron los peines a menor precio
y se creó un curso gratis para aprender a manejar
bañaderas


Roberto Jorge Santoro
De Uno más unos humanidad Publicado por DEAD WEIGHT en 1972
El libro original se terminó de imprimir el día 31 de julio de 1972 en IMPRENTA DE LOS BUENOS AYRES SA -Rondeau 3274-Buenos Aires-Argentina
              

De Obra poética completa 1959-1977 Roberto Jorge Santoro, Ediciones r r

julio 23, 2016

IV, Roberto Jorge Santoro

IV

con diploma de hiena
pasa un juntacadaveres
atrás de su desfile

no rompa más
en nombre de occidente

respira traiciones
su pulmón enano
y hay una rosa marchita
en el pecho del día

Roberto Jorge Santoro
De Poesía en general (1973) de Obra poética completa 1959-1977 Roberto Jorge Santoro, Ediciones r r

La edición de Poesía en general se encontraba recubierta por una faja con un texto que hacia referencia a un error de imprenta por el cual las tapas salieron invertidas ( y es una muestra, a su vez, del sentido del humor de Roberto Santoro). He aquí reproducido el mismo:

Errose

El maleficio militar
al imprentero hizo equivocar

Amigo lector comprenda
del error ninguno escapa
en este libro-carpeta
se dieron vuela las tapas

 El Autor


Roberto Jorge Santoro

Nació en Buenos Aires el 17 de abril de 1939. Fue pintor de brocha gorda, puestero en un mercadito, preceptor en una escuela industrial, tipógrafo, vendedor ambulante, periodista y poeta. Un verdadero buscavidas. Él mismo solía presentarse así: “Sangre grupo A, factor RH negativo, 34 años (en 1973), 12 horas diarias a la búsqueda castradora, inhumana, del sueldo que no alcanza. Dos empleos. Escritor surrealista, es decir, realista del sur. Vivo en una pieza. Hijo de obreros. Tengo conciencia de clase. Rechazo ser travesti del sistema, esa podrida máquina social que hace que un hombre deje de ser un hombre, obligándolo a tener un despertador en el culo, una boleta de Prode en la cabeza y un candado en la boca”. (Reportaje concedido a la revista Rescate en octubre de 1973).
A su compromiso y su denuncia se debe parte de su desaparición
Roberto Jorge Santoro fue secuestrado por elementos del terrorismo de Estado el 1° de junio de 1977, quienes se lo llevaron ilegalmente de su lugar de trabajo: la Escuela Nacional de Educación Técnica N° 25 Teniente Primero de Artillería Fray Luis Beltrán, en la calle Saavedra del barrio de Once, donde el poeta prestaba servicio de preceptor con el cargo de subjefe. Hasta hoy se encuentra desaparecido. Una plaza de Buenos Aires, en Avenida Forest y Teodoro García, lleva su nombre.

julio 22, 2016

III, Roberto Jorge Santoro

III

el hijo del poeta surrealista
remontó clandestinamente un barrilete
viendo a un albañil leer a kant en el tranvía

y cuando vi que el padre del ministro se transformaba
en iguana
recuerdo que se organizó un campeonato de ajedrez en
una villa miseria

así empezaron las cosas
fue cuando las gallinas todavía empollaban huevos

ahora
a los almaceneros se les ocurrió estudiar taquigrafía y
bailes clásicos
no creo que aguantemos mucho tiempo

Roberto Jorge Santoro
De Uno más unos humanidad Publicado por DEAD WEIGHT en 1972
El libro original se terminó de imprimir el día 31 de julio de 1972 en IMPRENTA DE LOS BUENOS AYRES SA -Rondeau 3274-Buenos Aires-Argentina

De Obra poética completa 1959-1977 Roberto Jorge Santoro, Ediciones r r


julio 19, 2016

II, Roberto Jorge Santoro

II

mañana un general con viruela boba habrá de acuartelar
a mil conscriptos
porque una mosca le ensució el tintero de la guerra del
paraguay
y su esposa tendrá un hijo con un coronel

un forzudo canta un jingler
y en el décimo piso del ministerio dos empleados juegan
a la generala
mientras una mujer les muestra la bombacha a dos
cadetes

parece que van a tapizar el sillón de la presidencia
y está en estudio clausurar la poesía
¿qué hace el tanque ése parado en la puerta de mi casa?


