El gato del espejo se sustenta de mi biblioteca personal, de videos filmados por mí en lecturas, actos culturales, presentaciones de libros, recitales, conferencias, encuentros de poetas etc.. Y que comparto públicamente subiéndolos a mi canal de you toube. Como así también de mi archivo fotográfico personal. Todo lo publicado es sin fines de lucro y solo con el fin de difundir. Podes copiar, levantar, usar nuestro material pero solo te pedimos una cosa, por favor, cita la fuente.

Te invitamos a perderte en los laberintos, a reflejarte en los abismos de los espejos, a navegar por la maravillosa tierra del ensueño que es la Poesía. El Gato del Espejo.Este es un espacio para la resistencia, para derrotar el olvido y celebrar siempre la vida. También para ser confabuladores nocturnos, dueños de nuestros sueños y nuestras esperanzas, este es un lugar que se pulsa desde el gesto sincero y hospitalario propio de la amistad que reinventa mágica y misteriosamente al otro y a los otros.El Gato del Espejo dónde puedes a recorrer el camino del lenguaje sencillo, de la imagen sutil y la pasión más sagrada a través de palabras empapadas de magia: POESÍA. LITERATURA. ARTE.“Poemas para compartir y regalar”. Un lugar que tiende a convertirse en un remolino de hojas sueltas que el viento transporta, de lágrimas como cristales musicales.Una colección de carteles, poemas, imágenes, cuentos, palabras, música y fotos involuntariamente cómicas y también una manera de mirar, de detenerse un poco y dejar que lo cotidiano sea atravesado por el asombro.El Gato del Espejo pretende ser un conjunto de frases nómades que emigran de manos en manos, de corazones en corazones, un cuaderno de bitácora como un árbol que brinde sus hojas, para que puedas compartir y regalar en cada texto, la magia, que contiene este puñado de palabras.

Quiero explicar que todos los post que fueron subidos al blog están disponibles a pesar de que no se muestren o se encuentren en la pagina principal. Para buscarlos pueden hacerlo por intermedio de la sección archivo del blog ahi los encuentran por año y meses respectivamente. también por “etiquetas” o "categorías de textos publicados", o bajando por la pagina hasta llegar al último texto que se ve y a la derecha donde dice ENTRADAS ANTIGUAS (Cargar más entradas) dar click ahí y se cargaran un grupo más de entradas. Repetir la operación sucesivamente hasta llegar al primer archivo subido.

octubre 30, 2015

Toda, Daniel Conn

Toda

Aún flotando desde la habitación al comedor
el piloto del calefón flama, como lo hizo toda la noche
Veo el vino a medio servir, el desayuno a medio levantar
Pongo las manos en mi pelo
donde antes estuvieran las tuyas.
Aparece tu cara tan cerca de la mía
y el recuerdo de mirarte
me deja observando por la ventana,
buscando una palabra que no encuentro.
Eres toda tú, pelo, nariz, ojos negros, senos, caderas, hombros y manos…muslos.
Mientras sigo enumerándote y echando a perder este poema,
caigo que al desmenuzarte divido tus características entre comas
y pierdo irremediablemente esa mirada que nos convoca.
Las palabras vuelven a enmudecer
Se hacen tan pequeñas y tú tan grande
Tan precisas frente a la generalidad toda
Me pongo de pie y cierro la ventana que abriste
porque el frio de la tarde ha empezado a entrar en esta casa limpia y silenciosa.
Tú aún te paseas por todos lados,
pero tan incorpórea que mis manos lloran un poco
Sé que has salido apenas hace una hora,

pero la casa cruje tu ausencia.

Daniel Conn

octubre 29, 2015

Sin sentido, Daniel Conn

Sin sentido

Cada uno de ellos había creado un infierno para el otro, pese a que se querían. Milan Kundera.

No hay Paradoja más ingrata
que estar lleno de vacío
sentir que el estomago pesa una tonelada
de nada.
Cuando el cuerpo se desplaza flotando
por los terruños del infierno,
recorre doliendo
las bocas pastosas repletas de cenizas húmedas
y toma asiento como un inútil
capaz de esperar a que esa guillotina caiga
No hay paradoja más ingrata
que esperar muerto
a que venga la muerte.