Roberto Jorge Santoro
De Uno más unos humanidad Publicado por DEAD WEIGHT en 1972
El libro original se terminó de imprimir el día 31 de julio de 1972 en IMPRENTA DE LOS BUENOS AYRES SA -Rondeau 3274-Buenos Aires-Argentina


De Obra poética completa 1959-1977 Roberto Jorge Santoro, Ediciones r r

julio 18, 2016

Mi memoria y una caminata larga, Rafael Horacio López

Mi memoria y una caminata larga

Robusta, como la garganta
de un trueno
mi memoria trabaja
hurgando en la embriaguez
de los viñedos, del descanso,
cansada de no hacer nada
o de fabricar sueños o de pintar
geranios en el amanecer.
Mi memoria capta:
Sombras

Puños de arena
de una orilla
que no es un desierto
sino una cápsula
de río serrano.

Canto de pájaros
que son como un
concierto nuevo,
que no se quiere
quedar en el delgado
aire del espacio rural,
que rueda y rueda
como una polvareda
en la inmensa gramilla
de mi valle,

el breve llamado
de una soledad
que huele a polvo
de certezas.

Aquí el trueno se detiene,
se desgrana
como un gajo
de memorias viejas,
y siembra semillas
de una humildad confesa
Mi memoria
casi sal en las caminatas
de mis huesos
que lleva palabras
en la sangre.
  
He vivido en un país
liviano.
lejos de los difíciles
inventos de la memoria, de todos,
cerca del árbol completo,
cerca del bosque compartido,
cerca de la selva salvajemente
sencilla como un abrir
y un cerrar de ojos,
como apellidos tan comunes
como mirar un canto
cada mañana
cuando el sol
levanta sus pestañas.
Yo andaba descalzo
y sin apuro
buscando los huesos
que otros dejaron
creciendo al amparo
de las crecientes,
deteniéndome
en el mirador
de las primeras mañanas:
de los últimos alaridos.
  
He sembrado,
he bebido,
elevé mi mirada al cielo
y tengo la potestad
de autorizar mi posición
de árbol inclinado.

He caminado,
la memoria
camina
como una lluvia negra.
Estos pueblos
sostenían,
apenas con un tronco,
la suavidad
del cielo.

Y mis padres
con ellos.

Y yo caminaba
bebiendo la embriaguez
de los días.
Cosas así

me sucedieron.

Rafael Horacio López

julio 17, 2016

Para Lila lo mejor que me sucedió en la vida, Rafael Horacio López

Para Lila lo mejor que me sucedió en la vida

La fuerza del amor
es el milagro.
Por ella abro mi corazón
y ese milagro me presta
su sombra,
el agua,
la mesa,
y palabras
que abren
las murallas
a lo increíble
a lo sencillo,
a lo amarillo
y tierno.

Es el milagro.

Lo sospechaba
cuando pisaba la arena
terminal del río
y trataba de descifrar
su idioma
cuando
las primeras palabras
me abrieron
las murallas
de la ansiedad espinuda
de los libros.

Los dedos
se me volvieron verbos
y aprendí
a conjugar los oficios,
las duras miradas
de los andenes,
el pan de la mesa
orgullosa.
de las privaciones,
de las siestas agudas
como vidrios.
Y me olvidé de crecer
siempre fui niño.

Todo esto
era el milagro.
Porque no todos
avivan las brasas
de la sangre
para mantener
las luces
de las manos curtidas
Trato de buscar
mi eternidad
Y por eso cultivo
virtudes
que enhebro
en los pasos
de una honestidad
octogenaria.

Y como un genio
que duerme
en su botella
espero ver a los
pájaros que un día
se ausentaron
buscando la longitud
de un trueno.

Ya mi camino
es difuso
como difuso
es el frío
de mis huesos.

Las cosas
que me sucedieron
están madurando aún
desde mis raíces.
Suben
hasta el asombro
y forman
como un lago
de cincelados
espejos
donde se miran
las estrellas
y los astros
que me dibujan
palabras
como los barriletes
que aun aspiran
a surcar los cielos
que una vez traduje.
Todo esto
es el milagro
y cosas así suceden
ahora que me siento
a dialogar
con el tiempo.
Trato de descifrar
los mensajes
del día
que me presentaron
sus paredes blancas.