Daniel Conn

octubre 28, 2015

Semana Santa, Daniel Conn

SEMANA SANTA

Creo en la libertad de pensamiento
Creo en la importancia del error
Creo en la comunidad y el trueke
Creo en el sexo abundante y generoso

En la hermosura del ser
En la liberación de la vergüenza

Creo que toda casa es un templo
Que todo lugar y hora es sagrado
Creo que el pan y el vino
es cuerpo y sangre del pueblo

Creo en la sencillez de la madera
Creo más en la fuerza del papel que en la del oro
Creo que la alimentación, la salud y la educación
Son para todos

Creo que la vida no se debe ganar
Se debe disfrutar
Creo que el amor comienza y se acaba
Creo que jamás fuimos echados del paraíso
Creo que la manzana es un pedazo del mundo
Creo que la mujer es encarnación de la savia

Creo en el la poesía y el arte
Creo en la segura muerte
Creo en la droga recreativa
En el aborto terapéutico
Creo que no existe ningún mandato
porque sólo creo en las alas de la decisión
Creo en la magia
Creo en la suerte
Creo en el trabajo
Creo en el descanso
Creo en la pareja
Creo en la amistad
Creo en las calles
Creo en los parques
Creo en el mar
Creo en la montaña,
                   pero no creo en dios.


Daniel Conn

octubre 27, 2015

"LA LITERATURA INFANTIL Y SUS POSIBILIDADES" Charla Taller a cargo del escritor Rafael Horacio López y la profesora Susana Miranda.




"LA LITERATURA INFANTIL Y SUS POSIBILIDADES" Charla Taller a cargo del escritor Rafael Horacio López y la profesora Susana Miranda. (Video)
En el marco de la 2º FERIA MULTICULTURAL DEL LIBRO Y ARTES
Jueves 22 de octubre 2015, Sala de Arte Municipal. Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina.
ORGANIZAN: Biblioteca Pedagógica Villa Dolores - Uepc Villa Dolores San Javier - Biblioteca Caranday - Círculo de Narradores Paso del León.
AUSPICIAN: Municipalidad de Villa Dolores - CEMDO Ltda.


octubre 26, 2015

Los ruidos cariñosos, Rafael Horacio López

Los ruidos cariñosos

Mi madre tiene el sello de la aurora
diligente y ágil caminar
por los pasillos
en ruidos cariñosos
de frescos cubiertos
con la presencia de ángeles distraídos.
Con ruidos de alas llega la noche
mi madre ilumina
con su paisaje de mujer y cielo
el rostro del hogar
del patio fresco
un cielo cribado
por estrellas que escriben en silencio.
Y el día termina
la música de los discretos ruidos.
Y en el cansancio de mi madre
encuentro fuerzas,
para seguir urdiendo,
con el ruido de la aurora
al otro día.


Rafael Horacio López

octubre 25, 2015

Rafael Horacio López leyendo su poema " Donde se acaba el viento"

Video de Rafael Horacio López leyendo su poema "Donde se acaba el viento". Café Literario del 26 de Marzo de 2009 cuyo tema convocante fue el Viento.


Donde se acaba el viento
todos somos niños.
Lo vemos pasar
y el de puro gusto
gira y gira como loco
en espirales de tierra
y esa arenilla que se pega en la ropa
y en la piel quemada de los hombres.
Los remolinos del viento
son la alegría sin rienda
que despeinan a los árboles
y a los desprevenidos caminos
y en el centro las plumas
buscando pegarse en algún canto
y el miedo atizando las cenizas
y una larga mirada
y la noche derramando su sangre sombría
entre las plumas y el corazón de la tierra.


Rafael Horacio López

octubre 24, 2015

Segundo deseo, Rafael Horacio López

Segundo deseo

Las tormentas del espíritu son terribles.
El deseo golpea mi paciencia de ser hombre.
Mi interior es un río:
un río de manos que pintan
el último asidero.

Es tu valle una granada
roja,
negra,
verde,
que se escuda
en un mundo de abejas.
Sol de animal dormido donde acaban
las uñas del sudor del viernes.


Rafael Horacio López, Villa Dolores, Capital de la poesía, Traslasierra. Córdoba, Argentina.


octubre 23, 2015

Vida sencilla, Rafael Horacio López

Jose Luis Colombini, Teresa Gómez Atala y Rafael Horacio López

Vida sencilla

En la vida sencilla
la mirada de la abuela
-Pero allá lejos –
Sin darle importancia al día,
que camina de memoria,
aquel jardín tan amplio,
donde mi madre dejara su mirada.
Flores sencillas coronando un pan,
con el calor de una bandera,
que si saberlo coronaba,
semillas para alimentar mis palabras.
En la vida sencilla,
pisoteaba un barro que sería techo,
de mi andar sencillo.
Y picoteaban pájaros el aire de mayo enrarecido.
Decir la vida sencilla era mirar la mesa,
donde discurrían los días y los padres.
Donde se extendía el mantel
se daba el milagro del pan, del vino,
darse la mano con lo necesario.
Los vientos respetaban la música,
de los humildes surcos.
Pero el tiempo tenía su consigna,
pintaba de blanco los paisajes.
Y la vida sencilla resignaba,
las manos amigas del descanso,
escribiendo partidas en el patio.

Y yo con ellas.

Rafael Horacio López

octubre 22, 2015

Todo gira como cabeza de alicuco, Rafael Horacio López


Todo gira como cabeza de alicuco

Antes de escribir abro el silencio
repaso el ir y el venir de los personajes
pájaros que llevan una encomienda al infinito
como un lavarse las manos
en el canto verde de los árboles.

Repaso los días y las horas
y todo es una pared con leyenda nueva.

Antes de escribir lavo mis manos.


Rafael Horacio López de La sed de la luz (1997)

octubre 21, 2015

Mate, Rafael Horacio López

Mate

Mate,
te saludan mis manos
y mis labios.
   En el centro
estás, como un obsequio
pero como una flor
yo te festejo
cada mañana cada tarde
como el primer ladrillo.
 Vamos a compartir
   la fiesta
   de la poesía
   desde los verdes papales
y en el agua
convertida en tinta
   del arado.

Quiero que seas hoy
mi joven madre
y me ofrezcas
   la leche provinciana
convertida en arroyo
   verde
como lo hace
   el árbol con el nido:
columpio en el silencio
   de la casa.

No te quiero enorme
   ni pequeño
sino en mi estatura
de mazorca incaica
buscando la bandera
   de lo humilde.

Pero escribiré
       tu nombre
y me cubriré
con tu dulzor
como una manta
que sube a la montaña
entre las blandas sombras
y el viento,
que me empuja,
grabaré tu nombre
       en mis palabras
       y en mis ojos
ya pesados
de tanto caminar
encorvados fogones.

Me recuerdo:
       la lluvia andaba
       desatada en los remansos
y nosotros
entre las voces
quebradas de las piedras
saboreábamos su espuma.

       Yo los miraba
en la palabra amena
en la garganta
       del ovillo acustre,
me recuerdo:
la lluvia cayendo
en leves racimos,
en copas
destrozadas en la arena
y todo era así,
porque
el mate nos unía.

Recuerdo:
       mates tristes
como el de Las Encrucijadas
Eran tres
y cada uno
con el alado perfume del poleo,
con miradas
de sillas vacías
como abejas
que siguen
los senderos
de las uvas.
       Mate:
                 nombrarte
es nombrar las cosas,
los seres,
sentirlos adentro
en la palabra:
una copa,
una mesa,
un ser querido,
       Yo digo:
       mate amigo
y la yerba
se da vuelta
espumosa
y me sonríe
como pudiera hacerlo
un niño
con su fiel juguete.
Nombrar
me permite cumplir
con un ritual
tan antiguo como el agua,
distinguir,
pintar,
bautizar
nombrar las cosas y los seres,
sacar de los ojos
la lentitud
del paisaje:
y su corazón de pájaro.

Mate
Mate
verde como un sapo
inflamando a una nube,
caricia tibia
de guitarra
que de tanto pasar
de mano en mano
enronquece su voz:
se vuelve madera
en el mínimo aljibe
de la casa.

Creces como una montaña virgen
como el cielo
al apartar las nubes.
Permaneces en silencio
cuando los hombres
te cuentan
sus secretos,
o cuando auguras un beso
de espumante río.

Recuerdo a un mate
en el cogollo picaresco
de una criolla:
“Amigo López que viva
con el porongo en la mano,
es lindo tocar a veces
el porongo de un paisano”

Cuando me encuentro confuso
cuando no acierto
al corazón
de la palabra
recurro al mate.
Mate de silenciar
demoras,
calle verde,
saco de abrigar,
la soledad,
aliento oculto
entre la yerba:
despertador
de estudiantes aplazados.