He bebido
en el espejo
redondo
de mis días
y he contado
los nidos
que miraban
mi estatura:
debemos leer
en la eternidad
de las cosas sencillas
y tratar de beber
en las aguas del pueblo
que nos brindan
la saciedad amarilla
de los pobres.
Pido a Dios
que no me falte
el tiempo
cuando llegue
el momento
de mirarte
en la plenitud
de un nido
en mi represa.
Entonces,
habré bebido
el pecado
más dulce

de mi infancia.

Rafael Horacio López

julio 16, 2016

Oda a los pájaros del valle, Rafael Horacio López

Oda a los pájaros del valle

El valle es un nido
largo nido
emplumado
tibio,
aquí nacen
los pájaros
que empluman
los dedos,
las piedras
los árboles.

Todo es color
y trinos,
en la maleza,
en el llano,
en la roca,
en la madera,
en la cumbre,
en el día,
en la noche.
Yo pongo
en estos pájaros
a toda
la garganta americana
porque
por ello
tenemos
la sencillez
del libro,
la oratoria
del gordo diccionario.

En ellos
están todos
los gritos
reprimidos:
el de júbilo
cuando saludan
al desbordante día,
el del miedo
cuando cae
la piedra destructora,
el de la victoria
cuando aplauden
sus alas un regreso,
el de la paz,
cuando se aman
en lo secreto del follaje
o en los ojos silenciosos de la piedra.

En sus voces
se hilvanan
los cantos del universo:
América
canta con el homero,
Europa
en el loro polígloto
África
en el agudo tordo
Oriente
en la monástica paloma.

Es signo de paz
la calandria
novia,
de canto pequeño
el oprimido
jilguero,
y el correo,
si, el correo
de los pobres
el suspendido colibrí
que balancea su mensaje
en la sonriente ventana.
Más armado que ninguno
y soslayado soldado
de la tarde:
el chingolo,
que debate
la familiar galería
con el gorrión extranjero
Serruchan
sus sueños
los hábiles
carpinteros
bebiendo el perfume
de la madera.

Porque el día
es una jaula
llena de pájaros,
un buche largo
con redondos
granos.
Sábana azul
el cielo
con golondrinas,
palomas,
aguiluchos,
que salpican
sus ocios
recortando el silencio.

Y la noche?
es un pájaro oscuro
que no envejece
nunca.
El golpea
los ojos del sueño
con el chistido viejo
de la lechuza,
del alicuco,
del colcón:
ojos de la noche
Americanos pájaros.
He caminado el silencio
de las sendas
buscando
buscando,
buscando
un pájaro nuevo
y allá
a los lejos
un canto redondo
una pata arrugada
o una flauta callada
en la arena.

He llenado
los ojos
la boca .
las manos
el cuerpo
de trinos
y gráciles vuelos
y tengo el alma
con menos pesares,
el sueño:
colmado de niños.

Pájaros del valle,
Americanos pájaros.

Rafael Horacio López
De nombrar las cosas (2009)

Arkenia Ediciones

julio 15, 2016

Mi Secreto, Rafael Horacio López

Mi Secreto

1

Me inclino suavemente
y en el disco del aljibe
confío mi secreto.

El brocal repite hasta el cansancio
su sed de cielo
y no se inclina
copia del álamo su profundidad
y escamotea nubes, hojas
que traen un mensaje de otoño.

2
Te inclinas y revelas tu secreto
como una piedra que habla en la oreja del río

Todo es secreto hasta que te inclinas.

Después es un cauce abierto
hacia otra orilla. Y otra.

Tal vez por eso el sauce besa la arena
y el agua y el niño.

Por eso no revele tu amor
y el tiempo me tira unas monedas.


Rafael Horacio López. De La sed de la Luz 1997

julio 14, 2016

La guitarra descansa,,, Rafael Horacio López

La guitarra descansa
sin almohada -en un piano
esperando la peste de los vinos baratos
en la mano de un ciego con sabor a todo.

Como la guitarra siento cosquillas en el viento
dolor en la mirada
paz en el silencio que cuido.

                                Sólo me falta alcanzar:
                     los colores de una nueva canción
                     y la fe de ese madero

que marcó el comienzo de los días.