Mate
mate
ahuecado tizón
musgo caliente
retazo provinciano,
al beber tu presencia
me siento repleto
y ya no tengo alas
para volar el charco
y llevar tu mensaje
de miel,
de familia
y de hojas,
pero al menos
te siento
en mi fervor argentino
y te pido, mate,
que me brindes el abrigo
de tu verde
y que sigas nombrando

como yo, las cosas,
y que una vez
o diez
o mil
seas la mano abierta de los pobres.

Rafael Horacio López

 De Nombrar las cosas 

octubre 20, 2015

Conversación con niños sobre Literatura infantil a cargo de Rafael Horacio López

Conversación sobre Literatura. Visita a la casa del Poeta Rafael Horacio Lòpez de alumnos de la escuela primaria Jose de San Martin de San Javier, Traslasierra, Còrdoba, Argentina  16 de octubre de 2015

octubre 19, 2015

Nuestro país, Elvio Romero

Nuestro país

Nuestro país (el mío,
el que puedo ofrecerte), aquella
dulce tierra violenta, con la frente
segada y abolida por un aire quemado,
donde ochocientos ríos le dan curso a sus ojos
y cordilleras verdes le apoyan la andadura,
desgajo de protesta vegetal y verano,
mi país que se instruye sobre un nivel
de lluvias,
oh mi país hermoso,
despiadado y profundo,
fiel a si mismo, puro, solitario, implacable,
nos reserva un asiento
de hierbas y azahares, desenvuelve
-mi amor- sus recelosos,
sus imperiosos meses, su silencio,
por esto, por nosotros,
por asir esa luna de carbón desdichado
que se nos sube a veces por la noche a los ojos...
 


Elvio Romero

octubre 17, 2015

Todos aquí llegamos, Elvio Romero

TODOS AQUÍ LLEGAMOS

Todos y cada uno,
todos aquí llegamos
con un aire de sol y viento con paisajes,
mordiendo un odio largo, largamente callado,
y poco acostumbrados a este oficio de horror,
de turbio fango.

Pecho al calor abierto.
Con cabellos hirsutos, puños, arterias, manos,
trajinamos senderos de osamentas
y uniformes amargos.

Con un anochecer en las pupilas
y un tanto fatigados
de estampidos y muertes y tensiones,
caminamos, vibramos y matamos.

Rudo dolor de pueblo, ruda angustia
de pueblo asesinado.
Por eso vamos todos, cada uno,
para poder vengarlo.

Con un aire de sol y viento con paisajes,
soñadores, osados, temerarios;
con un sacudimiento de tierra descuajada
y arada a fogonazos.

 Elvio Romero de Días Roturados

(Edit. Lautaro, 1948)

octubre 16, 2015

Réquiem para un titiritero, Elvio Romero

 Réquiem para un titiritero

                                       En memoria de Julio Correa.


En la casa de la colina
desde ayer habita la muerte,
                   el viento
    desgasta un telón verde;
    hay un tinglado triste,
    vacío, que se mece,
en la casa de la colina
donde una flor morada crece.

En la casa de la colina
hay rincones que palidecen,
                  un halo
      de luna el techo envuelve,
      hay Príncipes y Reinas
      y Arlequines con fiebre,
en la casa de la colina
por donde el tiempo se detiene.

En la casa de la colina
sube el musgo por las paredes
                    la noche
       penetra y se conmueve;
       hay fantoches que sacan
       el guante a la intemperie,
en la casa de la colina
donde un retablo se oscurece.

En la casa de la colina
la desdicha tejió sus redes,
                   el aire
      se detiene y se hiere;
      hay un hondo silencio
      de pantomima inerte,
en la casa de la colina
donde la sombra se estremece.

En la casa de la colina
corre el frío por los dinteles,
                  la luz
      da un traspié y retrocede;
      hay un traje vacío,
      un Corcel sin jinete,
¡en la casa de la colina
que da vuelta y desaparece!

Elvio Romero 

De Los valles imaginarios, Editorial Losada (1984)

octubre 15, 2015

Bella y Nocturna, Elvio Romero

Bella y Nocturna

"Viene, me digo siempre
Viene, me digo siempre. Bella y nocturna, digo,
y está a mi lado y viene. Y en la noche descanso
junto a su pecho, al borde de su pecho, al remanso
de su cálida sombra sirviéndose de abrigo.
Siempre me digo, viene,
Bella y Nocturna, y siempre se levanta en mi sueño
despacio, apareciendo como en un bosque
umbrío, fiel y asidua en mi frente,
como alguien que debiera, siempre bella
en un bosque, responder cuando digo
Bella Nocturna en sueños
cuando me digo, viene.
Y acude fiel y asidua, con cálida sombra

cuando, Bella Nocturna, con su sombra me abrigo."

Elvio Romero

octubre 14, 2015

Todos aquí llegamos, Elvio Romero

TODOS AQUÍ LLEGAMOS

Todos y cada uno,
todos aquí llegamos
con un aire de sol y viento con paisajes,
mordiendo un odio largo, largamente callado,
y poco acostumbrados a este oficio de horror,
de turbio fango.

Pecho al calor abierto.
Con cabellos hirsutos, puños, arterias, manos,
trajinamos senderos de osamentas
y uniformes amargos.

Con un anochecer en las pupilas
y un tanto fatigados
de estampidos y muertes y tensiones,
caminamos, vibramos y matamos.

Rudo dolor de pueblo, ruda angustia
de pueblo asesinado.
Por eso vamos todos, cada uno,
para poder vengarlo.

Con un aire de sol y viento con paisajes,
soñadores, osados, temerarios;
con un sacudimiento de tierra descuajada
y arada a fogonazos.

 Elvio Romero de Días Roturados

(Edit. Lautaro, 1948)

octubre 13, 2015

Sobre aquel camino real, Elvio Romero

SOBRE AQUEL CAMINO REAL

Sobre aquel camino real
una fogata se encendía,
como una lámpara de luz
en una loma desteñida,
y cambiando de sitio siempre
asombraba las noches tibias,
sobrecogiendo a los viajeros
de rumbo aciago y despedida.

El fuego fatuo, en el camino,
con su ala blanca y movediza,
guardaba el alma de un guerrero
desfallecido en sus orillas,
o de otras almas encerradas
en el temblor de una guarida,
de otra gente, de otros viandantes,
con su jornada no cumplida.

Habían desapariciones
y extrañas cosas sucedidas,
que la penumbra se poblaba
con inquietudes de agüería,
y el viento jadeaba sin pausa
sobre casas emblanquecidas,
como si el cielo estremeciera
el paso de las Siete Cabrillas.

Sobre aquel camino real
se desgajaba nuestra vida,
nuestro destino de troperos
de nubes y de maravillas,
de ilusiones que se esfumaban
y a cada instante renacían,
como esa chispa solitaria,
color luciérnaga perdida.

Algo tendríamos, al fin,
de aquella hoguera y sus pupilas,
que estábamos y que no estábamos
con el alma en su exacta cita,
sino, más bien, como la llama
que parpadea en su vigilia,
llamaradas en senda inquieta,
heridos de una tierra herida.

Sobre aquel camino real,
los hombres de una lumbre viva.
  

Elvio Romero de Los valles imaginarios, Editorial Losada (1984)

octubre 12, 2015

Final, Rafael Horacio López

Final

Amargo es el final del río

que en la arena liviana
             se sumerge

                       
                          él
que en su larga mirada
         oscurece al grano
                    y a la leche tibia /


Sin embargo / al final /
                     Desaparece
y es todo mar
                   o arena leve


Así es la vida / pienso /
                     y todo.


Rafael Horacio López

octubre 11, 2015

Rafael Horacio López leyendo Antipoesías de Eduardo Fracchia.

Rafael Horacio López leyendo Antipoesías de Eduardo Fracchia. 
Video del Café Literario del Jueves 19 de Marzo de 2009, en el patio de  Big Pancho, Sarmiento 269, Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue EL ENCUENTRO .

Rafael Horacio López leyendo Antipoesías de Eduardo Fracchia. CAFE LITERARIO EL ENCUENTRO 19/03/09 

Antipoesía número 10

Los encuentros son tan difíciles
como
las despedidas.

Los
encuentros y las despedidas
son
un comienzo.