Rafael Horacio López

julio 13, 2016

Tiempo sin poemas, Rafael Horacio López

TIEMPO SIN POEMAS

Estoy otra vez entre mis papeles
que siempre adornan la revuelta mesa,
y me siento a escribir con la certeza
de que tarde en mi asombro fueron fieles.
Ellos son mis amigos. Los presiento
como un algo total, definitivo,
que me saben ajeno, sensitivo,
y me esperan sin más. A veces siento
que hubo en mi vida un tiempo sin poemas,
un espacio sin luz, de sombras vagas,
que acuciaron la noche más aciaga
de aquel tiempo sin ley y sin poemas.
Pero hoy estoy aquí. La luz incierta
es un raro reloj que me despierta.


Rafael Horacio López

De Tiempo sin poemas, Ediciones Tierraadentro, Villa Dolores, Traslasierra, córdoba, Argentina (1972)

julio 12, 2016

Charla sobre poesía, docencia y creación literaria, Rafael Horacio López y Jose Luis Colombini



Video de la Charla sobre poesía, docencia y creación literaria a cargo de Rafael Horacio López y Jose Luis Colombini con alumnos de 4° año del profesorado de Historia del Instituto Superior, Dr Carlos María Carena de Mina Clavero, Traslasierra Córdoba. Docente del seminario El arte y su contexto LIc Ricardo Di Mario.
Lunes 2 de Mayo de 2016
Presentación a cargo Ricardo Di Mario
Jose Luis Colombini lee EL desierto de Jorge Luis Borges, La Bella del Libano de Gianni Siccardi.
Rafael Horacio López habla sobre la poesía.
Jose Luis Colombini lee sus poemas Dora y Susurrando silencios
Alumnos leen sus creaciones

Ricardo Di Mario lee su poema Fantasmas

julio 11, 2016

Muchacha Florentina, Enrique Lihn

MUCHACHA FLORENTINA

El extranjero trae a las ciudades
el cansado recuerdo de sus libros de estampas,
ese mundo inconcluso que veía girar,
mitad en sueños, por el ojo mismo
de la prohibición—y en la pieza vacía
parpadeaba el recuerdo de otra infancia
trágicamente desaparecida—.
Y es como si esta muchacha florentina
siempre hubiera preferido ignorarlo
abstraída en su belleza Alto Renacimiento,
camino de Sandro Boticelli,
las alas en el bolso para la Anunciación, y un gesto
de sembrar luces equidistantes
en las colinas de la alegoría
inabordables.

Enrique Lihn


julio 10, 2016

La desaparición de este lucero... Enrique Lihn

La desaparición de este lucero
lo puso ferozmente en evidencia
no era Venus, la estrella vespertina
no era Venus, la estrella matutina
Era una lucecilla intermitente
no nacida del cielo ni del mar
y yo era sólo un náufrago en la tierra

No era siquiera una mujer fatal
bella, si, pero espuma del oleaje
un simulacro de la Diosa ausente

Ni de pie sobre el mar: en la bañera
ni espuma: algo de carne, algo de hueso
un pajarillo, y eso, de mujer
dócil al aire pero desalado
y desolado, pues volar podía
tan sólo cuando el viento lo soplaba
ni tuvo el mar por mítico escenario
En la ciudad más fea de la tierra
se hizo humo a la hora de los quiubos
Era fulana, y eso, simplemente
y yo, el imbécil que escribió este libro.

Enrique Lihn

De Al bello aparecer de este lucero (1983)

julio 09, 2016

Cámara de tortura, Enrique Lihn

 CÁMARA DE TORTURA

Su ayuda es mi sueldo
Su sueldo es la cuadratura de mí círculo,
que saco con los dedos para mantener su agilidad
Su calculadora es mi mano a la que le falta un dedo con el que me prevengo de los errores de cálculo
Su limosna es el capital con que me pongo cuando se la pido