Eduardo Fracchia

Antipoesía número 11 Eduardo Fracchia

Suele ocurrir
a veces
el mundo se nos cae
entonces,

desesperados, lo inventamos de nuevo.

octubre 10, 2015

Temor, Rafael Horacio López

Temor

A mi soledad le duele el paso de la lluvia
porque golpea, loca, sus húmedos martillos
empujando, empujando, a los charcos cansados.
Y es un viejo terco el barro ya formado.
Temo a mi soledad por su vacío como si fuera
el último vagón, duro, sombrío.
Pero sigo así, pensando que me llueve
alguna oreja húmeda para penetrar
aún más, en ese miedo oscuro.
Mi soledad no habla.
Como leche encrespada se levanta, sorda,

y me acerca su hollín de sigilosos puma.

Rafael Horacio López

octubre 09, 2015

El verde de los talas, Rafael Horacio López

Lita Cáceres y Rafael Horacio López

El verde de los talas


Camino por la ignorada bandera de los talas
              suavemente
como pudiera hacerlo el peso del puma
sobre la dormida hierba.

El verde es leche tibia
que cae como baba de buey
que se la lleva el viento
es como el miedo chiquilín de la noche
es una lágrima que se extiende
a lo largo de la acequia
como si anunciara desde siempre
la llegada del brote.

Por la noche los talas y los astros
se miran y la lágrima se transforma en savia
que sube por los dedos de los álamos.

Todo comienza a reverdecer
en el reventón enorme de septiembre
y todo es así
como el arco iris que da color al mundo
une con miradas reverdecidas
piedras sobre musgos.
Todo esto me sucede cuando un canto
minúsculo y tierno como un higo

me endulza por dentro.

Rafael Horacio López

octubre 08, 2015

El dilema, Rafael Horacio López

El dilema

Pequeño recuadro para un poema
               dolor
Amor                      vida
               muerte
Estamos en igualdad de peso
Pero alguien pierde algo cada día
Para dónde se inclina

                        la balanza.

Rafael Horacio López

octubre 07, 2015

Video de la Presentación del libro "TRONCO, Pueblo Viejo" del poeta Rafael Horacio López

Video de la Presentación del libro "TRONCO, Pueblo Viejo" del poeta Rafael Horacio López, viernes 19 de junio de 2015, Auditorio Municipal Ciudad de Villa Dolores, Traslasierra Córdoba, Argentina. Se refirieron a la obra la Lic. Celia Inés López Miranda y la Prof. Beatriz Tombeur.

Locución Guillermo Sappia
Palabras, análisis y anécdotas de la Presidente del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento LIc. Inés López y de la Presidente de la Junta Municipal de Historia de Villa Dolores Beatriz Tombeur
Palabras del Poeta Rafael Horacio López

octubre 06, 2015

Cosas que me hacen pensar, Rafael Horacio López


Cosas que me hacen pensar

             Pediré perdón por lo que he vivido
y por lo que me queda

Don Segundo y Doña Clara
me enseñaron a soñar
y soñando corrí mundos
mastiqué dolores
y continúo buscando palabras
                en el vacío
dejado por otros.

Y si nadie me enseñó
                lo que no sé: cómo abriré las puertas
                de lo verde
                del silencio
                de la música
                de la madera
del concierto que cada mañana
abre las ventanas de lo irremediable.


Rafael Horacio López


octubre 05, 2015

Alejandro Nicotra leyendo sus poemas: En uno y otro día, El llamado, Venus, La estrella fugaz, A si mismo, El pan de las abejas.

Alejandro Nicotra leyendo sus poemas: En uno y otro día, El llamado, Venus, La estrella fugaz, A si mismo, El pan de las abejas.
Acto de entrega del Premio Rosa de Cobre en la Biblioteca Nacional (Buenos Aires, Argentina) 22 de noviembre de 2013: Juan Gelman (representado por su editor), Juana Bignozzi, Rodolfo Godino, Alejandro Nicotra, Hugo Padeletti y Luis Tedesco. Horacio Gonzalez Director de la Biblioteca Nacional.

Venus

Cuando llegas, nadie te anuncia,
aún oscurece piedra y piedra la tarde
y apaga arriba o halcón o paloma,
sus animales de fuego.

Y los árboles ya son objetos de la noche.

Todo cicatriza, como un párpado;
damos la espalda al cielo.

Pero tú abres puertas,
te instalas y desnudas,
e inicias, en los declives de la sombra
-fijo planeta, rara diosa-,
el esplendor de la mujer y el rocío.

……………………………………………….   

La estrella fugaz

                              A Alejandro Bekes

No la línea que se cierra en el círculo,
sino la tangente:
            la ventura de la estrella fugaz
que ha rozado la noche
(porque la mente elude toda afirmación,
flotante en lo incierto,
en lo improbable).

Así amaste otra vez su travesía,
por suburbios del cielo.

--------------------------- 

A sí mismo

Tema del anochecer,
última luz,
                materia
apta, tal vez, para ilustrar la estela
de este día -y su fe:
                                 y no, ahí
la dejas, virgen
en las canteras que ya oculta la noche,
como una veta de amatista o ágata
inexplorada.

   *
(Coda)
Así el día se va
como el amor que alentó las mañanas,
que dio al Oeste su declive
lento -de valle,

y ahora es el turno, dices, de la sombra
aún tenue, y su piedad.

---------------------------------- 

EL PAN DE LAS ABEJAS

(En memoria
de Antonio Esteban Agüero)


El pan de las abejas, la miel de todos.

Sopla el tiempo
sobre la galería de tu casa: nadie
sino la luz sorda, vacía,
entre pilares rotos.
Ni tu sombra, ni el rumor del poema.
.pan de las abejas, la miel de todos.

(“El agua con racimos y la luz con abejas”…)
Patio sin parras. Seco aljibe.

Ayer,
la madre pasa con un plato de miel.

He visto las colmenas devastadas
y en el aire de marzo,
espacio azul,
el humo que subía desde los panales.

He visto al hombre enmascarado,
los torpes guantes,
y el pueblo de la brisa
y de la flor:
gota a gota,
los pequeños

cadáveres.

Alejandro Nicotra

Etiquetas

Videos (80) Rafael Horacio López (57) Baldomero Fernández Moreno (43) Osvaldo Guevara (38) Antonio Esteban Agüero (36) Roberto Jorge Santoro (33) Alejandro Nicotra (32) Aldo Luis Novelli (30) Elvio Romero (28) Vicente Aleixandre (28) Hermann Hesse (27) Aldo Pellegrini (26) Jorge Teillier (25) Enrique Lihn (22) Juan L. Ortiz (22) Carlos Castaneda (21) Daniel Conn (21) Gianni Siccardi (21) Olga Orozco (21) Vicente Huidobro (21) Horacio Castillo (20) Anton Chejov (14) Circe Maia (14) Claudio Suarez (14) Gloria Fuertes (14) Horacio Preler (14) Leopoldo "Teuco" Castilla (14) Manuel López Ares (14) O. Henry (14) Poetas Chinos (14) Rodolfo Godino (14) Antonin Artaud (13) Fernando Pessoa (13) Nicanor Parra (13) Octavio Paz (13) Théophile Gautier (13) Jose Luis Colombini (12) Música (11) Alejandra Pizarnik (10) Ariel Canzani (8) Manuel Mujica Laínez (8) César Vallejo (7) Gabriela Bayarri (7) H. P. Lovecraft (7) Isidoro Blaisten (7) Leandro Calle (7) Marcel Schwob (7) Marco Denevi (7) Mircea Eliade (7) Richard Aldington (7) Sam Shepard (7) Spencer Holst (7) Witold Gombrowicz (7) Café Literario Traslasierra (6) Jorge Ariel Madrazo (6) Revista El Gato del Espejo (6) Felipe Angellotti (3) Mario Torres (3) Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento (2) Juan Jacobo Bajarlia (2) Leopoldo Lugones (2) Miguel Ortiz (2) Omar Yubiaceca (Jorge Omar Altamirano) (2) Rubén Darío (2) Adrian Salagre (1) Círculo de Narradores de Traslasierra “ Paso del Leon” (1) Eduardo "Lalo" Argüello (1) Eduardo Fracchia (1) Enrique Banchs (1) Jorge Luis Borges (1) José María Castellano (1) Mario Pacho O Donnell (1) Oscar Guiñazú Alvarez (1) Pablo Anadón (1) Pablo Neruda (1) Ricardo Di Mario (1) Ricardo Piglia (1) Roberto Bolaño (1) Rodolfo Alonso (1) Roque Dalton (1) Tomas Barna (1) Victor Saturni (1) Victoria Colombini Lauricella (1)

Buscador

Nos Leen