Su aparición en el Paseo Ahumada es mi estreno en sociedad
Su sociedad es secreta en lo que toca a mi tribu
Su seguridad personal es mi falta de decisión
Su pañuelo en el bolsillo es mi bandera blanca
Su corbata es mi nudo gordiano
Su terno de Falabella es mi telón de fondo
Su zapato derecho es mi zapato izquierdo doce años después
La línea de su pantalón es el límite que yo no podría franquear aunque me disfrazara de usted después de empelotarlo a la fuerza
Su ascensión por la escalinata del Banco de Chile es mi sueño de Jacob por el que baja un án gel rubio y de alas pintadas a pagar, cuerpo a cuerpo, todas mis deudas
Su chequera es mi saco de papeles cuando me pego una volada
Su firma es mi entretención de analfabeto
Su dos más dos son cuatro es mi dos menos dos
Su ir y venir es mi laberinto en que yo rumiante me pierdo perseguido por una mosca
Su oficina es el entretelón en que se puede condenar a muerte mi nombre y su traspaso a otro cadáver que lo lleve en un país amigo
Su consultorio es mi cámara de tortura
Su cámara de tortura es el único hotel en que puedo ser recibido a cualquier hora sin previo aviso de su parte
Su orden es mi canto
Su lapicera eléctrica es lo que hace de mí un autor copioso un maldito iluminado o el cojonudo que muere pollo, según quien sea yo en ese momento
Su mala leche es mi sangre
Su patada en el culo es mi ascensión a los cielos que son lo que son y no lo que Dios quiere
Su tranquilidad es mi muerte por la espalda
Su libertad es mi perpétua
Su paz es la mía siempre y cuando yo goce de ella eternamente y usted de por vida
Su vida real es el fin de mi imaginación cuando me pego una volada
Su mujer es en tal caso mi gatita despanzurrada
Su mondadientes es ahora mi tenedor
Su tenedor es mi cuchara
Su cuchillo es mi tentación de degollarlo cuando me mamo un cogollo
Su policial es el guardián de mi impropiedad
Su ovejero es mi degollador a la puerta de su casa como si yo no fuera una maldita oveja extraviada
Su metralleta es mi novia con la que tiro en sueños
Su casco es el molde en el que vaciaron la cabeza de mi hijo cuando nazca
Su retreta es mi marcha nupcial
Su basural es mi panteón mientras no se lleven los cadáveres.

Enrique Lihn


Etiquetas

Videos (79) Rafael Horacio López (57) Baldomero Fernández Moreno (43) Osvaldo Guevara (38) Antonio Esteban Agüero (36) Roberto Jorge Santoro (33) Alejandro Nicotra (32) Aldo Luis Novelli (30) Elvio Romero (28) Vicente Aleixandre (28) Hermann Hesse (27) Aldo Pellegrini (26) Jorge Teillier (25) Enrique Lihn (22) Juan L. Ortiz (22) Carlos Castaneda (21) Daniel Conn (21) Gianni Siccardi (21) Olga Orozco (21) Vicente Huidobro (21) Horacio Castillo (20) Anton Chejov (14) Circe Maia (14) Claudio Suarez (14) Gloria Fuertes (14) Horacio Preler (14) Leopoldo "Teuco" Castilla (14) Manuel López Ares (14) O. Henry (14) Poetas Chinos (14) Antonin Artaud (13) Fernando Pessoa (13) Nicanor Parra (13) Jose Luis Colombini (12) Música (11) Alejandra Pizarnik (10) Théophile Gautier (9) Ariel Canzani (8) Manuel Mujica Laínez (8) César Vallejo (7) Gabriela Bayarri (7) H. P. Lovecraft (7) Isidoro Blaisten (7) Leandro Calle (7) Marcel Schwob (7) Marco Denevi (7) Richard Aldington (7) Rodolfo Godino (7) Sam Shepard (7) Spencer Holst (7) Witold Gombrowicz (7) Café Literario Traslasierra (6) Jorge Ariel Madrazo (6) Octavio Paz (6) Revista El Gato del Espejo (6) Felipe Angellotti (3) Mario Torres (3) Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento (2) Juan Jacobo Bajarlia (2) Leopoldo Lugones (2) Miguel Ortiz (2) Omar Yubiaceca (Jorge Omar Altamirano) (2) Rubén Darío (2) Adrian Salagre (1) Círculo de Narradores de Traslasierra “ Paso del Leon” (1) Eduardo "Lalo" Argüello (1) Eduardo Fracchia (1) Enrique Banchs (1) Jorge Luis Borges (1) José María Castellano (1) Mario Pacho O Donnell (1) Oscar Guiñazú Alvarez (1) Pablo Anadón (1) Pablo Neruda (1) Ricardo Di Mario (1) Ricardo Piglia (1) Roberto Bolaño (1) Rodolfo Alonso (1) Roque Dalton (1) Tomas Barna (1) Victor Saturni (1) Victoria Colombini Lauricella (1)

Buscador

Nos Leen